Lunes 02 de Julio de 2018 - 12:01 AM

‘Estamos cansados del mal manejo de las EPS’: Víctor Castillo

El médico Víctor Raúl Castillo es el presidente de la Fundación Cardiovascular de Colombia desde 1991. En diálogo con Vanguardia Liberal habló del panorama de salud en la región y el nacimiento de SaludMía, la primera EPS sin ánimo de lucro del país, 100% santandereana.

Comparta este artículo ›

Suministrada /VANGUARDIA LIBERAL
Víctor Raúl Castillo es médico cirujano, especialista en cirugía general en la Universidad del Valle y con subespecialidad en cirugía cardíaca en la Universidad Bolivariana de Medellín.
(Foto: Suministrada /VANGUARDIA LIBERAL )
Suministrada /VANGUARDIA LIBERAL
Víctor Raúl Castillo dirige la Fundación Cardiovascular de Colombia desde hace 27 años.
(Foto: Suministrada /VANGUARDIA LIBERAL)

Víctor Raúl Castillo lleva casi 30 años al frente de la salud. Tiempo más que suficiente para reconocer que el modelo de la atención en el país tiene muchas dificultades y debe ser transformado. Si bien sabe que las EPS deben prestar un servicio de atención integral, está convencido de que la búsqueda de la generación de utilidad es lo que hace que estas entidades sean ineficientes.

Por ello, sugiere una transformación en el objetivo misional de las mismas: “Hay que crear competencia por calidad en el servicio y no por utilidad”. Y a esto hay que sumarle que la salud no puede entenderse solo como atención, sino que es parte fundamental de la misma la promoción y prevención. Para Castillo, en la medida en que se promueve la salud, los costos por tratar una enfermedad son mucho menores, lo que hace más eficiente el sistema.

El presidente de la FCV comenta que mientras que en otras regiones del país la satisfacción del usuario de los servicios de salud se encuentra en el 70%, en Santander está solo alrededor del 50%.

Lea también: Mujer denuncia en Bucaramanga que su bebé murió por presunta negligencia de EPS

De esta indignación por la mala prestación de servicios nace la Fundación SaludMía EPS, una entidad prestadora de salud sin ánimo de lucro y 100% santandereana. Esta iniciativa independiente tiene como aliada a la Fundación Cardiovascular. Además de la cercanía con los usuarios y la infraestructura del complejo de la FCV con la que contará, esta nueva propuesta busca eliminar las autorizaciones y las demoras en la prestación de los servicios. “La promesa es lograr ‘cero tutelas’ para los servicios del plan obligatorio de salud”, afirma.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Bucaramanga sigue siendo referente médico a nivel internacional?

Cada vez más. Por ejemplo la FCV, especialmente el Instituto Cardiovascular y ahora el Hospital Inernacional de Colombia, HIC, en el área cardiovascular, son de las instituciones más importantes de América Latina. Cada vez tenemos mayor reconocimiento y ahora el HIC empieza a tomar prestigio en temas de cáncer, de sistema nervioso central, en las diferentes patologías. La FCV se conoce por el área cardiovascular en América Latina, no solo por las acreditaciones y premios, sino por su desarrollo científico y tecnológico. Hoy el Hospital coloca el mayor número de corazones artificiales en América Latina, con los mejores resultados, por encima de los resultados promedio de Estados Unidos. Nuestros especialistas van por el mundo enseñando en otros países. En temas de asistencias cardíacas, soportes ventriculares, somos el centro de mayor número de procedimientos. Incluso, hace 15 días recibimos la certificación de centro de excelencia categoría oro; solo hay 11 hospitales en el mundo con dicho reconocimiento en asistencia cardíaca y eco. En América Latina hay uno en Chile y en Colombia estamos nosotros. Los demás están en Europa y Estados Unidos.

Le puede interesar: Presidente de Medimás responde en Bucaramanga a multa de $1.800 millones de la Supersalud

¿Cuáles han sido los avances tecnológicos en salud más significativos que se han visto en el departamento?

Desde la primera cirugía de corazón que hicimos en Bucaramanga en 1990 en la FCV, hemos tenido un desarrollo vertiginoso. Pasamos de tener una institución modesta con un desarrollo que era muy importante para la región en su momento, la cirugía cardíaca, con unas grandes limitaciones en infraestructura, en equipos, pero con un gran equipo humano, que ha sido lo más valioso de la fundación. En cirugías de congénitas indiscutiblemente somos los de mejores resultados de América Latina.

El HIC es uno de los más modernos del país, tiene los equipos de un Hospital de alta tecnología, tenemos equipos de imágenes diagnósticas sofisticados, vamos a tener casi 200 unidades de UCI, de quemados, renal, de hematología de la más alta calidad, en general, tenemos toda la infraestructura para brindar a nuestros usuarios los mejores servicios en atención por calidad y por técnica.

¿Cuáles considera son las más graves falencias del sistema de salud colombiano?

El modelo del sistema de salud colombiano es exactamente igual al holandés, un sistema solidario; allá funciona a la perfección. El problema acá es que no hemos podido trabajar con la transparencia y la diligencia que se requiere para dar el mejor servicio a los colombianos.

Entonces, ¿Qué es lo que se debe transformar? ¿Cómo?

