Sábado 08 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

“¡Qué peligro esas puertas automáticas de Metrolínea!”

Aunque Metrolínea asegura que realiza el debido mantenimiento, Vanguardia Liberal recibió quejas de usuarios por desperfectos en los mecanismos de las puertas corredizas de las estaciones del Sistema Integrado de Transporte Masivo, Sitm, de Bucaramanga.

Comparta este artículo ›

Archivo /VANGUARDIA LIBERAL
El mecanismo de estos portones corredizos tiene problemas de sincronización con el arribo y partida de buses, por lo que en numerosas ocasiones las puertas permanecen abiertas. Además de exponer a los usuarios al riesgo de sufrir alguna caída a la vía, tal falla también genera problemas para el abordaje y el descenso de los pasajeros, debido a que se cierran de forma inesperada.
(Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)
Suministrada /VANGUARDIA LIBERAL
Como resultado de dichos ataques cometidos contra la infraestructura del Sitm, este año se han tenido que remplazar 11 puertas corredizas y 12 vidrios en estaciones. Tales daños ya suman más de $35 millones, según cifras de Metrolínea.
(Foto: Suministrada /VANGUARDIA LIBERAL)
José Luis Pineda /VANGUARDIA LIBERAL
Esta imagen se captó en la Estación Lagos, a mediados de la presente semana. Tal desperfecto en las puertas también facilita que los avivados se cuelen en el Sistema.
(Foto: José Luis Pineda /VANGUARDIA LIBERAL)

Aunque se deberían accionar de forma automática con el arribo y partida de cada bus, algunas puertas corredizas en estaciones de Metrolínea en la actualidad registran frecuentes fallas. Los usuarios denuncian que no abren ni cierran de forma correcta.

Los desperfectos en el funcionamiento de tal mecanismo generan preocupación en los usuarios. Se quejan del riesgo que existe por posibles caídas de los pasajeros a la vía desde las plataformas, pues en muchas ocasiones dichos portones permanecen abiertos sin que sea el momento del abordaje a los buses.

Lea también: Estaciones de Metrolínea son nuevamente ‘blanco’ de ataques

Alexánder López, usuario del Sitm con dificultades visuales y miembro del Comité Municipal de Discapacidad de Bucaramanga, relató a Vanguardia Liberal cómo recientemente por poco sufre un serio accidente en una estación de Metrolínea.

“Iba para Piedecuesta. Esperaba la ruta T3 en la estación La Rosita. En este lugar el sistema que abre y cierra las puertas no está funcionando bien. Ese día me acerqué a esperar el bus cuando sentí que se me fue el bastón. Casi me voy al vació”, contó López.

“¡Qué peligro!”

Líderes cívicos, como el Edil José Parra, denuncian que han presenciado sucesos similares como el vivido por Alexánder. El líder comunal agregó que esta falla en las estaciones de Metrolínea genera riesgo por caídas para la población infantil y para aquellas personas que están algo distraídas.

“Este mal funcionamiento tiene en riesgo la seguridad ciudadana de quienes nos movilizamos en este sistema público de transporte”, enfatizó el veedor ciudadano.

Lea también: Mintransporte ayudaría a desenredar portal de PQP en Floridablanca

De hecho, en el trabajo de campo realizado, en compañía de este Edil, algunos de los usuarios aseguraron que sufrieron golpes por el accionar “descontrolado” e “inesperado” de estos portones.

“La otra vez una puerta me rompió un zapato porque se abrió de sorpresa. De la fuerza casi me tumba”, dijo una pasajera que prefirió la reserva de su identidad.

Parra, quien además es usuario frecuente de Metrolínea, afirmó que el riesgo en mención se hace más exponencial en las denominada horas 'pico', cuando las estaciones presentan una gran afluencia de ciudadanos.

“Al llegar los buses muchos usuarios se empujan, buscando subir de primeros. En cualquier momento alguien puede caer de la plataforma a la vía y ser atropellado. ¡Qué peligro esas puertas!”, señaló este veedor.

