Lunes 16 de Abril de 2018 - 04:05 PM

Vendedores informales regresaron a las calles de Bucaramanga por "incumplimientos"

Vendedores informales advierten que la Alcaldía de Bucaramanga les incumplió con lo prometido para su reubicación en los parques Centenario y Antonia Santos, así como en la plazoleta de la carrera 15 con Quebradaseca. Por eso algunos ya retornaron a las calles y otros amenazan con hacerlo.

Comparta este artículo ›

Comerciantes informales de Bucaramanga afirmaron que la medida que tomó la Administración Local les ha perjudicado, pues no se les cumplió lo que se les prometió la semana anterior.

El pasado martes, el gobierno de Rodolfo Hernández situó a vendedores informales de Bucaramanga en los parques Centenario y Antonia Santos, y en la plazoleta del intercambiador de la carrera 15 con avenid Quebradaseca. Esta medida duraría al menos cuatro meses, mientras se implementa un Plan Maestro de Espacio Público, dijo la Alcaldía.

Le puede interesar Peleas y descontento en jornada de reubicación de vendedores ambulantes de Bucaramanga

Sin embargo, varias de las personas que fueron favorecidas con la asignación de puestos en estos lugares ya abandonaron esos puntos porque consideran que faltan mejores condiciones para permanecer allí. Los pocos que quedan afirman que si no les dan una pronta solución protestarán e igualmente retomarán sus actividades en las calles de Bucaramanga.

Javier Antonio Velásquez es un vendedor ambulante de Bucaramanga. Desde hace 10 años se ubicaba sobre la carrera 15 entre calles 33 y 34. Cuenta que funcionarios de Espacio Público lo convencieron de trasladarse o de lo contrario le interpondrían comparendos y le decomisarían su mercancía. "Las autoridades nos tratan como delincuentes. Los pobres no estamos protegidos por nadie, los vendedores somos los más despreciados", reniega.

Lea también: Debate ciudadano por regreso de ventas ambulantes al parque Centenario

El hombre fue reubicado en la Plazoleta de la carrerea 15 con Avenida Quebradaseca. Opina que no es un lugar adecuado para esa labor y pide que les cumplan lo prometido.

Velásquez cuenta que el dinero que conseguía de la venta de zapatos en inmediaciones de la Plaza de Mercado de Bucaramanga era suficiente para alimentar a su familia. Ahora se queja porque en su nuevo lugar de trabajo "las ventas están muy muertas. No hago ni para mí".

Robinson Piragauta, otro vendedor que se trasladó junto a Javier Velásquez, vive un drama similar. Solía vender carteras, billeteras y forros para celular entre las carreras 17 y 18, así obtenía recursos para mantener a sus dos hijos y esposa. Pero desde que se puso en marcha la iniciativa de la Alcaldía sus ingresos disminuyeron considerablemente. "Nuestras ventas están destrozadas. Hoy no he hecho ni para una sopa".

Lea también: Vendedores informales piden ser reubicados en antigua sede del TIA de Bucaramanga

Antes de trasladarse al lugar señalado por la Alcaldía de Bucaramanga, Piragauta vendía entre $30 mil y $45 mil diarios, ahora  sus ventas no superan los $10 mil. "El martes solo vendí $5, el miércoles no vendí nada".

Piragauta asegura que esta situación se debe a que la plazoleta es un lugar poco frecuentado por los bumangueses. "No pasa un alma. ¿Cómo van a pasar dos calles con el riesgo de que un vehículo los atropelle?

Vea también: Así lucían hace medio siglo las ventas ambulantes en el parque Centenario de Bucaramanga

Malas condiciones

Además, los vendedores se quejan de las malas condiciones que tienen en ese lugar, pues ni siquiera hay acceso a baños ni carpas para protegerse del sol y la lluvia, por lo que la mayoría decidió volver a las calles. "Nos dijeron que nos iban a dar carpas. Puros engaños. Estamos recibiendo bastante sol, agua y desprestigio", afirmó Piragauta.

Luz Stella Cifuentes, afirma que sus compañeros han hecho frente a las condiciones del clima, pero solicita al alcalde Rodolfo Hernández "que se ponga la mano en el corazón y adecúe el sitio para que la gente quiera llegar, donde puedan caminar con tranquilidad. Necesitamos un CAI móvil y baños".

Entre las peticiones que los comerciantes informales hacen a la Alcaldía de Bucaramanga está que los reubiquen en lugares con buen flujo de compradores, por ejemplo las instalaciones donde se ubicaba el almacén Tía o que se adecúe la plaza San Mateo.

Le puede interesar: Cinco años después, el despeje de los ambulantes fracasó en Bucaramanga

'En la olla'

En el parque Centenario, se vive una situación parecida. Allí los vendedores como María Isabel Flórez respiran todo el tiempo el olor a marihuana y denuncia amenazas hacia sus compañeros. "Nos dicen que si no desalojamos nos van a hacer daño, a robar plante y a apuñalar".

María Isabel aseguró que día a día vive esa situación, por lo que muchos prefirieron arriesgarse a ser perseguidos por las autoridades que continuar en el parque. "Es un expendio de drogas, está lleno de viciosos. Vienen todas las ratas a repartirse lo que roban y el CAI no hace nada. Es mentira que hay control y vigilancia. Del desespero ya estamos pensando en protestar en las calles. Quisimos acogernos a algo, pero nos dieron lo peor. Nos mandaron fue para la olla".

Ante esta situación, Flórez aseguró que esperan un solución pronta, pues las familias tienen necesidades que deben suplir a diario. "La gente no se puede parar en un parque donde no vendan nada en todo el día. En las familias hay niños, se debe pagar arriendo y servicios. No podemos quedarnos acá. Estamos llevando del bulto".

Lea también: Bumangueses sienten que cada día que pasa ‘pierden más espacio público’

Publicidad
Publicada por: JOHN ARIAS
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.