Hay que transformar el sistema de salud y ese cambio debe estar basado en calidad de los servicios de salud. La primera parte de la transformación es pagar las deudas; lo segundo, trabajar para que las EPS que no tienen margen de solvencia se liquiden y cómo se van a pagar las deudas, se paguen dichos montos y no generen más daño, de manera que la mayoría de las EPS deben desaparecer, porque son EPS que le han generado más daño al país que solución.

¿Y cuál es el problema de las EPS? ¿Por qué no funcionan?

En general, aclarando que hay EPS buenas, el primer problema es la visión, que es producir plata y no darles salud a los colombianos; cuando una EPS tiene como objetivo producir plata, automáticamente, con un volumen de tan poco dinero, tienen que restringir la calidad, los servicios, porque su objetivo es la utilidad. Uno de los graves errores que tiene la Superintendencia en la medición es que mide a las EPS por utilidades, cuando debería ser por calidad del servicio y por cobertura.

¿Cuánto le deben las EPS a la FCV? ¿Cómo afecta el servicio?

A la FCV le deben $180 mil millones. Eso nos afecta muchísimo, porque perjudica la liquidez y todas las dificultades que tenemos por ello. Esperamos que sean pagadas esas deudas. Ahora lo importante es que esa deuda que se vaya a pagar no se vuelva a acumular. Las EPS que más nos deben son: COOMEVA, Nueva EPS, Coosalud, Comparta, Asmet Salud, incluso deudas de las liquidadas como SaludCoop o Cafesalud, y los entes territoriales, por ejemplo, Santa Marta es una deuda muy importante, así como algunos departamentos. En general, las EPS subsidiadas son las que más nos adeudan. Hemos tenido que poner condiciones muy fuertes para seguir atendiendo a dichos usuarios, porque no podemos seguir acumulando pérdidas.

¿Cómo cree que se debe enfrentar la atención en salud a los venezolanos?

Es un tema muy difícil, porque es una solución del Estado. Los venezolanos que están legalizados y entran al sistema de salud a través de una EPS no tienen problema. El gran hueco en el sistema de salud está con los que están indocumentados, ya que nadie responde por ellos. El Ministerio de Salud ha sacado una circular para que les presten la atención de urgencia en los hospitales públicos, de hecho, muchos hospitales ya tienen muchas dificultades económicas, porque nadie los está compensando.

Está llegando una diáspora venezolana de gente joven que quiere trabajar, por lo que el Estado colombiano con otras naciones debe tomar una responsabilidad muy grande sobre qué vamos a hacer con ese capital social que está llegando, sobre cómo incorporarlos a la sociedad. En lugar de verlo como un problema, verlos como una oportunidad para que siga creciendo Colombia. El problema por ahora es que como no están legalizados, no le aportan al sistema, en el momento en que se vinculen a la carga laboral, ya podrán aportar y no habrá problema. Para el país es más una oportunidad que una carga.

¿Cómo considera el desempeño de las EPS en la región?

El hecho de no tener una EPS de la región, comprometida con la región, no genera una competencia por calidad en el sector. Si miramos el último informe del consejo privado de competitividad de las ciudades, Bucaramanga y el área ocupan el puesto 15 en salud. A pesar de que tenemos instituciones muy buenas, tenemos un servicio mediocre, que está en la parte más baja del sistema de salud en Colombia.

¿Cómo se podría mejorar?

Por la competencia. Hoy la competencia no es por calidad, es por otros factores diferentes. En la medida en que solo una de las instituciones de la región brinde un servicio basado en la calidad, el que quiera permanecer en el mercado tendrá que mejorar. Con la Fundación SaludMía EPS, que es una iniciativa independiente, pero que es promovida por la FCV, estamos apostando a elevar el servicio de salud en la región. Hacer que por competencia, mejore la calidad.

¿Cómo será el modelo de la Fundación SaludMía EPS?

La Fundación SaludMía EPS, promovida por la FVC, va a trabajar dentro del ecosistema de salud, pero tiene un gobierno corporativo totalmente independiente. Es la única fundación EPS del país. Esta fue una discusión grande que hicimos en la junta y básicamente se resume en que es una institución que no va a tener ánimo de lucro, no va a perseguir utilidades del ejercicio de las EPS, como las demás.

El primer año esperamos tener 120.000 usuarios. Inicialmente va a estar en la ciudad de Bucaramanga y su área pero se va a expandir en el oriente colombiano. Es una EPS estrictamente local y regional, es nuestro compromiso con la región. Nace de la indignación del grupo de la Fundación al mal manejo que las EPS le han dado a la salud de los santandereanos.

Finalmente, ¿en qué dirección avanza la FVC?

La FVC junto con el HIC y el Instituto Cardiovascular se quieren consolidar como los mejores hospitales de América Latina, y en el ecosistema de la salud que lo componen la FCV, la Fundación Universitaria, la Fundación Montañas Azules y ahora, a este ecosistema de salud, entrará a hacer parte la Fundación SaludMía EPS. Con estas fundaciones que son para el cuidado de la vida, buscamos fortalecer el proceso formador de especialistas para seguir mejorando en la región.

Publicidad
Publicada por: KATHERINE ESPINOSA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.