Jueves 14 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Día sin carro, sin moto, sin ventas... en Bucaramanga

En menos de dos meses, la Alcaldía de Bucaramanga realizó otro ‘Día sin carro y sin moto’. ¿Qué sucedió ayer? ¿Quiénes ganaron? ¿Quiénes perdieron? Aquí les mostramos algunos de los resultados.

Comparta este artículo ›

Fotografía: Jaime Del Río Quiroga / VANGUARDIA LIBERAL
¡Ayer parecía un domingo o un lunes festivo! Las calles de la capital santandereana se vieron vacías ante la nueva edición del denominado ‘Día sin carro y sin moto’.
(Foto: Fotografía: Jaime Del Río Quiroga / VANGUARDIA LIBERAL)
/ VANGUARDIA LIBERAL
Los taxistas tuvieron un buen día ayer.
(Foto: / VANGUARDIA LIBERAL)
/ VANGUARDIA LIBERAL
Los alféreces impartieron multas a infractores de la medida.
(Foto: / VANGUARDIA LIBERAL)
Foto: Jaime Del Río Quiroga / VANGUARDIA LIBERAL
Los parqueaderos optaron por no abrir.
(Foto: Foto: Jaime Del Río Quiroga / VANGUARDIA LIBERAL)
Foto: Jaime Del Río Quiroga / VANGUARDIA LIBERAL
Las ventas en Cabecera fueron escasas.
(Foto: Foto: Jaime Del Río Quiroga / VANGUARDIA LIBERAL)
Foto: Jaime Del Río Quiroga / VANGUARDIA LIBERAL
Los clientes de los negocios del Centro de Bucaramanga, como los carros y las motos, ‘brillaron por su ausencia’.
(Foto: Foto: Jaime Del Río Quiroga / VANGUARDIA LIBERAL)
Foto: Jaime Del Río Quiroga / VANGUARDIA LIBERAL
Los amantes de las ciclas tuvieron su carril.
(Foto: Foto: Jaime Del Río Quiroga / VANGUARDIA LIBERAL)

Ganaron los taxistas y el medio ambiente, pero perdieron los comerciantes formales. Fenalco aseveró anoche que las pérdidas en las ventas de los negocios superaron el 75%

La anterior es la gran conclusión que dejaron las 14 horas del ‘Día sin carro y sin moto’, jornada que se realizó ayer en Bucaramanga.

Mientras las entidades oficiales aplaudieron la medida; los comerciantes particulares, especialmente los que devengan sus ingresos de los servicios para motos y carros particulares, vieron en el día de ayer un gran ‘descalabro’ para sus cuentas.

Hay que recordar que hace poco menos de dos meses, la ciudad había vivido otro ‘Día sin carro y sin moto’, el cual también representó un golpe certero para las ventas del sector comercial.

Las otras cifras que arrojó la jornada fueron emitidas anoche por la Dirección de Tránsito Municipal. Según esa entidad, por violar la medida del ‘Día sin carro y sin moto’ fueron inmovilizados 71 vehículos y se impartieron 101 comparendos a igual número de conductores infractores.

Impacto de la medida

Para Yani Lizeth León Castañeda, directora del Programa ‘Bucaramanga Cómo Vamos’, “el problema de la medida del ‘Día sin carro y sin moto’ es que no se ha realizado una evaluación de impacto que nos permita establecer si se ha cumplido con su objetivo principal, que es incentivar en el mediano y largo plazo que más personas se movilicen en el transporte público, a pie o en bicicleta”.

“Independientemente de esto, Bucaramanga es la ciudad que más uso hace uso del vehículo, comparada con las otras 14 ciudades capitales que están dentro de la Red de Ciudades Cómo Vamos”, añadió la experta.

Lea también: Todo lo que debe saber del “Día sin carro y sin moto” en Bucaramanga

Por eso, dijo que “sería importante preguntarnos si debemos esperar a que ya no quepa un vehículo más en las vías, porque eso es lo que va a pasar en menos de 5 años si no logramos desincentivar el uso del vehículo privado”.

“¿Será que debemos esperar a la situación a la cual han llegado otras ciudades del mundo y de nuestro país, como Medellín, donde se han declarado varios ‘Días sin carro y sin moto’ por las alertas ambientales generadas por la fuerte contaminación del aire? En este sentido, es que de verdad deberíamos hacer una reflexión como sociedad”.

Avivatos

El 80% de los reclamos de  los pasajeros ayer tuvo que ver con las ‘recargas’ tarifarias que les exigieron algunos taxistas.

Teniendo en cuenta que había una gran demanda del servicio que estos conductores prestan, muchos conductores cobraron más de la cuenta.

