Viernes 31 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Entre $100 mil y $850 mil se cobrará por el espacio público en Bucaramanga

Tales tarifas solo podrán ser aprovechadas por ciudadanos de escasos recursos o en condiciones de vulnerabilidad. Dicho cobro variará dependiendo del espacio púbico solicitado, del sector y del mobiliario que se vaya a ocupar, entre otros criterios.

Comparta este artículo ›

Jaime Del Río /VANGUARDIA LIBERAL
De acuerdo con lo informado por la Alcaldía, desde ayer se inició la firma de los primeros convenios para el aprovechamiento del espacio público entre el Municipio y vendedores.
(Foto: Jaime Del Río /VANGUARDIA LIBERAL)

Aquellos vendedores informales, que deseen obtener el aval del Municipio para ejercer de manera legal su actividad en aceras y escenarios públicos del Centro de Bucaramanga, deberán pagar entre $100 mil y $850 mil para que se les permita el aprovechamiento del espacio público. Así lo dio a conocer ayer la Alcaldía de Bucaramanga dentro de la estrategia denominada ‘Plan Maestro de Espacio Público’.

Lea también: Mejorar infraestructura vial, la petición de Santander a Duque

La Defensoría del Espacio Público informó que el cobro dependerá de una serie de criterios. El comerciante irregular que no trámite este permiso se someterá a los controles de las autoridades.

Otro aspecto que dejó claro ayer la Alcaldía de Bucaramanga hace referencia al área en donde se aplicará el ‘Plan Maestro de Espacio Público’. Esta estrategia abarcará las carreras 11 y 20, entre la Avenida Quebradaseca y la calle 37. En esta zona operarán vendedores estacionarios, semi estacionarios y ambulantes.

Criterios para cobrar

El Defensor del Espacio Público de Bucaramanga, Julián Carvajal Miranda, aseguró que se tienen tres criterios básicos para cobrar por aprovechamiento de las vías.

“Uno es por ubicación, pues cada cuadra tiene un valor diferente. Otro hace referencia al espacio que vaya a ocupar el vendedor en el lugar que solicite y el tercero habla del tiempo que la persona quiere ocupar dicho espacio. Será por un máximo de 12 meses”, explicó el funcionario.

En tal sentido el comerciante informal radica la solicitud del lugar que quiere ocupar. La Alcaldía de Bucaramanga, luego de realizar un cruce de información, le comunicará el monto de dinero que deberá pagar por el sitio solicitado.

Le puede interesar: En una noche, en Santander cayeron 5.939 rayos

“El costo está proyectado entre $100 mil y $150 mil en lo más barato y un máximo entre $800 mil y $850 mil por año. Este programa tiene una concepción muy social, pues se tienen en cuenta los factores de vulnerabilidad de la persona”, señaló el funcionario.

Es importante recalcar que los precios en mención solo se aplicarán a personas de escasos recursos. “Si se trata de una empresa privada no se beneficiarán con estas tarifas. Para ellos se hará un estudio y se aplicarán otros precios”, acotó Manuel Azuero, jefe de Gobernanza de la Alcaldía.

“Es ilegal”

Como jurista y expersonero de Bucaramanga, Gerardo Martínez Martínez consideró que esta estrategia no sería legal.

“Esa parcelación de parques y aceras constituiría un atentado contra algunos derechos y garantías constitucionales que tienen que ver con el bien común, y que consagran como un deber del Estado el velar por la protección de la integridad del espacio público y por su destinación al uso común, el cual prevalece sobre el interés particular”.

“Es absurdo, ilegal y es un adefesio de propuesta...El espacio público no se vende, no se arrienda. Ni siquiera bajo el argumento de que es por un ‘ratico’ se puede proponer tal exabrupto”, añadió este conocedor en la materia.

Mobiliario obligatorio

La compra de un mobiliario específico (carro, anaquel, caseta, entre otros), cuyo diseño fue determinado por la Administración Municipal, es otro de los requisitos que deberán cumplir aquellos ciudadanos interesados en obtener un permiso para comerciar en las calles.

“Contamos con 14 tipos de mobiliario. Sus precios oscilan entre $300 mil y $1’000.000. El más pequeño es una especie de carro para tintos y el más grande son las casetas que ocupan casi dos metros cuadrados”, precisó el Defensor del Espacio Público de Bucaramanga.

Manuel Azuero, jefe de Gobernanza, añadió que “cada persona debe hacer una inversión para la compra de su mobiliario. Si un ciudadano lo consigue más económico, porque en su familia lo producen o tiene un amigo que lo fabrica, lo puede comprar. Lo importante es cumplir con las especificaciones que entrega la Administración Municipal”.

Publicidad
Publicada por: JOSÉ LUIS PINEDA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.