Martes 10 de Abril de 2018 - 09:20 AM

Peleas y descontento en jornada de reubicación de vendedores ambulantes de Bucaramanga

Desorden e improvisación, estas son las palabras con las que algunos vendedores informales han calificado la idea de la Alcaldía de Bucaramanga de reubicarlos en tres parques de la capital de Santander.

Comparta este artículo ›

En la primera jornada de censo para reubicar a los vendedores ambulantes ha sido constante el desorden por parte de la Administración de Rodolfo Hernández y el descontento por parte de los vendedores informales.

Así lo asegura Jhan Carlos Rojas, trabajador informal del centro de Bucaramanga, quien desde antes de las 8:00 de la mañana llegó al Parque Centenario para recibir información sobre el nuevo plan de la Alcaldía.

"Nos han dicho muy poco y nos hacen ir del Centenario al parque de la Quebrada Seca con 15. Vine a ver qué era el plan y voy a apoyarlo hasta que me vaya mal en ventas, porque si no vendemos con la idea que tiene el Alcalde, pues volvemos a donde estamos, a la calle”, comentó Rojas a Vanguardia.com

Vea también: Así lucían hace medio siglo las ventas ambulantes en el parque Centenario de Bucaramanga

Los ánimos se han ido caldeando pues las cerca de 200 personas que se encuentran en inmediaciones al Centro Cultural del Oriente han recibido poca información y porque la Alcaldía de Bucaramanga sorteará los puestos en los parques, cosa que tampoco agrada a los vendedores.

Vanguardia.com pudo constatar que la Alcaldía de Bucaramanga se ha demorado en comenzar el proceso del censo porque no contaba con el apoyo de la Policía, sin embargo la Policía aseguró que desconoce del plan de la Alcaldía.

Otro de los puntos álgidos en el tema de la reubicación tiene que ver con los sitios que dispuso la Alcaldía para crear un nuevo espacio para los vendedores. El Parque Centenario, Plazoleta de la avenida Quebrada Seca y el Parque Antonia Santos serán los sitios que recibirán a los trabajadores informales.

"No queremos estar en esos parques. Para nadie es un secreto que son focos de inseguridad, venta de drogas y prostitución. Una mamá que necesite una camiseta para su hijo no va a venir hasta el Parque Centenario", comentó Carlos Ortiz, un vendedor ambulante que está en la fila para poder hablar con la Secretaria del Interior de Bucaramanga para expresarle su negativa ante la reubicación.

Antonia Santos, el menos apetecido

La prostitución, indigencia e inseguridad que rodea al Parque Antonia Santos es el argumento principal para que los trabajadores ilegales no quieran ser reubicados en este espacio. La Alcaldía dispuso que 50 vendedores puedan tener su zona delimitada en este sector pero, en el recorrido realizado por Vanguardia.com, se pudo establecer que son menos de 15 los interesados en este Parque.

El plan de la Alcaldía

La secretaria del Interior de Bucaramanga, Alba Navarro, le confirmó a Vanguardia.com que los vendedores tendrán cerca de 600 espacios para el comercio en la Plazoleta de la avenida Quebrada Seca, en el parque Antonia Santos y el parque Centenario.

Navarro explicó que “la reubicación se realizará de manera voluntaria, de acuerdo con lo establecido en reuniones previas con líderes y vendedores. Demarcaremos espacios en los parques nombrados y allí se realizarán las ventas”.

La Alcaldía de Bucaramanga expresó que los puntos operarán entre las 7:00 a.m. y las 7:00 p.m. y contarán con vigilancia de las autoridades, luminosidad, limpieza y espacio para que los vendedores parqueen sus vehículos.

En total, se habilitarán cerca de 294 espacios en la plazoleta de Quebrada Seca, 50 en el parque Antonia Santos y cerca de 220 en el parque Centenario.

La Plazoleta de Quebrada Seca será apadrinada por la Secretaría del Interior de Bucaramanga, el parque Centenario por el Instituto Municipal de Empleo de Bucaramanga, Imebu y el Antonia Santos por el Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público, Dadep.

Le puede interesar: Cinco años después, el despeje de los ambulantes fracasó en Bucaramanga

Ahora tendrán uniforme 

Las autoridades anunciaron que se buscará que todos los vendedores reubicados porten un chaleco,diseñado por la Alcaldía de Bucaramanga, para mantener uniformidad en los sitios establecidos. El valor de estos elementos tendrá que ser asumido por el vendedor.

Además, se buscará que la sombrilla, que se usa para la protección del sol y la lluvia sea similar al diseño de los chalecos, con lo que se eliminaría la popular sombrilla de colores que se observa en las ventas ambulantes.

¿Y quiénes no se acojan a la medida?

De acuerdo con la Alcaldía de Bucaramanga, habrá dos caminos, el primero, que los vendedores consigan su propio local y se formalicen o se acojan a alguna de las alternativas propuestas en los parques.

Lea también: Bumangueses sienten que cada día que pasa ‘pierden más espacio público’

Sin embargo, para quienes no se acojan a las ofertas, se les aplicará el Código de Policía, en donde recibirán una multa económica y en el peor de los casos se les destruirá la mercancía.

Publicidad

Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA.COM
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.