Lunes 03 de Septiembre de 2018 - 01:02 AM

El ‘dolor de cabeza’ de Metrolínea: Conflicto de intereses y prórroga de concesiones

La Gerente de Metrolínea habla de los transportadores, del ‘elefante blanco’ del Portal PQP y la decisión de desalojo del patio-taller del Anillo Vial. Esta semana se realizará la junta de accionista de Metrolínea. En la agenda se analizarán los pasivos judiciales que suman $217 mil millones. ¿De dónde se pagarán? Además de las prórroga de las concesiones a Tisa, Movilizamos y Metrocinco Plus.

Comparta este artículo ›

Archivo /VANGUARDIA LIBERAL
El ‘dolor de cabeza’ de Metrolínea: Conflicto de intereses y prórroga de concesiones
(Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)
Archivo/ VANGUARDIA LIBERAL
El ‘dolor de cabeza’ de Metrolínea: Conflicto de intereses y prórroga de concesiones
(Foto: Archivo/ VANGUARDIA LIBERAL)

Laura Isabel Rodríguez Cardozo suma dos meses en el cargo de gerente de Metrolínea. En entrevista con Vanguardia Liberal habló del conflicto de intereses que tienen los transportadores, de las fallas que cometieron sus antecesores, de la incapacidad histórica para unificar la autoridad de tránsito y las deudas que ahogan a Metrolínea.

(Lea el informe de la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal: Una alcaldía al servicio de una iglesia)

Además, fue puntual: “Se ha perdido el tiempo” y añadió, “de no ejecutarse los cambios, todos perdemos”.

Preguntas y respuestas

* Una de las grandes dificultades del transporte en el área metropolitana es que aún no está integrado. ¿Cómo va ese proceso?

Estamos preparando todo el marco jurídico, técnico y financiero que soporte la integración. ¿Qué sucede? Tenemos en estos momentos un 66% de cobertura y hay un 34% que corresponde al transporte colectivo. Tenemos que encontrar que todo el modelo operativo sea financieramente sostenible. En el acuerdo metropolitano 006 de 2018 se establece un cronograma de trabajo. En la primera fase, hasta septiembre próximo, estamos en revisión de toda la documentación. La integración necesariamente tiene que tener la modificación de los contratos de concesión con Tisa, Movilizamos y Metrocinco Plus.

* Desde que empezó a funcionar Metrolínea cada gerente explica los mismos verbos: organizar, planear e integrar, pero el sistema sigue con graves fallas. Sus antecesores dijeron lo mismo, pero la realidad es otra.

Tiene razón. Esto debió estar listo en 2016. Hay una circular conjunta de septiembre de 2016 de la Procuraduría, los ministerios de Hacienda y Transporte, la Superintendencia de Puertos y Transporte. Allí se entregó un marco de acción. Lamentablemente se perdió tiempo y no se trabajaron los aspectos claves.

* Llevamos más de año y medio de atraso

En 2017 se debió trabajar en ese aspecto y no se hizo nada. Todo 2018 se perdió. Había un plazo (de entrega) a 30 junio que no se cumplió. No se hizo el trabajo como debía ejecutarse, es decir, sentarse a cuantificar todo. Lo que se debe hacer es volver a tomar los estudios de la UIS, con los que nació Metrolínea, y actualizarlos.

* ¿Quién responde por ese atraso?

Del ente gestor, que debió llevar la batuta del proceso.

* ¿Sus antecesores, incluso los nombrados por este gobierno?

Digamos que sí. Si la circular salió en 2016, se tuvo que liderar. Lo que pasa es que no es fácil. Si usted entrara a esas mesas de trabajo con los transportadores, identificaría que siempre existe una traba. La realidad es que a Metrolínea le debe doler que pase el tiempo y no se haga nada. Metrolínea es el ente gestor y no le puede echar la culpa a otros de los retrasos, a pesar de que son varios los actores.

* Uno de los argumentos sobre el fracaso del sistema recae en los transportadores. Son los mismos dueños de las concesiones. Se afirma que ellos no estarían interesados en el avance de sistema de transporte masivo si les causa pérdidas en su otro negocio. ¿Hay conflicto de intereses?

