Lunes 12 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Rector de la UIS le respondió al Alcalde de Bucaramanga

El Rector de la UIS le respondió al Alcalde por sus duras críticas a la universidad, habló del presupuesto oficial e incluso se refirió a un singular ‘Pico y Placa’ que adoptó en el campus.

Comparta este artículo ›

Archivo/VANGUARDIALIBERAL
Hernán Porras, rector de la UIS, aparece aquí junto a un dibujo y una figura que le hicieron, como homenajes a su gestión, dos alumnos de ese centro de educación superior.
(Foto: Archivo/VANGUARDIALIBERAL)

Hernán Porras, actual rector de la Universidad Industrial de Santander, UIS, vivió de niño en un barrio contiguo a ese centro de educación superior. De hecho, el patio de juegos de su casa era la UIS y cursó la primaria y el bachillerato en instituciones educativas vecinas. Luego pasó a la UIS a estudiar ingeniería civil, en donde de graduó con una distinción Cum Laude.

Ha hecho la carrera completa en esa universidad: Comenzó como profesor en 1983; fue decano, director de la Escuela de Ingeniería Civil y desde hace poco más de dos años ocupa la rectoría de esta prestigiosa institución. En total ya sumó 35 años en la UIS.

Con motivo de las siete décadas que cumplió la UIS, este diario habló con Porras Ruiz.

Preguntas y respuestas

Con paros y plantones en el Hospital Universitario de Santander, HUS, los alumnos de la UIS se pronunciaron por la crisis que atraviesa la institución médica, lo que además tiene ‘en jaque’ sus prácticas académicas. Ellos solicitan que se trabaje en la acreditación del HUS, algo que es fundamental para el futuro de sus pasantías.

La Universidad tiene al servicio del proceso de acreditación del Hospital un equipo humano altamente calificado. Por su parte, la Mesa Amplia por la acreditación del Hospital participa en el seguimiento a un cronograma que, durante las distintas fases, se orienta a alcanzar este propósito.

¿Cómo va el tema diplomático entre la universidad y el Alcalde de Bucaramanga? Se lo pregunto porque hace varias semanas el mandatario se atrevió a decir que “salía más barato cerrar la UIS y vender el lote de la edificación”. Incluso, utilizó palabras de grueso calibre y dijo que “era mejor mandar a estudiar a sus alumnos a París”, además de reprochar que la UIS recauda millones por estampillas que no se ven reflejados en la educación.

El mandatario Rodolfo Hernández y yo nos reunimos en el despacho de él y tuvimos la oportunidad de conversar al respecto. El burgomaestre tiene una percepción particular sobre la Universidad y la forma como se invierten los recursos institucionales que, por supuesto, difieren de lo preceptuado en materia de autonomía universitaria. Desde la UIS hacemos un llamado a construir a partir del respeto por el otro, por las personas y por las instituciones.

También el Jefe del Gobierno Local señaló que el presupuesto de la UIS es de $500.000 millones y que no se explica que ese dinero no le alcance, “pese al chorro de plata que recibe”. Dijo que “la UIS tiene 20.000 alumnos y, por ende,  gasta $ 25 millones por cada uno de ellos”. ¿Acaso son ‘acertados’ los cálculos que hace el Alcalde?

Si bien el presupuesto de la Universidad para 2017 fue de aproximadamente $500.000 millones, esto no quiere decir que el costo por semestre de un estudiante sea tan sencillo como dividir el total de presupuesto por el total de estudiantes. El presupuesto de la universidad se integra de ocho fondos o fuentes de ingresos que tienen destinación específica; por ejemplo, uno de los fondos administra los recursos dedicados a los proyectos con financiación externa tramitados por los grupos de investigación. La Oficina de Planeación elabora estudio de costos por programa académico, donde el valor promedio por semestre de un estudiante de pregrado presencial en la UIS en 2016 fue de aproximadamente $5.950.000, cifra muy por debajo del promedio de cualquier institución de educación superior del nivel de la UIS. Sin embargo, hay que recordar que el valor promedio de matrícula que paga un estudiante UIS es menos de un salario mínimo.

Así las cosas ¿Cómo van las finanzas de la UIS?

La UIS tiene dos grandes rubros presupuestales: de funcionamiento y de inversión. Gracias a la ayuda de los santandereanos, tenemos una fuente de ingreso que es la Estampilla ProUIS, que nos permite tener una relativa tranquilidad en materia de inversión. Mas no así el recurso requerido para funcionamiento, en donde tenemos un déficit presupuestal que logramos sortear anualmente con la ayuda de toda la comunidad académica.

