Sábado 01 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Botero está en la Casona Unab

Hoy, 1 de septiembre, es el último capítulo de la edición número 16 de la Feria Ulibro. Durante estos días del certamen los visitantes han disfrutado de encuentros con autores, conferencias, concursos de oratoria, poesía, conversatorios, lanzamientos de libros y la gran franja de cine.

Comparta este artículo ›

Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL)
En la Casona Unab se hizo la apertura de la exposición del maestro Fernando Botero. En este registro gráfico aparecen: Daniel Castro Benítez, director del Museo Nacional; Alberto Montoya Puyana, rector de la Unab; Juan Gabriel Vásquez, escritor; Daniel Mordzinski, fotógrafo argentino; y Érika Juliana Suárez, directora de la Feria Ulibro.
Natalia Hernández, estudiante de undécimo grado del colegio New Cambridge, participó en el V Concurso Intercolegiado de Oratoria, que se celebró ayer en el marco de la Feria Ulibro. Los jóvenes de diversos planteles se congregaron en el auditorio de ingenierías ‘Jesús A. Rey Mariño’ e hicieron gala de un gran dominio del público.
Columnista invitado: Mauricio Navarro (estudiante de comunicación organizacional de la Unab)

Es tan alto el nivel de la Feria Ulibro que este año podemos ver las obras del maestro Fernando Botero, las cuales tienen un privilegiado espacio en Bucaramanga.

Botero, considerado como el artista vivo originario de Latinoamérica más reconocido en el planeta e ícono universal del arte, se vinculó a esta feria con 66 de sus más importantes cuadros.

Y es que de manera paralela a la Feria Ulibro y en el marco del próximo Circuito con las Salas Abiertas, se abrió el pasado jueves, en la Casona Unab, la exposición denominada así: ‘Donación Botero 2004-2005”.

Los cuadros del pintor colombiano más importante de nuestra historia se exponen en la calle 42 No. 34-14 y también en el Centro Colombo Americano.

Es de resaltar que el Museo Nacional de Colombia garantizó que por primera vez una serie completa del maestro Fernando Botero pudiera exponerse en la capital santandereana.

En las obras de esta interesante exposición, que representan personajes que viven sucesos trágicos y recientes, Botero plasma sin querer hacer juicios la serie titulada: ‘Violencia’.

El mismo artista reconoce que para un artista que dedica su talento a temas amables “por convicción”, ha sido difícil plasmar en sus óleos y dibujos la violencia en la que aún vive inmerso nuestro país.

La ‘otra cara de Botero’ entró con esta donación al Museo Nacional y, para fortuna nuestra, la exposición se abrió de manera paralela en la Casona Unab.

La exhibición estará abierta al público hasta el 20 de octubre.

Columnista invitado: Mauricio Navarro (estudiante de comunicación organizacional de la Unab)

Parece que fue ayer que una linda pareja de jóvenes conquistaba a millones de colombianos con sus voces en un reality show llamado ‘El factor X’. Carlos Montaño y Carolina Núñez luchaban contra sus propias inseguridades, después de muchos tropiezos, para darse a conocer ante el público y tener un lugar donde siempre habían querido: el mundo de la música. Mundo que a pesar de los esfuerzos les había sido esquivo, pero que así mismo no los dejaba ir porque sabría que algún día les daría una oportunidad.

Oriundos de Cali, llegaron a Bogotá cuando apenas eran unos jovencitos. De bar en bar, y con sus guitarras, enamoraban a quienes los escuchaban a su paso y tenían la oportunidad de coincidir con la ‘pareja bonita esa de cantantes’.

En medio de su camino, apareció en ese entonces la convocatoria de la tercera temporada del Factor X, un programa de talento donde anteriormente ambos habían audicionado como solitas pero sin éxito alguno.

Aunque Carlos estaba incrédulo de lo que podrían lograr esta vez, debido a los resultados anteriores, a Carolina sí le atraía el hecho de volver a participar. Algo le decía que como dúo iban a lograr lo que antes les había sido esquivo, y en su pecho había un fuego que le advertía que lo mejor estaba por venir. Como buena pareja, donde uno de los dos tiene que ceder, Carlos terminó aceptando y sus vidas cambiaron para siempre. Semanas después, el dúo se convertiría en el ganador del Factor X 2009. Algo que ninguno de los dos podía creer.

Un año después lanzaron su primer álbum, y otro más tarde recibieron su primera nominación al premio Grammy Latino, en la categoría de Mejor álbum vocal pop de dúo o grupo, donde compitieron con grandes artistas de talla internacional. Desde ahí no han parado, y hoy son reconocidos como uno de los mejores dúos de América Latina. Carlos y Carolina jamás imaginaron que llegarían a lograr el éxito que hoy tienen, sin embargo trabajaron por ello y hoy están recibiendo los frutos de su esfuerzo. Un esfuerzo que si no hubiese sido por el amor que se profesan el uno al otro, no habría llegado a plasmarse nunca en los oídos de sus seguidores.

Para cerrar la feria, Ulibro lo invita a deleitarse con Siam hoy sábado a partir de las 5:00 p.m. en el Auditorio Mayor, y así decirle adiós a una edición más que nos llenó de literatura, arte y buena música. ¡Nos vemos allá! ¡Qué viva el amor!

Publicidad
Publicada por: EUCLIDES KILÔ ARDILA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.