Miércoles 05 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Los Yukpa que viajaron a Bucaramanga para recuperar una niña

A la capital santandereana arribaron cerca de 30 personas de la comunidad indígena Yukpa con el fin de recuperar a una de sus integrantes. Una niña de un año y medio. Hace dos semanas armaron carpas en el Obelisco de la Novena. El cacique de la comunidad aseguró que no se irán hasta que no recuperen a la pequeña.

Comparta este artículo ›

Fabián Hernández /VANGUARDIA LIBERAL
Sombreros, cestas, carteras y barcos hechos con iraca o nacuma, son algunas de las artesanías que comercializan los indígenas.
(Foto: Fabián Hernández /VANGUARDIA LIBERAL)
Elver Rodríguez /VANGUARDIA LIBERAL
Unas 13 familias se encuentran ubicadas en el Obelisto de la Novena.
(Foto: Elver Rodríguez /VANGUARDIA LIBERAL)

El motivo inicial de su llegada a Bucaramanga, hace unos cuatro meses, fue vender artesanías.

Algunos hombres de la comunidad indígena Yukpa, residentes en la Serranía de Perijá de Venezuela, realizaban viajes a la capital santandereana para vender su mercancía y llevar sustento a sus familias en el vecino país.

Visite nuestro especial: Los rostros del éxodo venezolano

“Ellos vendían todas las cestas y a la semana estaban en Venezuela”, relató Asunción Romero, una de las indígenas Yukpa.

Con el tiempo no solo llegaron a la ciudad los hombres. Poco a poco emigraron sus esposas e hijos, pues como lo narró Asunción, en sus comunidades “no había ni para comprar jabón o comida”.

Las familias que llegaban a Bucaramanga se asentaron en parques como El Centenario. En el día, las mujeres tejían y los esposos salían a ofrecer canastos o sombreros, principalmente.

Pese al buen trabajo de artesanía, llegaron los días en que solo se vendía una canasta o simplemente nadie compraba nada.

Como no alcanzaba el dinero para adquirir alimentos, las mujeres decidieron también salir a vender sus productos.

Vea también: La travesía a pie de los venezolanos para llegar a Bucaramanga

Junto con sus hijos, algunos muy pequeños, se ubicaron en algunos semáforos del centro de Bucaramanga con sus artesanías.

Hace unos dos meses, una niña de año y medio, quedó bajo la protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, debido a las difíciles condiciones en que se encontraba.

La madre, que no habla español, con lágrimas y en su lengua nativa, expresa que no sabe nada de su hija desde esa fecha.

Ante la incertidumbre por su paradero, llegaron más integrantes de la etnia.

“La noticia se supo en Venezuela y ya somos casi 30 personas entre adultos y niños”, expresó Yoleida Romero, indígena Yukpa.

Su intención no es quedarse

En este tiempo, como dicen ellos, “gente buena” los ha dotado con carpas, cobijas y algunos artículos para su subsistencia”.

En el Obelisco de la Novena han adecuado varias carpas y un pequeño fogón de leña.

“No todos tenemos carpa, hay caballeros que no tenemos con qué resguardarnos de la lluvia”, comenta Felipe Romero, indígena Yukpa.

Junto con sus pocas pertenencias está su materia prima: la iraca o nacuma. Con las hojas de esta planta, mujeres y hombres tejen a mano sombreros, cestas para alimentos, carteras y barcos.

“Cada quién sale a buscar el pan de cada día, aquí (en el Obelisco) se quedan las mujeres, niños y el Cacique que representa la etnia”, afirmó Romero.

Con lo que venden van comprando alimentos para cocinar en el fogón de leña. También reciben ayudas como comida, pan y agua que les donan fundaciones, vecinos y transeúntes.

Tanto el Cacique como los líderes de la comunidad aseguran que son viajeros y que su intención no es quedarse en Bucaramanga.

“Pedimos que nos compren las artesanías para poder irnos. Y la niña, no nos vamos a ir sin la niña”, sentenció Romero.

Le puede interesar: Por medio de estas fundaciones en Bucaramanga usted puede ayudar a los migrantes venezolanos

¿Qué dice el icbf?

Desde el año pasado el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Seccional Santander, ha realizado operativos para acoger a los menores que se encuentran en estado de abandono, desnutrición o sometidos a explotación laboral. Hasta julio de 2018, el Icbf reportó que 23 niños venezolanos se encontraban en la Institución.

Vanguardia Liberal consultó al sobre estos casos al Icbf desde hace dos días. La entidad manifestó que revisarán el tema y se pronunciarán mediante un comunicado en los próximos días.

Publicidad
Publicada por: KATHERINE ESPINOSA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.