Sí hay un conflicto de intereses. No podemos tener dos sistemas que compitan, si no están integrados. Los ingresos por flujo de pasajeros se han disminuido. Es desastroso pararse en la carrera 33 a esperar Metrolínea y ver que pasa un bus y pasa otro, además de taxis y motos. Transitan un montón de buses por la ruta de Metrolínea. A eso se le suma que nuestro autobús no llega. Sí existe el conflicto de intereses. Por eso, las prórrogas de las concesiones se darán siempre y cuando nos sentemos a evaluar el transporte.

(Vea también: Exalcalde Luis Francisco Bohórquez sí fue parte de la Iglesia Manantial de Amor)

* ¿Cuándo vencen esas concesiones?

Los contratos van hasta 2025. Lo que sucede es que a Movilizamos y Metrocinco Plus los bancos les prestaron para comprar buses. Ellos adquirieron parte de la flota y cuando llega en 2016 el alcalde Rodolfo Hernández está el tema de las catorcenas que se les deben. (Todos los ingresos de Metrolínea van a una fiducia y se pagan por kilómetros recorridos cada 14 días). En la actualidad vamos atrasados 10 catorcenas, que representan unos $35 mil millones en pagos a todos los actores. Los concesionarios expresaron preocupación por esta falta de liquidez. El Alcalde de Bucaramanga hizo gestión con los bancos para que les dieran dos años de gracia y una baja de intereses. A ellos (transportadores) se les prometió la prórroga de las concesiones.

* ¿Si las concesiones vencen en siete años, por qué se discute ya la prórroga?

El argumento de los transportadores es que no se han dado los usuarios y tampoco las obras (portales) que se prometieron. Esa falta de fluidez en sus estados financieros obedece a los incumplimientos de Metrolínea. Se deben cuantificar esos perjuicios causados y analizar todo el sistema para poder firmar esas concesiones a futuro.

* ¿La decisión de iniciar la discusión desde ya de esas prórrogas es política?

Todas las ciudades que tienen sistemas de transporte masivo lo están haciendo.

* ¿Qué quiere cambiar Metrolínea de esas concesiones?

Tenemos en la actualidad unos mil buses colectivos y para todos no hay cabida. Tenemos que organizar el sistema y dejar un aproximado de 550 vehículos. Esa cifra la determinará un estudio. Otro ejemplo, los buses de Metrolínea llevan validador, es decir, no reciben dinero. Los recursos llegan a una fiducia y hay un control técnico de esos buses. Estos vehículos colectivos que queden van a tener que cumplir estas condiciones.

* Pero con el sistema actual de colectivos se le paga dinero al conductor. ¿Van a ceder en este aspecto?

Esa es una de las peleas (con los transportadores). No es lo mismo que se recolecte el dinero y me paguen inmediatamente a que ahora me tengan que cancelar después. Hay que buscar una fórmula para que este dinero vaya a otra bolsa y podamos entregarlo más rápidamente que lo que ocurre en la actualidad, donde nos demoramos cinco y seis meses. Hay que buscar la fórmula y ellos deben aceptar que es necesario el validador y no dinero en efectivo. Ese tema es complejo.

* ¿Está de acuerdo con los transportadores?

Estamos dialogando. Hay unos que son contradictores, pero la mayoría han dicho sí a evaluar estos temas. El problema es que así pasó en 2016, 2017 y parte de 2018 y nada que organizamos el sistema. Lo hacemos o nos quebramos todos.
 
* ¿Los transportadores están dispuestos a dejar su negocio de años atrás, que incluso les puede llevar a perder dinero y enfocarse en Metrolínea?

Dispuestos a perder dinero, no creo. El tema es que si esta situación no se ha resuelto es porque no están dispuestos a soltar ese manejo informal que tienen del negocio del transporte. Pero hay que hacerlo, de lo contrario Metrolínea no dará las prologas de las concesiones. Si eso sucede todos vamos a perder.

* ¿Qué va pasar con los sitios donde no llega Metrolínea y los transportadores tampoco quiere ir?

En esos sitios Metrolínea no quiere ir porque es muy costoso. El transporte colectivo tampoco va, salen perdiendo y no van. Nadie quiere ir. ¿Y qué pasa allá? Como no vamos, las motos son las que resuelven el problema.

* ¿Cuáles son esos sectores?

