Jueves 19 de Julio de 2018 - 04:04 PM

La bumanguesa que habla sobre colonizar Marte

Deysi Jérez Ramírez es una trabajadora social bumanguesaque busca darle prioridad al campo sociológico en temas como la colonización de Marte, el cambio climático y el riesgo de desastres.

Comparta este artículo ›

Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
Después de presentar su ponencia para la NASA, surgieron varios proyectos que Deysi va a liderar. Uno de ellos es crear en Latinoamérica un grupo pionero sobre esos temas.
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL)

Hace siete años que Deysi Jerez Ramírez, trabajadora social de la UIS, salió de su natal Bucaramanga hacia México con una beca para estudiar su maestría y doctorado en la Universidad Autónoma de México (Unam).

Desde ese momento no ha parado de investigar y trabajar para que el ámbito social sea prioridad en temas tan importantes como el riesgo de desastres, el cambio climático y más recientemente, la colonización de Marte.

Esta bumanguesa creó junto a un grupo de trabajo una aplicación web que ayuda a determinar en tiempo real o casi real las zonas y los niveles de vulnerabilidad social y percepción de riesgo en una población determinada.

Sumado a eso, es miembro del Programa de Investigación en Cambio Climático de la Unam, a través del cual ha tenido la oportunidad de dar varias conferencias en México y el extranjero. A pesar de todo eso y más, cuando fue invitada por la NASA a hablar sobre las implicaciones sociales de la colonización de Marte no podía creerlo.

Hacía un tiempo que se había interesado por el tema y empezó a estudiarlo. Se dio cuenta de que a pesar de los avances tecnológicos y las distintas iniciativas tanto de la NASA como de privados por llegar al planeta rojo y colonizarlo, el componente social era nulo.

Inició una investigación tanto en temas sociológicos como jurídicos y fue invitada al Primer Simposio de Exploración Espacial y Astrobiología que se realizó en Xalapa (México). Allí, su ponencia llamó tanto la atención que el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA la invitó a impartir una conferencia en California (EE.UU.) el pasado 18 de junio.

Vanguardia Liberal conversó con ella sobre su posición frente a la llegada masiva de humanos a Marte y sobre lo que implica en términos sociales.

Hablar de la colonización de Marte es un tema que despierta muchas dudas tecnológicas y técnicas, usted lo toca desde la parte social, ¿qué tan importante es?

Muy importante. Es cierto que la NASA piensa llegar en 2030, e incluso privados han dicho que llegarán mucho antes, pero más allá de eso, la actividad espacial tiene un alto componente social que no debemos olvidar ni obviar. Cuando se habla de Marte y su colonización lo primero que nos preguntamos es si el país que llegue primero va a ser dueño de ese territorio y ¡ojo! que Marte es un lugar que tiene muchos recursos y es patrimonio común de toda la humanidad, según el Tratado del Espacio Ultraterrestre.

Así que afecta a todos y no solo a Estados Unidos, Rusia y las grandes potencias, por lo tanto a nivel social tiene implicaciones para todos.

¿Cuáles son esas implicaciones?

La colonización de Marte implica la revisión del Tratado del Espacio Ultraterrestre, en el que se establece que el espacio debe ser considerado una provincia de toda la humanidad, que es libre para la exploración y uso de todos los Estados y que los cuerpos celestes no pueden ser reclamados por una nación soberana.

Es necesario que todos los países conozcan esto y empiecen a involucrarse. Implica también que la exploración de ese lugar se defienda desde fines pacíficos y que se propicie el debate internacional respecto al ideal colectivo y la defensa de intereses comunes que permita que todos participen desde muchos ámbitos.

Implica que lo que estoy haciendo, es decir, generar instrumentos de análisis para que colonizar Marte no sea solo una revolución tecnológica sino sociocultural que ponga a prueba el sistema de relaciones sociales y la estructura política mundial, lo hagamos todos.

¿Usted cree que es necesario colonizar Marte?

Desde mi campo de estudio no puedo decir si debe o no hacerse. Lo que sí puedo decir es que las actividades de exploración espacial han traído beneficios también en la tierra, en múltiples campos como la medicina, las telecomunicaciones, la agricultura.

La gente se pregunta ¿por qué pensar en eso cuando tenemos tantas cosas que resolver acá? Es cierto, hay mucho que hacer acá, pero en el futuro, como están las cosas en la tierra, va a terminar siendo una necesidad. Además, mucha de la tecnología que se está utilizando en pro de investigación espacial, también aplica para nuestro planeta. Por ejemplo, un científico peruano está en un proyecto con la NASA para intentar sembrar papas allá, las pruebas las está haciendo en un desierto de Perú en las que están simulando las condiciones de Marte.

