Viernes 01 de Junio de 2018 - 10:02 AM

Con esta novedosa idea, estudiantes santandereanos evitan la contaminación del agua

El cambio climático y la extrema sequía que en época de verano azota al municipio de Galán, Santander, fueron los motivos para que 20 estudiantes crearan un sistema para reutilizar el agua mientras crían peces y siembran plantas.

Comparta este artículo ›

Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL
Conozca este proyecto auto sostenible de innovación tecnológica y agrícola creado desde las aulas en Santander. Estos santandereanos se han destacado por reutilizar el agua para criar peces y plantas.
(Foto: Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL)

Cuando llega el verano en algunos municipios de Santander los campesinos pierden dinero porque el agua que llega a sus fincas no alcanza para regar cultivos o darle de beber a los animales. Este panorama impulsó a los miembros del semillero de Investigación de Acuaponía del Colegio Integrado Alfonso Gómez Gómez, Siagg, en el municipio de Galán, a usar la ciencia para ayudar a sus vecinos.

"Con los chicos revisamos nuestro entorno, qué necesidades tenían los pobladores de Galán y cómo los podríamos ayudar. Ahí notamos que cuando las fincas se quedan sin agua, por la sequía, los campesinos que se perdían su producción. De ahí nació la idea de reutilizar agua y que en menos espacio haya mayor producción de peces", explicó a Vanguardia Liberal Rafael Antonio Vázquez Quintero, docente investigador del semillero.

Le puede interesar: La idea de estudiantes de Santander que aplauden en Brasil, México y Corea

Ya con una meta clara, los estudiantes,que pertenecen a los grados de sexto a undécimo, fueron proponiendo ideas que se iban puliendo o descartando. Al final se decidió por un proyecto de acuaponía, que une la acuicultura, (crianza de animales acuáticos) y la hidroponía(método para cultivar plantas con disoluciones minerales).

El proyecto

Los 20 jóvenes santandereanos, guiados por Vázquez Quintero, decidieron criar cachamas en tanques, procesar su excremento para limpiar el agua y usar los minerales de las heces como abono para sembrar plantas con las que luego alimentan a los peces.

"Diseñamos todo el circuito y lo construimos. Pusimos 300 peces en un tanque de 9 mil litros. Las heces que expulsan los peces son conducidas a dos tanques de mil litros con bio-filtros hechos con botellas plásticas. Después usamos bacterias comerciales que eliminan el nitrito y el amoniaco de los excrementos y los transforman en nitratos", explicó el docente.

Lea también: Estudiantes de Santander: de laboratorios de caña y zinc a principal feria de ciencia del mundo

Este compuesto inorgánico pasa por un sistema de conducción hacia un sistema hidropónico, en el cual en lugar de tierra se utiliza únicamente soluciones acuosas con nutrientes químicos disueltos para sembrar plantas.

"Sembramos planta en vasos plásticos con algodón. La raíz queda flotante en el agua y absorbe el nitrato y limpia el agua. Esta agua retorna nuevamente al tanque de los peces.Diversos tipos de plantas se adaptaron al sistema. En 15 o 18 días ya están totalmente desarrolladas, lo que en condiciones normales puede tardar 25 días", comentó Vázquez Quintero, quien lleva enseñando biología y química desde hace 25 años.

Como en el proceso no se usan fertilizantes y el agua contaminada con las heces no retorna a las quebradas o ríos, este proyecto plantea una solución también para el desarrollo sostenible de las comunidades que viven de la acuicultura.

Esta idea de los chicos del Siagg, un proyecto auto sostenible de innovación tecnológica y agrícola, le mereció un cupo para el Encuentro Nacional de semilleros de investigación Ondas.

Lea también: Los niños venezolanos que salvaron del cierre a una escuela en Santander

La fase dos

Una vez resuelto el sistema que limpia el agua y aprovecha los minerales del excremento, los jóvenes investigadores comenzaron a probar con diferentes tipos de plantas en su cultivo hidropónico.

La idea era que los campesinos ahorraran más dinero usando las plantas para alimentar a los peces sin necesidad de comprar concentrado. Para ello, necesitaban probar con plantas que suplieran las proteínas que necesitaban las cachamas para ser grandes y tener un sabor más especial.

Le puede interesar: Este invento les devolvió el agua potable a 50 familias de Santander

"Probamos con plantas comúnmente llamadas Bore, Moringa y Lenteja de agua. Estas plantas son conocidas por sus nutrientes y su facilidad para sembrarlas. Al alimentar a las cachamas con estas matas se pudo ver un aumento de peso de dos libras en dos meses en comparación a las que se alimentaron con concentrado", dijo el profesor.

De esta forma, el proyecto también le enseña al campesino que con los insumos que él mismo cultiva puede darle alimentar a sus peces y, al final, el producto queda con mejor sabor.

El futuro

Esta idea que se ha ido transformando en un método real de desarrollo sostenible también es un laboratorio móvil en el que los estudiantes del Colegio Integrado Alfonso Gómez Gómez aprenden los cinco reinos de la naturaleza además de estadística y tecnología.

Lea también: De la ciudad al campo: joven santandereano fue elegido héroe de la caficultura

"Es satisfactorio ver cómo los muchachos se interesan por la ciencia, el campo y las necesidades de su región. Eso lo motiva a uno. Ya tenemos varias ideas para mejorar el proyecto", comentó Rafael Antonio Vázquez Quintero.

Entre las ideas que probarán están la de producir una cachama con Omega 3 o una cachama gourmet con la carne roja. "También estamos trabajando en aprovechar el agua lluvia y cultivar nuestras propias bacterias y adaptarlas al sistema en vez de comprarlas", dijo el docente santandereano.

Publicidad
Publicada por: Daniela Puentes Rueda
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.