Obstáculo para abordar

En el recorrido realizado por Vanguardia Liberal se pudo observar que, prácticamente, en todas las estaciones de Metrolínea existen momentos en que las puertas permanecen abiertas o no cierran. Este problema es aún más evidente en los ‘mini terminales’ ubicados en las carreras 27 y 33.

Además del peligro latente, tal desperfecto también genera inconvenientes al momento de descender y de abordar un bus. Como registran varios videos, en repetidas ocasiones estos portones impiden la salida o el ingreso de pasajeros desde y hacia los buses.

Cuando esto ocurre, los mismos usuarios deben presionar el botón de emergencia para que las puertas se abran y así lograr hacer tránsito.

¿Qué dice Metrolínea?

Laura Rodríguez, gerente de Metrolínea, aseguró que la empresa realizó un contrato este año para garantizar el correcto funcionamiento de dichos portones. Dijo que este mantenimiento se extienderá hasta diciembre próximo. “Sumando el valor del mantenimiento preventivo ($142 millones) y la disponibilidad para mantenimiento correctivo, el contrato total fue por $256 millones”.

“Este contrato incluye el mantenimiento de puertas y de los dispositivos electrónicos de estaciones y buses”, agregó la funcionaria.

De acuerdo con lo indicado por Rodríguez, a algunos usuarios les falta tener más atención y mayor cuidado al momento de usar los terminales del sistema de transporte.

“Las personas deben tener auto cuidado. Además de las deficiencias que existen y que nos corresponde arreglar, también hacemos un llamado a la comunidad para que se cuide a sí misma”, concluyó la Gerente de Metrolínea.

La Gerencia de Metrolínea, a cargo de Laura Rodríguez, hizo un llamado a la ciudadanía para tener mayor cultura y civismo en el uso de los buses y estaciones que hacen parte del Sitm.

Refiriéndose a las puertas corredizas, la Gerente citó un ejemplo de los comportamientos indebidos que tienen algunos usuarios: “La gente le mete el pie y las traba…”.

Para reparar en el menor tiempo posibles daños que presenten dichos portones y mejorar el servicio prestado, la funcionaria invitó a los ciudadanos a reportar tales averías. “Tenemos un mecanismo para las reclamaciones. Los usuarios lo pueden hacer a través de derechos de petición, indicando cuándo y en qué estación le sucedió, para hallar soluciones”.

Falta cultura y civismo

La Gerencia de Metrolínea, a cargo de Laura Rodríguez, hizo un llamado a la ciudadanía para tener mayor cultura y civismo en el uso de los buses y estaciones que hacen parte del Sitm.

Refiriéndose a las puertas corredizas, la Gerente citó un ejemplo de los comportamientos indebidos que tienen algunos usuarios: “La gente le mete el pie y las traba…”.

Para reparar en el menor tiempo posibles daños que presenten dichos portones y mejorar el servicio prestado, la funcionaria invitó a los ciudadanos a reportar tales averías. “Tenemos un mecanismo para las reclamaciones. Los usuarios lo pueden hacer a través de derechos de petición, indicando cuándo y en qué estación le sucedió, para hallar soluciones”.

Van nueve ataques este año

Además de las denuncias realizadas por los usuarios sobre el funcionamiento de dichos portones, durante 2018 estos objetos también han sido blancos de ataques efectuados por vándalos.

En lo que va corrido del presente año se han contabilizado nueve atentados contra vidrios y puertas automáticas en estaciones de Metrolínea, de acuerdo con la información suministrada por la entidad.

“Los ataques, que serían sistemáticos, habrían sido cometidos con pistolas de balines desde vehículos en movimiento, de acuerdo con las versiones recogidas por el esquema de seguridad de Metrolínea”, informó la empresa.

Aunque la Policía está tras la pista de los responsables, hasta el momento no existe ningún detenido.

Publicidad
Publicada por: JOSÉ LUIS PINEDA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.