Viernes 10 de Agosto de 2018 - 10:36 AM

Denuncia que EPS en Bucaramanga no entrega silla de ruedas a paciente amputado

Este es el drama de Álvaro Andrés Díaz García, quien se quedó sin sus piernas y un riñón. Además, algunas partes de su cuerpo dejaron de funcionar a la perfección. Él y su familia sienten que la EPS Coomeva los abandonó y exigen una atención digna.

Comparta este artículo ›

Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL
Denuncia que EPS en Bucaramanga no entrega silla de ruedas a paciente amputado.
(Foto: Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL)

El servicio médico “inoportuno” por una inflamación en el riñón izquierdo llevó a Álvaro Andrés Díaz García a sufrir varias complicaciones en su cuerpo. Una de las más graves, mencionó su madre, Luz Amparo García Castellanos, se dio en sus piernas, que fueron amputadas.

“Es por esto que hoy mi hijo requiere de una silla de ruedas que la EPS Coomeva no ha autorizado. A su vez, no han dado la orden para que vengan a la casa a hacerle unas terapias y le asignen otras citas con especialistas”.

“Lo que él padeció no solo le afectó un riñón y sus dos piernas. Hubo mucho más, y todo porque no lo atendieron en el momento que debían”, denunció Luz Amparo García Castellanos.

Esta es la historia del paciente

El 19 de mayo de 2017 comenzó la tragedia para esta familia. Un dolor insoportable en el abdomen obligó a este muchacho, de 26 años, correr a la Clínica Comuneros de Bucaramanga. Allí debían operarlo para sacarle el riñón, porque registraba una complicada patología en el sistema urinario.

Lea también: Coomeva dejaría a más de 100 niños en Bucaramanga sin controles de cáncer

Aunque la situación fue grave, la operación no la autorizó la EPS Coomeva en ese momento. “Por eso tocó que le colocaran una sonda para drenar la orina”, dijo Luz Amparo.

A pesar de instaurar varias acciones de tutela que salieron a su favor, la EPS no le brindaba atención oportuna. Pasó el 2017 y Álvaro Andrés no recibió dicha intervención quirúrgica.

“El 20 de marzo de este año lastimosamente a mi hijo se le salió la sonda. Recuerdo que él estaba trabajando. Se fue para la clínica pero no se la volvieron a poner. Eso se le puso feo y el 3 de abril la infección se le explotó, por eso se le afectaron otros órganos”, relata la madre.

Con varios medicamentos le calmaron el dolor antes de que la infección llegara a su límite. “Fue tanto lo que le suministraron que le dejó de llegar sangre a sus piernas y le dio gangrena. El 22 de abril se las amputaron”, denunció la mujer.

Pero llegaron más complicaciones. El otro riñón de Álvaro Andrés se afectó, una de sus córneas se deterioró  y por eso no ve con claridad, por uno de sus oídos tampoco escucha y sus dos muñecas no puede moverlas completamente.

Le puede interesar: Un calvario viven los familiares de una niña

“Después de todo eso empezaron a hacerle diálisis. Recibimos varias atenciones, entre esas la operación, no lo puedo negar, pero desde que le dieron salida de la clínica volvimos al mismo sufrimiento para que le aprueben ciertas autorizaciones”, dijo la madre.

Las atenciones que ahora pelea su familia

El pasado 23 de julio este muchacho pudo volver a su casa en el barrio El Caldas de Floridablanca. Aunque la EPS Coomeva autorizó una enfermera para que lo cuide, no tienen una silla de ruedas para trasladarlo de un lugar a otro.

Es por esto que de vez en cuando un vecino, no caminante, le presta una silla. Sin embargo, cuando no es posible, a Álvaro Andrés no le queda otra opción que arrastrarse y ayudarse con sus manos.

“En Coomeva me dijeron que debía instauran una acción de tutela si quería que me dieran la silla, y además, para que le quitaran a mi hijo el copago, le ayudaran para las citas con especialistas, exámenes y demás”.

“Hace 10 días fui a la Defensoría del Pueblo para redactar la tutela, pero me dijeron que no podía porque las órdenes que tenía del fisiatra estaban mal hechas. Solicité hablar con el especialista para corregirlas y me dicen que hasta septiembre, pero no me dieron fecha exacta”.

Esto quiere decir que Álvaro Andrés podría durar otros dos meses sin su silla de ruedas, sin exámenes que deben realizarle en sus muñecas y sin la fisioterapeuta “que dijeron debía hacerle terapias físicas en la casa”.

Luz Amparo tuvo que renunciar a su trabajo hace cuatro meses para dedicarse por completo a su hijo. Con rifas o donaciones que le llegan, de vez en cuando, ha podido mantener su hogar. Pero eso no ha sido lo suficiente.

Álvaro Andrés tiene un pequeño de cinco años que vive en Bogotá. A él no lo ha visto desde que se enfermó, es decir, por más de un año. “Ni siquiera ha tenido algo de dinero para enviarle, y menos sin un trabajo”, contó su madre.

¿Qué dice la EPS Coomeva?

En un comunicado Coomeva EPS explicó a Vanguardia.com que al paciente “se le han garantizado los servicios de medicina general y enfermería domiciliaria”, lo que Luz Amparo califica como cierto.

Vea también: Denuncian negligencia de Asmet Salud con paciente de tercera edad

Sobre la “terapia física” la madre de Álvaro Andrés afirmó que “no es verdad. Acá no han enviado a nadie para eso”.

El documento también asegura que se asignaron citas de “otorrinolaringología el día 14 de agosto de 2018 a las 8:00 a.m. en IPS Audiomic y realización de estudio de medicina física y rehabilitación el día 24 de agosto de 2018 a las 3:30 p.m.”. De la última cita Luz Amparo manifestó no tener conocimiento.

“Con respecto a insumos médicos excluidos del Plan de Beneficios de Salud, PBS, como en este caso la silla de ruedas, la ley estipula que para que la EPS pueda entregarlos, deben ser solicitados por el médico tratante a través del aplicativo del Ministerio de Salud y Protección Social, MIPRES, lo cual no ha sucedido y por ende, al tratarse de recursos del Estado (No PBS-antiguo No POS), la EPS se ve impedida a entregarlos según la reglamentación vigente”.

Finalmente Coomeva mencionó que el personal estará atento para solucionar las inquietudes de la familia del paciente.

Publicidad
Publicada por: MARÍA ALEJANDRA MORALES M.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.