Si todo resulta no solo se puede ir a probar en Marte sino que sabremos que en lugares desérticos de aquí, en caso de hambruna, podremos sembrar. Y así, toda esa tecnología se está aplicando y se puede aplicar en la tierra para solucionar problemas actuales.

Entonces, si colonizar Marte va a ser una necesidad, ¿los humanos vamos a convertirnos en una especie interplanetaria?

Bueno, según la teoría de evolución de las especies de Darwin, las especies evolucionan para adaptarse a su medio y ya se han conocido algunos casos; sin embargo, eso es un tema para la ciencia. Lo que yo estoy haciendo, teniendo en cuenta que la exploración de Marte es un hecho no solo desde la NASA sino desde privados que ya están proyectando llevar gente al planeta rojo con el fin de colonizarlo, es tratar de crear una conciencia social para que el tema no se quede solo en eso.

Hay que lograr que haya investigación desde varias partes del mundo, que todos entiendan sobre el tema y contribuyan a que sea un ideal social colectivo, porque el espacio es de todos y para todos.

¿Falta investigación desde países como Colombia y, en general, desde Latinoamérica?

Nos falta mucho, empezando en el tema de inversión para la ciencia. Latinoamérica tiene una deuda con eso muy grande y Colombia aún más. La posibilidad de que como investigador desarrolles buenos proyectos es demasiado complicado porque no hay dinero para eso, entonces te toca buscar cómo capacitarte en el extranjero y luego pensar en regresar es más complicado aún, porque si no encontraste oportunidad para quedarte a estudiar e investigar, menos de volver a trabajar por eso.

En mi caso tenía la opción de quedarme y endeudarme haciendo un posgrado o buscar que otro país me financiara el posgrado a partir de becas y así lo hice y aquí me quedé.

Precisamente es por eso que hay que trabajar para que todos entiendan que no solo lo de Marte, sino el cambio climático y otros temas más, requieren la atención e investigación de todos y no solo de unos pocos, porque nos afectan en igual medida.

Usted dice que así cómo va la tierra vamos a necesitar recurrir a otras cosas como colonizar Marte, pero, desde su experiencia investigando también el cambio climático, ¿así de mal estamos?

Sin lugar a dudas los efectos se están sintiendo, la disminución de reservas de agua potable, el aumento del nivel del mar, las grandes temporadas de sequía, las enfermedades por la contaminación del aire. Todo esto no es solo causado por los fenómenos del niño y la niña u otros fenómenos naturales, sino por el cambio climático que es un proceso inducido por nosotros mismos y eso es lo que debemos entender como sociedad.

¿Se puede hacer algo para revertir lo que hemos causado?

En este momento el único proceso posible es la adaptación, porque lo que hemos causado hasta el momento es irreversible. Latinoamérica, por ejemplo, es una región de alta vulnerabilidad en cuanto al tema de calentamiento global y necesita mucha inversión en temas de adaptación y de cuidado del medio ambiente, porque si no se va llegar al punto de que el planeta sea inhabitable. Hay cosas que se pueden hacer si hubiese recursos y disposición tanto estatal como de las comunidades. Se necesita conservar bosques, reforestar, cambiar nuestro chip de consumo, pues entre menos consumamos menos demanda estamos generando a la industria y por tanto menos emisiones de CO2. Nada de pitillo, nada de plástico, disminuir el consumo de carne, pues la industria ganadera ha generado el aumento de zonas agrícolas que terminan deforestando y gastando demasiada agua.

COLONIZACIÓN DE MARTE, ¿MITO O REALIDAD?

Tras poner el pie en la Luna en 1969, el siguiente objetivo espacial ha sido Marte. Para la NASA fue un objetivo desde ese mismo momento y desde entonces se ha dicho en muchas ocasiones que pronto el humano llegará a Marte; sin embargo, al parecer ahora es más real que nunca. La NASA, con el proyecto Mars 2020, enviará un nuevo móvil que va a traer información sobre el ecosistema y el ambiente de Marte para dar más luces sobre la posibilidad de vida terrestre en ese planeta.

Luego, si todo sale bien, otra misión llegaría a Marte en 2033 ya con una tripulación y además de orbitar al Planeta Rojo, proporcionará hábitats y suministros. Sumado a eso, dos empresas privadas compiten para ser llegar primero a Marte con pasajeros. Una es SpaceX, del conocido empresario sudafricano Elon Musk. La otra es una firma holandesa. La primera proyecta llegar en 2024, la segunda tiene fecha para 2026 y las dos afirman que difícilmente los tripulantes vuelvan a la Tierra.

Publicidad
Publicada por: Irina Yusseff Mujica
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.