Miércoles 04 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Todavía no hay licitación del Colegio Villas de San Ignacio

Desde 2013, casi 750 estudiantes de esta institución han tenido que trasladarse a otros Colegios, debido a una falla geológica en la estructura. Nuevamente la Administración aseguró que la Institución abriría puertas en 2019.

Comparta este artículo ›

Archivo /VANGUARDIA LIBERAL
En esta primera fase de mitigación del riesgo que fue entregada en febrero de 2018, se invirtieron $2.834 millones.
(Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)

Después de que desde 2013 el Colegio Villas de San Ignacio del Norte de Bucaramanga cerró sus puertas debido a una falla geológica, varios han sido los retrasos que han postergado la entrega de esta institución del barrio Bavaria II.

El año anterior, la secretaría de educación del municipio aseguró que, “la meta es que podamos tener a junio del año entrante ya esta infraestructura educativa repotenciada, que tengamos los muros de contención necesarios y que podamos de nuevo ubicar a sus estudiantes”.

Este año, en febrero se realizó la entrega a la comunidad, de la fase I de mitigación del riesgo por parte de la firma contratista, que consistía en la construcción de muros de contención, intervención que tuvo un costo de alrededor de los $2.834 millones.

Sigue en fase de diseño

Sin embargo, pasado junio, todavía no hay licitación para la ejecución de la segunda fase de esta importante obra para el sector. De acuerdo con la Secretaria de Educación de Bucaramanga, Ana Leonor Rueda, todavía se encuentra en fase de diseños y hace falta la aprobación de los mismos para que se pueda abrir la licitación respectiva del proyecto.

De acuerdo con Miguel Mantilla, veedor ciudadano y residente en Villas de San Ignacio Bavaria II, la Administración les ha insistido en que el proyecto es de prioridad, y que, la meta es tenerlo listo para la vigencia 2019.

“Según nos dicen el proceso está en curso, en este momento no hay nada que nosotros podamos hacer, hay que esperar que el proceso continúe”, dijo.

¿Cuál es la fase II?

La segunda parte consiste en adecuaciones de los bloques A y B, es decir, pisos, diseño urbanístico, obras en salones, servicios públicos, entre otros, parte del proyecto que todavía no tiene un monto definido.

Después de ello, se entregará la dotación de tableros, pupitres y ventiladores, a lo que Ana Leonor Rueda se refirió que se hará solo cuando las obras de la fase II estén listas.

Cinco años de espera

Cabe recordar que desde mayo de 2013, más de 750 jóvenes tuvieron que ser ubicados en otros colegios: los de bachillerato en los colegios Santander y Club Unión, y los de primaria en el Colegio San Rafael.

En enero de 2017, esta Administración había anunciado que sería en julio cuando se reabriría la Institución.

Sin embargo, al finalizar el año, la Administración informó que hacía falta la contratación de varias obras para los arreglos de la edificación.

Hasta ese momento, informaron que todavía no se habían culminado los trabajos de estabilización del terreno.

Este año en febrero fue finalmente entregada la primera fase de esta Institución, sin embargo, desde entonces, las obras están suspendidas.

Antes de finalizar el año, la Administración expresó nuevamente que los jóvenes regresarían a clases en junio de 2018. Fecha que tampoco se cumplió.

Por ahora, la Secretaria de Educación de Bucaramanga, Ana Leonor Rueda, estima que el colegio pueda abrir sus puertas el año que viene.

El veedor Miguel Mantilla expresó que en la Administración les explicaron que entre la licitación y la interventoría hay que esperar unos cinco meses, por lo cual, son optimistas con que realmente pueda estar listo para 2019.

“Allá nos dijeron que sería para primer semestre, pero teniendo en cuenta el proceso, puede que esté listo para el segundo semestre”, dijo.

Publicidad
Publicada por: KATHERINE ESPINOSA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.