El Pablón (norte). El sistema va hasta el Norte de Bucaramanga, pero nadie quiere ir más allá y la ciudad sigue creciendo. El sistema paga los recorridos por kilómetro y un bus de Metrolínea con esa especificación es muy costoso, pero tenemos que buscar la forma de llegar. Metrolínea tampoco llega a barrios como Girardot, Feria o Gaitán, ubicados al occidente de Bucaramanga. Allí tenemos que resolver el problema del transporte. A un usuario de ese sector para salir de allí paga un pasaje y si quiere subir al Metrolínea le toca otro pasaje. Tampoco llegamos a algunos barrios en Floridablanca.


* Otro de los problemas que genera esa falta de integración es que no se cuenta con una autoridad de transporte público centralizada.

La autoridad de transporte debe estar centralizada en el Área Metropolitana. En la actualidad falta que Floridablanca, Girón y Piedecuesta hagan el traslado de todas las funciones para organizar las rutas.

* ¿Qué pasa con el resto de municipios?

Ese llamado a unificar la autoridad ambiental lo hizo la Procuraduría. Siempre se postergó y hoy es una necesidad.

* ¿Esa demora responde a decisiones políticas o interés de los municipios?

Le respondo sin tener la certeza, pero es falta de voluntad política. El área de planeación sirve para definir que no son necesarios, por citar un ejemplo, mil buses, sino 300.

* El portal de PQP de Metrolínea es un ‘elefante blanco’ que cumplió 10 años ¿Qué pasará con ese lote?

Metrolínea hizo unos diseños, que ya están en fase tres, para reactivar el lote. Ese proyecto cuesta $111 mil millones. La pregunta es de dónde vamos a sacar el dinero. Todas estas obras se financian con un 70% de recursos del Estado y un 30% en el municipio donde se ejecuta la obra. Es decir, Floridablanca tendría que aportar una cifra significativa ($33 mil millones), que no creo que el Alcalde la tenga presupuestada. Este es un tema que en el corto plazo no se resolverá. Ahora, este lote se pensó como patio-taller, por lo que seguiremos en el lote del anillo vial. Ese tema está congelado. La opción puede ser rescatar el lote o venderlo.

* ¿Y el Alcalde de Floridablanca qué dice de invertir $111 mil millones?

 Llevo dos meses en el cargo, entiendo que formalmente Metrolínea no ha solicitado los recursos a Floridablanca. Pero creo que antes es necesario resolver el tema del fallo judicial por

* El fallo del Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, emitido el 18 de febrero de 2016, Metrolínea está obligado a cancelar a Urbanas - Estaciones Metrolínea una millonaria compensación por la suspensión de las obras de construcción de la estación de Papi Quiero Piña en Floridablanca. ¿Se pagará?

Debemos resolver cómo pagar ese fallo. Por ese proceso debemos $183 mil millones, mientras que todos los pasivos judiciales suman $217 mil millones. Hoy Metrolínea no tiene recursos para pagar esa cifra monstruosa. Este tema se llevará a la asamblea de accionistas de este martes.

Usted dice que seguirán en el patio taller. Pero respecto a ese lote, ubicado en el Anillo Vial, un juzgado dio una orden de desalojo en un proceso por una deuda de más $3.124 millones por concepto de arriendo de dicho inmueble.

El dinero por ese arrendamiento está en una fiducia. El dueño del predio sí presentó una oferta de arrendamiento y no como se dijo antes en Metrolínea, que ese documento no existía. Tan pronto asumí el cargo me reuní con el propietario, con la idea de que no había propuesta, pero él me muestra todas las cartas sobre el valor del arriendo y su intención de arrendar. Y la vergüenza que pasó. Acordamos un avalúo y la próxima semana definiremos el tema del arriendo.

¿Y el desalojo? Porque existe un proceso.

Nos toca ir con el propietario del lote a la Procuraduría a mirar cómo pagamos los arriendos pasados. El desalojo es contra Estaciones Metrolínea Ltda. El proceso no es contra Metrolínea.
 
Pero allí se estacionan los buses de Metrolínea.

Claro, Metrolínea ocupa ese predio. Se concilió de forma verbal con el propietario y no vamos a salir de ese lote.

Publicidad
Publicada por: JUAN CARLOS GUTIÉRREZ
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.