Lunes 26 de Marzo de 2018 - 04:04 AM

Las barreras que las personas en situación de discapacidad enfrentan en Bucaramanga

Acompañamos a un joven que debe movilizarse en silla de ruedas por algunas calles de Bucaramanga. Comprobemos el tortuoso camino que él debe asumir todos los días.

Comparta este artículo ›

Movilizarse por la capital santandereana no es fácil, pero es más complicado para los ciudadanos con discapacidad. La verdad es que ni las aceras ni las vías están habilitadas para que ellos puedan transitar tranquilos y seguros.

Le puede interesar: ¿Cuáles son las principales quejas de los pacientes contra las EPS en Bucaramanga?

La razón: la infraestructura de Bucaramanga solo les presenta barreras y obstáculos. El asunto no es solo con los andenes y las calles; también en las entradas de las edificaciones hallan dificultades que bloquean sus ingresos o salidas.



Y al igual que el resto de la población, ellos también deben esquivar los vendedores ambulantes que invaden el espacio público con sus puntos de expendio ilegales. Lo propio les pasa con las motos y los carros mal parqueados.

Las barreras físicas también incluyen escalones y curvas que les bloquean a estas personas las entradas a los escenarios públicos.



Para Andrey Ortega, quien se refugia en un hogar de minas antipersonales situado en la carrera 9 con calle 41, salir o entrar de su vivienda es un viacrucis: “Cada día me enfrento a una urbe con estructuras que no fueron pensadas para personas con nuestra condición; es decir, que debemos desplazarnos sobre sillas de ruedas”.

Lea también: 225 medicinas a menor precio, alivio para pacientes del sistema de salud colombiano

Él dice que le toca transitar todos los días con dificultad y exponerse a un accidente. Vanguardia Liberal hizo el recorrido junto a él durante un día normal y pudo comprobar el riesgo al que se expone Andrey.



Aunque este joven ha logrado defenderse y a ser independiente para movilizarse, sí considera que los innumerables huecos que hay en el pavimento, la falta de rampas, así como los conductores que no respetan al peatón, son sus peores ‘enemigos’.

Además, “muchas de las pendientes de los andenes no cumplen con la inclinación establecida en la norma, lo que hace más compleja nuestra circulación”.

Es cierto: el 72 % de las aceras de Bucaramanga está por debajo de la norma. Es más, se debe decir que el 28 % restante escasamente se mantiene en los 2 metros o solo conserva unos cuantos centímetros de más.



Mientras la ley para una ciudad como la nuestra establece que un andén debe tener como mínimo 2 metros de ancho, en Bucaramanga 31 % tiene menos de 1,2 m. y el 41 % conserva dimensiones que oscilan entre 1,3 m. y 1,8 m.

Y eso que en este informe solo mencionamos el tema de la infraestructura vial. Porque, a decir verdad, hay que ver el drama que para ellos se presenta en oficinas y entidades oficiales donde a la hora de recibir atención no cuentan con ayudas ni con expertos en el lenguaje de señas -para el caso de personas sordas- y otros insumos necesarios.



Vale aclarar que en nuestra ciudad hay aproximadamente 7 mil 500 personas que deben movilizarse a través de sillas de ruedas.

Naturalmente, la población en situación de discapacidad es mayor e incluso supera la cifra de 25 mil ciudadanos, quienes a diario luchan por su derecho a contar con una Bucaramanga incluyente, que los acoja y les brinde las oportunidades de llevar una vida con igualdad de condiciones.

Lea también: ‘Meterán en cintura’ en Bucaramanga a quien adecúe andenes como parqueaderos

Publicidad

Publicada por: EUCLIDES KILÔ ARDILA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.