La denuncia la hizo el director de Tránsito, Germán Torres Prieto, al tiempo a que instó a denunciar a los conductores avivatos, "pues muchos de ellos se aprovecharon de la situación para captar incautos".

"Si bien la idea no es estigmatizar a los taxistas, es claro que varios de ellos se estaban negando a llevar a los pasajeros a un determinado lugar si no les pagaban más de la tarifa", dijo Torres Prieto.

En teoría, la multa para los avivatos es de 15 días del salario mínimo legal vigente.

Por eso, la instancia es que el usuario no se deje intimidar y no pague más de lo que indique el taxímetro: "Cuando el cliente llegue a su destino, el taxista debe terminar el conteo en el taxímetro para que ahí se muestre cuál es la tarifa final", precisó el Director de Tránsito.

Y advirtió: "Los taxistas no pueden inventarse recargos

tarifarios bajo el argumento del 'Día sin carro y sin moto'. La especulación no puede hacer carrera".

Para las personas que derivan su sustento de las necesidades de los que poseen automóviles particulares, así como motocicletas, el de ayer fue un largo e improductivo día. Hablamos de los dueños de parqueaderos, talleres de mecánica y lavaderos, entre otros.

Muchos de estos establecimientos comerciales, de manera literal, les dieron el día libre a sus empleados y no abrieron. Era apenas obvio, pues sus locales permanecieron casi que vacíos.

Todos los dueños de estos negocios se mostraron muy decepcionados con la actividad ambiental. Uno de ellos fue Jean Steve Ramírez, quien cuestionó al Alcalde de Bucaramanga por promover estas iniciativas: “Señor Rodolfo Hernández, mandatario de la ciudad, usted nos va a llevar a la quiebra”.

Lo mismo opinó Javier García, quien tiene un taller de mecánica en el barrio Alfonso López: “Esto es absurdo, algo que hace un loco como el Alcalde; él es alguien que no piensa en la cantidad de gente que sale afectada; no se trata solo de nuestros negocios, sino de tanta gente pobre que vive del diario”.

Las estaciones de servicio, por supuesto, también sintieron un revés en sus ventas. Para las cerca de 11 estaciones que funcionan en la Comuna del Centro, “las ventas estuvieron malísimas. Se vendió más o menos solo 5% de lo que a diario se expende”.

Los sitios dedicados al lavado de automóviles, las ventas de repuestos y los talleres que decidieron abrir, a decir verdad, pasaron buena parte del día desocupados.

Los que perdieron

Según estadísticas de Fenalco, Seccional Santander, la jornada del ‘Día sin carro y sin moto’, celebrada ayer en Bucaramanga, generó en los comerciantes preocupación y malestar al registrar en sus ventas una pérdida o una reducción por encima del 75%.

Así lo afirmó Alejandro Almeyda Camargo, director ejecutivo del citado gremio.

“Los comerciantes manifestaron su desacuerdo con la jornada porque se registró un 75% de reducción en sus ventas”, recalcó Almeyda Camargo.

Uno de los principales motivos que generaron la disminución en el comercio tuvo que ver con el comportamiento de las personas durante estas jornadas, porque no salen a comprar en este día, seguido por la poca afluencia de personas o visitantes en los establecimientos del comercio. Además el sistema de transporte, poco efectivo, impidió la movilización de las personas.

Voceros de sectores como restaurantes manifestaron que, si bien en este día sus ventas no crecieron de forma habitual, se las ingeniaron para realizar diferentes estrategias que lograron apalancar un poco sus ventas.

Los comerciantes formales les hicieron un llamado a las autoridades locales para que estas jornadas del ‘Día sin carro y sin moto’ tengan como foco realizar acciones que mejoren el medio ambiente y la movilidad de la ciudad, pero sin afectar al ‘pulmón económico’ de Bucaramanga,

Hablan los ciclistas

Aunque no en el porcentaje que se esperaba, la gente sí pedaleó. Improvisados deportistas se montaron a sus ciclas rumbo a sus oficinas de trabajo y otros más se les midieron a los ciclopaseos y a las ciclorrutas. Las zapatillas, la corbata, el peinado y el maletín ejecutivo fueron desplazados; y es que para subirse a los ‘caballitos de aceros’ eran necesarias otras indumentarias, tales como: coloridas bermudas, camisetas, gafas oscuras y cascos. Mientras unos se montaron en la ‘bici’ para ‘gozarse’ la ciudad, otros la aprovecharon para cumplir compromisos laborales o para quemar calorías.

Publicidad

Publicada por: EUCLIDES KILÔ ARDILA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios