Miércoles 29 de Agosto de 2018 - 06:33 PM

Palomas en Santander: las aves que conviven en armonía con el hombre

Las palomas son tal vez las aves que más fácilmente se han adaptado a la presencia del hombre a lo largo de los años, lo que les ha permitido vivir con él de manera armoniosa. Gracias a la belleza de sus alas, colores, tamaños y gran variedad de especies, se han ganado un lugar en los espacios urbanos más importantes de las grandes ciudades del mundo.

Comparta este artículo ›

Las palomas que viven en libertad tienen un promedio de vida de 6 años y sus causas de muerte están relacionadas generalmente con complicaciones de su sistema.
Aunque existen registros de 308 especies, estas aves pertenecen a la misma familia: Columbidae.
Son fáciles de identificar gracias a su pico, que se caracteriza por ser relativamente débil, negro, no muy largo y en la parte superior resalta una montura blanca.
Los adultos llegan a pesar entre 280 y 360 gramos, mientras que su tamaño oscila entre los 25 y 40 centímetros.
La mayoría de palomas son de color gris, pero también destacan algunas plumas con iridiscencias verdes y violetas. Otras, tienen su plumaje totalmente blanco o café.
De las 308 especies que existen en todo el mundo, en Santander se registran 16 de ellas, las cuales están distribuidas tanto en zonas rurales como urbanas.
La alimentación de las palomas está conformada principalmente de granos y pequeñas frutas. Aunque muchas de ellas, especialmente las que viven en zonas urbanas, se alimentan de lo que les provee el hombre.
Si bien la mayoría de ellas están acostumbradas a la presencia del hombre, algunas solo pueden vivir en zonas boscosas y no en áreas intervenidas.
La Columba Livia, más conocida como la ‘paloma de iglesia’, es una de las más famosas en Colombia, pese a no ser un ave autóctona, pues fue introducida hace años y ella se adaptó rápidamente.
Su reproducción se da durante todo el año. Construyen sus nidos en zonas boscosas o, incluso, en ventanales y campanarios y pueden poner en promedio tres huevos cada mes.
Los gavilanes, gatos y aves que atacan los huevos son algunos de sus depredadores, cuyo trabajo ayuda a controlar las poblaciones de palomas en zonas urbanas.
Este tipo de aves se encuentran en la zonas altas, medias y las relativamente bajas.
Los expertos recomiendan no alimentarlas para evitar que se vuelvan dependientes y su poblaciones crezcan de manera descontrolada.
Las palomas representan el más claro ejemplo de domesticación de animales silvestres, al igual que las gallinas.
Las palomas son aves pacíficas pero es recomendable evitar el contacto con ellas, pues contienen algunas bacterias en su cuerpo o en las heces.

Las palomas son uno de los pocos grupos de aves que se encuentran en todo el mundo, excepto en las zonas nevadas, debido a que han migrado de manera constante hasta alcanzar numerosas poblaciones.

Una de sus más grandes particularidades es que con el paso de los años, dejaron de ser animales silvestres para adaptarse a todo tipo de ambientes, lo que las ha obligado a cambiar algunos de sus comportamientos.

Lea también: Accesorios ecológicos: moda, belleza y cuidado del medio ambiente

Este animal pertenece al orden de los columbiformes, de la familia Columbidae, propia de África y Eurasia.

En la actualidad hay registros de 308 especies de palomas, las cuales se dividen subgéneros.

Le puede interesar: Paso a paso para que siembre sus alimentos en casa

José Gregorio Moreno Patiño, uno de los ornitólogos más reconocidos de la Universidad Industrial de Santander, UIS, contó algunas de las particularidades de estas aves.

Publicidad
Publicada por: VALESCA ALVARADO RÍOS
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.