Sábado 07 de Julio de 2018 - 12:01 AM

A medias se cumplió desalojo en el Norte de Bucaramanga

Con el acompañamiento de un grupo de uniformados del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía, Esmad, ayer se cumplió ‘a medias’ el desalojo de dos familias que durante 23 años ocupan un predio ubicado en el sector de Café Madrid.

Comparta este artículo ›

Suministrada /VANGUARDIA LIBERAL
Luego de permanecer durante 23 años en un predio que perteneció a los extintos Ferrocarriles Nacionales, dos familias de escasos recursos van a ser desalojadas de esta vivienda.
(Foto: Suministrada /VANGUARDIA LIBERAL)

Esta estructura perteneció a los extintos Ferrocarriles Nacionales y era usada como una especie de camerino para los maquinistas y operarios. Actualmente, está dividida en dos viviendas. En una de ellas habita una familia compuesta por nueve adultos y cuatro menores de edad.

“Hace 23 años el señor Virgilio Herrera y su familia viven en este predio, y de un momento a otro, los quieren sacar, aduciendo que es un bien del Estado”, dijo uno de los abogados que defiende los intereses de los ocupantes de la casa.

El defensor aseguró que la familia Herrera nunca fue notificada de la acción de desalojo y denunció que “acá llega la policía ejerciendo una supuesta autoridad, por algo que consideramos que es ilegal”.

Le sugerimos: Crece la percepción de inseguridad entre Caracolí y Bucarica

Sin embargo, un juez ordenó el desalojo del predio en disputa. “La zona donde está ubicada la casa presenta algunos temas de inseguridad. Por eso y como es nuestra responsabilidad, la Policía Nacional con miembros del Esmad acompañan el proceso, para garantizar la seguridad de las personas que están a cargo de él”, afirmó el coronel Édinson Rodríguez Daza, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga.

En cumplimiento de la orden judicial, una de las familias que fue notificada del proceso hace más de un año, tuvo que salir del predio.

Sin embargo, la otra mitad de la gran casona no fue desalojada, porque nunca fueron notificados de dicha orden.

“Lo que pasó fue que las autoridades tal vez no tenían conocimiento de que la casona estaba dividida en dos viviendas, con entradas y servicios independientes. Por eso solo una de las familias había sido notificada y la otra no”, le dijo a Vanguardia Liberal, uno de los líderes comunales del Café Madrid.

Publicidad
Publicada por: FAUSTO ARCINIEGAS
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.