El drama de una comunidad que perdió su escuela en Floridablanca | Floridablanca | Vanguardia.com
Miércoles 13 de Septiembre de 2017 - 12:56 PM

El drama de una comunidad que perdió su escuela en Floridablanca

Comparta este artículo ›

La escuela primaria de la vereda El Mortiño en Floridablanca está abandonada y en grave deterioro. A pesar de que los estudiantes fueron trasladados, los habitantes piden que se recupere el edificio, pues es patrimonio de la comunidad.

Hace más de 50 años, la comunidad de la vereda El Mortiño en Floridablanca construyó una escuela, ubicada en el kilómetro 18 de la vía Bucaramanga-Cúcuta, con el objetivo de brindar atención educativa a la población infantil de la zona. Durante los primeros años de funcionamiento, la institución fue un internado y allí se dictaban clases hasta el grado noveno de secundaria.

Sin embargo, con la entrada en funcionamiento del Instituto Agropecuario Gustavo Duarte Alemán, las escuelas veredales se convirtieron en sus sedes y estos centros  pasaron a ofrecer solo grados de primaria. El Mortiño fue una de esas.

De acuerdo con Nohora Peñaloza, habitante de El Mortiño y miembro de la Asociación de Juntas de Acción Comunal, Asojuntas, debido a la ampliación de la calzada en ese sector, la escuela sufrió serios deterioros por su ubicación cerca de la construcción. “Hace un año y medio la escuela fue declarada en alto riesgo (por la Alcaldía) y los 28 niños se los llevaron a la nueva escuela del kilómetro 12”.

Para Nohora y la comunidad de El Mortiño, el problema de llevarse a los niños a una escuela ubicada a seis kilómetros de distancia radica en la incertidumbre por el transporte, pues a pesar de que en este momento el Municipio brinda una ruta escolar que hace el trayecto ida y regreso, temen un recorte de presupuesto que lleve a la suspensión de este servicio.

“La escuela del kilómetro 22, donde llevaron a los niños, también está en alto riesgo, pero allá no la dejaron cerrar porque saben cómo es el cuento del transporte. Cuando entra una nueva administración a la Alcaldía, los niños duran dos o tres meses sin transporte. Si mantenemos nuestra escuela en buen estado, dispondremos de ella en el momento en que la necesitemos”, comenta Nohora Peñaloza.

Lea también: ¿Qué pasará con el colegio a punto de colapsar en Santander?

Más que una escuela abandonada

La escuela veredal de El Mortiño no solo funcionaba como centro educativo para los niños de primaria. Alrededor de esta se desarrollaban decenas de actividades religiosas, deportivas, lúdicas y servía como el centro de votación en época de elecciones. Es el patrimonio que sus antepasados les dejaron y que con mucho esfuerzo construyeron.

Debido al sellamiento del edificio, nadie puede entrar a realizar labores de limpieza o remoción de maleza y escombros. El deterioro de la escuela es evidente y los pobladores temen que la estructura se debilite y finalmente se derrumbe.

Es por eso  le solicitan al alcalde Héctor Mantilla una solución pronta a la situación de su escuela. Específicamente desean conocer el estado jurídico del predio, para a partir de allí tomar decisiones que lleven a la intervención y recuperación del terreno.

“Cuando se llevaron a los niños a la otra sede, la Alcaldía no la quiso recibir la escuela porque está muy deteriorada, pero tampoco se la dan a la comunidad para aprovecharla”, expresa Nohora.

Según comentan los pobladores, las consecuencias de la clausura de la escuela no solo radican en la desaparición de un espacio comunal. Existe temer que este predio se convierta en un foco de enfermedades por cuenta de la proliferación de roedores, zancudos y otros insectos.

¿Cuáles son los proyectos para mantener la escuela abierta?

Los líderes comunales plantearon, desde el momento en que se clausuró la institución de El Mortiño, una serie de proyectos con el fin de mantener las puertas de la escuela abiertas. Uno de ellos es la creación de un hogar de Bienestar Familiar, para que muchas de las madres campesinas de la vereda lleven a sus hijos mientras ellas van a sus trabajos.

Otro de los proyectos propuestos para la escuela, además de tenerla lista y a disposición de los niños cuando no haya transporte que los lleve al kilómetro 12, es la apertura del bachillerato para adultos que deseen validar.

Son tantas las intenciones de hacer cosas buenas con ese lote, pero no podemos porque la Alcaldía no nos la entrega. Nadie es el dueño, pero tampoco se lo dan a la comunidad. Acá vinieron delegados de la Secretaría de Infraestructura a tomar fotos, pero no dijeron nada.”, cuenta la señora Peñaloza.

Le puede interesar: Denuncian que tienen que caminar entre 1 y 2 horas para ir a su colegio en Santander

La Alcaldía dio un veredicto desalentador

El secretario de Infraestructura de Floridablanca, Édgar Jesús Rojas, le aseguró a Vanguardia.com que efectivamente decretaron el sellamiento de la escuela en la vereda El Mortiño debido al deterioro de la planta física y el riesgo que representa mantener sus puertas abiertas. No obstante, aclaró que de su despacho no depende el futuro de la escuela, y que esa responsabilidad está asignada a la Secretaría de Educación.

“Hicimos una evaluación técnica de la infraestructura con el objetivo de tener una base de información para en el momento en que se defina el futuro de ese predio. Estoy  a la espera de lo que me diga la Secretaría de Educación. Dependo de ellos”, afirmó el secretario Rojas.

Al consultar con el secretario de Educación, Juan Carlos Ostos, por la responsabilidad en las decisiones respecto a esta escuela, declaró que evaluaron la conveniencia de mantener e invertir recursos para la recuperación del terreno. La concusión a la que llegaron es que el predio está en alto riesgo debido a un talud que amenaza con caer sobre la escuela.

“Yo entiendo que para la comunidad es un patrimonio y naturalmente quieren mantener la escuela abierta, pero precisamente trasladamos a los niños a otro lugar para evitar tragedias y si sería irresponsable de nuestra parte abrirla nuevamente”, explicó Juan Carlos Ostos.

De igual manera, el funcionario señaló que, por lo menos para educación, no realizarán ninguna inversión en ese predio. El comité de gestión del riesgo municipal emitió un concepto donde alerta que la edificación puede colapsar en cualquier momento, y determinaron que lo más conveniente y seguro es sellar la escuela.

Juan Carlos Ostos se comprometió como secretario de Educación a garantizar el transporte escolar para los niños de todas las veredas y brindarles todos los servicios que sean necesarios para que no falten a sus clases.

Publicidad
Publicada por: Daniel Ávila León
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.