En Colombia las mujeres constituyen el 52% de la población. Sin embargo, son tan solo el 12% de quienes ocupan cargos de elección popular y tampoco alcanzan el nivel de figuración en los cargos administrativos y gerenciales. Es más, solo una mujer ha ocupado el cargo de Rectora en toda la historia de esta universidad. ¿Cómo va la UIS con la formulación y ejecución de la Política Pública Nacional de Equidad de Género para ellas?

Sin contar los cargos de directores de escuela y decanos, en la UIS el 43,8% de los cargos de dirección son ocupados por ellas. En la UIS avanzamos hacia una política de equidad de género que, muy seguramente, será aprobada durante la presente vigencia.

¡A propósito de los derechos de ellas! Las residencias universitarias de la UIS, donde se hospedan 30 estudiantes de escasos recursos económicos fueron remodeladas. Sin embargo, los favorecidos son solo hombres y, por supuesto, las mujeres estudiantes alegan que ellas también deberían tener derecho a gozar de tales beneficios. ¿Qué piensa de esa petición?

Ellas tienen tales beneficios, solo que de otra forma. Desde 2007 el Consejo Superior creó el Programa de Bienestar denominado ‘Auxiliatura Estudiantil de Sostenimiento’, dirigido a 30 mujeres estudiantes cuyo lugar de origen y vivienda del núcleo familiar se encuentre fuera del área. Así las cosas, este apoyo se asigna teniendo en cuenta el mismo procedimiento empleado para otorgar el beneficio en residencias para los estudiantes hombres.

Hace algunos meses usted implementó una especie de ‘Pico y Placa’ para regular el tráfico vehicular dentro del campus universitario. ¿Cómo le ha ido con esa propuesta?

¡Bien! Hemos realizado ejercicios encaminados a la generación de una cultura ciudadana, a partir de cambios en los hábitos y la adopción de medidas que priorizan al ser humano. La Ciudad Universitaria se ha convertido en un laboratorio interactivo para estimular la cultura y el civismo, a partir de la adopción de lineamientos sobre uso del espacio público.

Usted es uno de los pocos rectores de la UIS que se ‘unta de pueblo’. Es común que los alumnos, en lugar de llamarlo rector, le digan ‘profe’. ¿Hay algo de ‘populismo’ en ese estilo de gestión?

El haber estado vinculado a la UIS desde cuando era estudiante me hace sentir este espacio como si fuera mi casa, dentro del cual me muevo con tranquilidad y confianza. En mi rol de profesor siempre me debo a los estudiantes con quienes casi siempre ejerzo el papel del ‘profesor-formador’ y, en otras ocasiones, como el ‘profesor-papá’. Igualmente sucede como mi cargo actual: a veces el ‘rector-representante legal’ de la UIS o el ‘rector-papá’ para los estudiantes. En la rectoría se han implementado acciones importantes tales como: abrirles a los estudiantes espacios para que libremente expongan las ideas; respetar la diversidad cultural y de pensamiento, escuchar y tener en cuenta las ideas que proponen por la UIS que queremos. 

Uno de sus programas de gestión es dignificar el sentido de lo público y promover estrategias de gestión participativa, eficiente e incluyente para mejorar la calidad de vida de la comunidad universitaria y contribuir al fortalecimiento institucional. ¿Cómo va con esos procesos?

Estamos dignificando el sentido de lo público y priorizando el desarrollo del ser humano. Hoy contamos con espacios integrados con el entorno, hemos logrado habilitar nuevos escenarios para el desarrollo de la vida académica, la investigación, la recreación y el deporte, y recuperado el sentimiento de preservación y de cuidado de los bienes públicos que nos han sido concedidos para la atención plena de nuestro ejercicio institucional.

¿Es cierto que en 2025 la UIS graduará profesionales bilingües, más allá de la Escuela de Idiomas que poseen?

Sí. Ya se creó el Comité que logró la definición de la Política de Segunda Lengua, con miras a consolidar una cultura multilingüística. Para promover la adquisición de competencias idiomáticas, la UIS adquirió por cinco años la licencia de la plataforma ‘E-learning English for Academic Instruction’, a partir de la cual los miembros de la comunidad universitaria podremos aprender siete idiomas con los niveles oficiales reconocidos en el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas. Se estructuró la capacitación en “Advanced English for Academic Instruction” con participación de 12 profesores con dominio de una segunda lengua; se avanza en el proyecto “Summer School”, consistente en cursos intersemestrales para alumnos y extranjeros; y se fortaleció el programa de Asistentes de Idiomas con la presencia de 5 profesores extranjeros (para la enseñanza de inglés, alemán, francés, coreano y mandarín).

