Martes 15 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

Ya van 19 personas gravemente heridas por accidentes caseros en Bucaramanga

De los episodios referenciados, los percances ocurrieron en cocinas, baños y garajes de las residencias de las víctimas.

Comparta este artículo ›

/ VANGUARDIA LIBERAL
De manera peligrosa e imprudente, muchos niños se acercan a las estufas.
(Foto: / VANGUARDIA LIBERAL)

El reciente caso de un niño de 18 meses de nacido, que ingresó a la Unidad de Quemados del Hospital Universitario de Santander con graves heridas en su rostro y su pecho tras un accidente con una bebida caliente en la vereda El Salado, de Lebrija, encendió de nuevo las alertas por los diferentes casos de accidentes caseros.

El pequeño sufrió el accidente el pasado domingo, a las 7:00 p.m., en su propia casa. De manera accidental, el niño recibió en su cuerpo el contenido de una taza de agua de panela caliente, que su madre había preparado minutos antes.

En lo que va corrido de este año se han registrado 19 graves casos, y diez de ellos han dejado como víctimas a menores de edad.

Tal dato se queda pequeño si se tiene en cuenta que no todos los casos son reportados ante las autoridades.

De los episodios referenciados, los percances ocurrieron en cocinas, baños y garajes de las respectivas residencias de las víctimas.

El mayor riesgo de accidentalidad entre menores de edad se presenta entre los 0 a los cuatro años, cuando los infantes no reconocen el peligro y no tienen la habilidad de poner en práctica normas de seguridad. Ese fue el caso del niño quemado en Lebrija.

Durante los años siguientes, aunque el riesgo sigue latente, disminuye gradualmente; pero de nuevo se incrementa en la adolescencia, entre los 15 y 17 años, cuando los adolescentes se creen autónomos.

De acuerdo con el reporte de ingreso a urgencias, las causas de las emergencias caseras están divididas en cuatro grupos: quemaduras, intoxicaciones, caídas o lesiones de causa externa y obstaculización de vías aéreas.

“No obstante, las quemaduras, en su mayoría, corresponden a líquidos calientes en cocina o que están en la mesa servidos; en menos proporción con fuego o gasolina”, se lee en el reporte epidemiológico de la Secretaría de Salud de Santander.

La fuente oficial recomienda usar pisos antideslizantes, forrar las esquinas peligrosas, y hacer inalcanzables enchufes o aparatos electrónicos.

Muchos casos de intoxicación en niños suceden cuando los menores ven líquidos en envases cotidianos, haciendo que se los metan a la boca pensando que son consumibles.

Hay que precisar también que los adultos también se deben cuidar. No en vano 9 de los 19 accidentes caseros los han padecido personas mayores de 22 años.

Incluso, los organismos asistenciales han atendido este año 27 casos de emergencias por caídas de adultos, incidentes en cocinas de personas atoradas o desmayos que no pasaron a mayores.

¡Una ayuda,  por favor!

El menor de un año y medio de nacido, que sufrió quemaduras y que es atendido en el HUS, necesita de su ayuda.

El niño se encontraba en su casa junto a su madre, en la vereda El Salado, de Lebrija, cuando ocurrió la tragedia.

De acuerdo con un familiar, la mamá se encontraba preparando agua de panela. Sin embargo, la madre tuvo que salir de la cocina para hablar un momento con su esposo. ¡Fue en ese instante que sucedió el accidente!

Al parecer, el niño se subió a una silla de plástico y agarró el recipiente que contenía la bebida, que para ese momento estaba hirviendo. El líquido caliente se le derramó en el rostro, en el pecho y en las manos.

De inmediato, fue trasladado hasta el HUS, donde según el parte médico, su estado de salud es delicado.

Desde allí sus familiares hacen un llamado a la solidaridad, para que colaboren con los gastos.

Las personas interesadas en colaborar con esta humilde familia pueden llamar a la siguiente línea telefónica: 3152293040.

Publicidad
Publicada por: EUCLIDES KILÔ ARDILA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.