Sábado 11 de Febrero de 2017 - 11:41 AM

La Iglesia Católica está nuevamente en la mira por pederastia

Las recientes afirmaciones de la Arquidiócesis de Cali, que aseguró que los responsables de los abusos sexuales de los niños es culpa de los padres, por dejarlos solos con el sacerdote, dejó nuevamente a la Iglesia bajo la lupa por casos de pederastia.

Comparta este artículo ›

ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL
La Iglesia Católica está nuevamente en la mira por pederastia
(Foto: ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL)

El prestigio de la Arquidiócesis de Cali está en juego por un caso de violación de menores. Se trata del expediente del sacerdote William de Jesús Mazo, condenado a 33 años de cárcel por el abuso sexual de cuatro niños la capital del Valle. El acto no ha sido lo más repudiado por la ciudadanía.

A medida que pasan las horas se van conociendo más detalles sobre el caso. Elmer José Montaña, abogado de las familias de los menores, denunció que monseñor Darío Monsalve, arzobispo de Cali, le ofreció dinero para que no representara a las víctimas. De hecho, dijo que la Arquidiócesis amenazó a los familiares de las víctimas con “irse al infierno” si seguían con el proceso jurídico.

Lea también: Obispo en Colombia culpó del abuso sexual a los padres de niños víctimas

Tras conocer estas denuncias, monseñor Darío de Jesús Monsalve convocó una rueda de prensa en la Conferencia Episcopal. Según él, en ningún momento la Iglesia le ofreció honorarios para dejar de representar a las familias.

Frente a los reclamos de las familias, Monsalve dijo que no está de acuerdo con que busquen una indemnización porque entonces comenzarían a llegar muchas familias a pedir “lo mismo” por ser víctimas indirectas. A juicio de Monsalve, este escenario es insostenible económicamente para la Arquidiócesis.

Sobre la indignación que ha generado la postura jurídica de la Arquidiócesis, Monsalve precisó que el abogado que delegaron “cita el Código Civil que habla de la responsabilidad de los padres en estos casos, no se está diciendo son culpables, sino que también tienen responsabilidades”.

Iglesia en la mira

El escándalo en la Arquidiócesis de Cali ocurre en un momento crítico para la Iglesia Católica en el mundo. Cinco días atrás, portales noticiosos del mundo revelaron que al menos 1.880 curas de Australia están involucrados en el abuso sexual de 4.440 niños. Las cifras las entregó la Comisión Real, máxima instancia de investigación del país. Los datos, dijeron, comenzaron a recolectarlos en 2013.

Lea también: El Papa admite que hay corrupción en el Vaticano

Tras el escándalo que generó el caso del sacerdote Mazo, la Arquidiócesis emitió un comunicado señalando que “rechaza de forma tajante cualquier hecho que afecte a los menores de edad en su integridad sexual (...) Los actos delictivos cometidos por miembros de la Iglesia no solo deben ser denunciados ante las autoridades civiles, sino que éstos son de exclusiva responsabilidad de quienes los cometen”.

Para Efraín Torres, representante a la Cámara y autor del acto legislativo que busca establecer la cadena perpetua en Colombia, la Iglesia debe tomar medidas contundentes: “Es muy grave que se sigan protegiendo violadores detrás de las costumbres, la posición social o las instituciones; el mismo Papa Francisco pidió cero tolerancia con los pederastas dentro de la iglesia”.

Lea también: Iglesia italiana pidió perdón por sacerdote que organizaba orgías en su parroquia

Para la congresista Ángela Robledo, la Arquidiócesis no actuó de la manera correcta en este caso: “una situación como esta es revictimizante, sobre todo la argumentación de este abuso al equiparar la culpa a los padres. Es una argumentación que aparte de ser revictimizante es infame”.

Las indemnizaciones

Frente al factor “económico” mencionado por monseñor Monsalve, Robledo señaló que en 2015 la Corte condenó un caso de pederastia por parte del sacerdote Luis Enrique Duque en Tolima. En esta ocasión, debieron pagar 1.300 millones de pesos a las víctimas.

En medio de la batalla jurídica, los familiares de las víctimas anunciaron un plantón el próximo 1 de marzo en frente de la Arquidiócesis , siete días antes de que Monsalve presente su defensa ante los jueces.

El abuso contra los cuatro niños se presentó en 2009. El párroco de la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria del barrio Alfonso Bonilla Aragón, William de Jesús Mazo, fue denunciado en ese entonces por abusar de los menores y pedirles su silencio a cambio de regalos o dinero. La captura de Mazo se dio en el 2010, tras la denuncia de la madre de uno de los menores. En este barrio, la mayoría de madres son cabeza de familia.

Publicidad
Publicada por: COLPRENSA, Medellín
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.