A su juicio, ¿Cuáles han sido los últimos tres grandes logros de la UIS en sus 70 años de existencia?

1.     La adaptación y acoplamiento estructural al entorno y a la sociedad. Desde sus inicios la Universidad generó una expectativa en torno a lo que podría ser su aporte al desarrollo económico y social de la región, en términos de un capital humano altamente formado para las necesidades de la industria, en sus distintos componentes técnico y tecnológico. Ese logro se materializó y se continúa reafirmando, en la medida en que, a lo largo de la historia, nuestros egresados han ido ocupando puestos de vanguardia en sectores vitales del país

2.     La Universidad se fue ajustando en el tiempo a nuevas demandas de la sociedad, y ya no tan solo de la industria, ampliando en forma considerable su oferta académica. Estos nuevos desarrollos fueron visibles en el campo de la salud y en áreas de las ciencias sociales y humanas, las cuales se fueron integrando al quehacer institucional y al desarrollo de los ejes misionales. Es de destacar que se trata de un permanente proceso de innovación y desarrollo que ha impactado y mejorado la calidad de vida, no solo de los habitantes del Departamento de Santander sino de muchas otras regiones del país que confluyeron en la nueva y variada oferta académica que ha ido surgiendo con el paso de los años.

3.     El emprendimiento, entendido como innovación técnica, tecnológica y social, parte de una semilla que se ha ido tejiendo en el espacio conocido como Parque Tecnológico de Guatiguará, localizado en nuestra sede de Piedecuesta. Intenta emular, a partir de desarrollos propios, los importantes desarrollos que se han impulsado desde los grupos y centros de investigación y su interacción con el sector real de la economía y grupos y organizaciones sociales. Ahora bien, con la aprobación de la ley que gestionamos para el Fomento a la ciencia, la tecnología y la innovación, mediante la creación de empresas de base tecnológica – Spin offs y la obtención de patentes nacionales e internacionales por parte de nuestra comunidad académica y científica, se evidencia y se reconoce el esfuerzo institucional dirigido a la consolidación de una cultura de propiedad intelectual, a la generación de aportes en beneficio de la comunidad y se abre ese camino como una semilla portadora de esperanza y de futuro para la región y el país, como quiera que ello implica un nuevo estilo de creación de riqueza pública.

 ¿Qué viene para la Universidad Industrial de Santander?

Registramos importantes adelantos frente al proceso de actualización del Proyecto Institucional, a partir de un ejercicio de construcción colectiva en la que participan diversos actores de la comunidad y del ecosistema universitario, con el propósito de establecer los atributos y las características que hoy definen a la UIS y la proyectan hacia el futuro.

De igual forma se avanza en el trabajo para la  definición del Plan de Desarrollo Institucional 2019-2030. Mirando al futuro próximo se ha planteado, entre otros, los siguientes retos:

El desarrollo de procesos de formación centrados en el estudiante y el aprendizaje;  el fortalecimiento de la investigación básica y aplicada; la transferencia al entorno del conocimiento producido en la universidad (patentes, empresas spin offs, prototipos…); la participación de la comunidad académica como referente en temas de desarrollo del país como paz, sostenibilidad, superación de la inequidad; el aprovechamiento de las tecnologías de la información y la comunicación para ampliar la oferta de programas y enriquecer los ambientes de aprendizaje.

Otro reto, que no puede olvidarse, es la apuesta a diversas estrategias que nos permitan consolidar la internacionalización de la universidad que exige inversión de recursos para la movilización de estudiantes y profesores, así como el desarrollo de nuevos programas.

Biografía

Hernán Porras

Edad: 60 años.

Estado civil: Está casado con Martha Vitalia Corredor, Ingeniera de Sistemas y Doctora en Telecomunicaciones. Con ella tiene dos hijas.

Estudios: Ingeniero Civil, egresado de la UIS; Máster en Informática y Doctor en Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Madrid; y Magíster en Gestión Tecnológica de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Cargo actual: Rector de la UIS.

Reconocimientos: Distinción Cum Laude en pregrado UIS, Distinción Cum Laude en Doctorado y Egresado Benemérito del Instituto Técnico Superior Dámaso Zapata. A su vez, es Botón de Oro en la categoría Fundador de la Universidad Pontificia Bolivariana, seccional Bucaramanga, y Premio ingenieril Luis Enrique Aramburo Bolaños de la misma universidad, como reconocimiento a una vida dedicada al servicio de la ingeniería y de la educación en Santander y el país.

Publicidad
Publicada por: EUCLIDES KILÔ ARDILA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.