Bucaramanga | Vanguardia.com
Septiembre 29, 12:01 am
Una mujer, propietaria de un restaurante ubicado en la carrera 33 con calle 52, denunció ayer que vándalos que participaron en la marcha de la UIS le destrozaron el negocio, amenazaron a una de sus empleadas con un arma blanca e incluso intentaron secuestrar a un bebé.