Martes 11 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Los pilos, al tablero por las dificultades en la financiación del programa

Ante el anuncio del actual Gobierno sobre la desfinanciación de “Ser Pilo Paga”, se plantean varias alternativas que permitan que jóvenes de escasos recursos puedan acceder a carreras universitarias.

Comparta este artículo ›

/ VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: / VANGUARDIA LIBERAL)

*Luis hace parte de los miles de jóvenes que se esforzaron para sacar un buen promedio en las pruebas Saber cumplidas en agosto pasado y que sería su boleto de entrada a una universidad del país.

Sin embargo, para Luis el panorama ahora se torna incierto con el anuncio del actual presidente de Colombia Iván Duque de hacer un ajuste al Programa ‘Ser Pilo Paga’, ante la falta de recursos.

Este Programa ha sido la alternativa para miles de jóvenes de escasos recursos de acceder a una carrera profesional y así darle un giro a su vida, como le sucedió a Álvaro Rodríguez, quien cursa sexto semestre de Comunicación Social en la Universidad Autónoma de Bucaramanga, gracias a esta beca.

Álvaro Rodríguez vivía con su familia en Barbosa, Santander, y tras obtener un buen puntaje pudo acceder a la Universidad y hace parte de los 159 jóvenes que en 2018 ingresaron a la Universidad Autónoma de Bucaramanga.

“Ser Pilo Paga”, así suene a palabras de cajón, dice Rodríguez “me cambió la vida porque me dio la oportunidad de estudiar una buena carrera, porque siempre teníamos el limitante del dinero. Además, también cuento con una ayuda para el sustento, que es un subsidio de sostenimiento semestral de cuatro salarios mínimos”.

Estudiantes en la Unab

Hasta la fecha en la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, hay 1.562 estudiantes del programa “Ser Pilo Paga”, una iniciativa del Gobierno Nacional que fue lanzada en 2014, con el fin de dar acceso a la educación superior a cerca de 40 mil jóvenes de escasos recursos con excelentes resultados académicos.

Sin embargo, el panorama podría cambiar con el anuncio la semana pasada de la Ministra de Educación, María Victoria Angulo, en el sentido de que “Ser Pilo Paga” está desfinanciado y faltan dos billones de pesos para que los estudiantes puedan concluir sus estudios en las mejores universidades del país.

Sobre este panorama, Alberto Montoya Puyana, rector de la Unab, precisó “somos conscientes que el programa SPP tiene bondades y deficiencias, las cuales se han ido enderezando por el camino, pero el programa en su esencia no es malo per se”, y sobre los mencionados anuncios de cambio hechos por el actual Gobierno, “no estaría de acuerdo con la propuesta de que los recursos sean dirigidos únicamente para irrigar a las universidades públicas. Se ha visto que, en muchos casos, estos recursos no se administran de la forma más eficiente que se quisiera”.

Montoya Puyana precisó que es necesario “que que se haga un análisis sobre, a largo plazo, cuánto le sale costando al Estado un estudiante en una universidad pública vs. una universidad privada”.

Dejar la beca

Sobre la nueva propuesta del Gobierno del presidente Duque, Ignacio Mantilla exrector de la Universidad Nacional, precisó “el programa ‘Ser Pilo Paga’ como existe debe acabarse; no debe desaparecer, sino modificarse para buscar un programa más equilibrado que permita su sostenibilidad que es la razón por la cual el actual programa termina. Debe mantenerse un programa de becas más equilibrado, considero que es necesario hacerle unas modificaciones y lo más importante no es entrar en la disociación y polarización entre universidades públicas y privadas, sino que tanto públicas como privadas deben contribuir, pero partiendo de un principio fundamental que cada ‘Pilo’ debe costarle lo mismo al Estado, no podemos tener unos de primera y otros de segunda, sino que cada vez que se fije el monto que va a recibir cada estudiante para su programa y si la matrícula cuesta más, la universidad que lo recibe debe hacer un aporte adicional, es decir, debe financiar lo que falta, y en caso de que el programa en la Universidad Pública cueste menos, ese dinero se convierta en un ahorro para el estudiante para que sea utilizado en un posgrado”.

Asimismo, Mantilla explicó que los inconvenientes en temas económicos es porque mientras las universidades públicas están formando actualmente a cerca de 600 mil estudiantes de posgrado que cuestan cerca de 3 billones de pesos, el Estado invirtió cerca de un billón de pesos para la formación de cerca de 40 mil estudiantes que hacen parte de “Ser Pilo Paga”.

*Nombre cambiado.

En cifras

Hasta 2017 se habían adjudicado 31.971 cupos para Pilos de 990 municipios de todo el país. En la Universidad Autónoma de Bucaramanga, hasta la fecha hay 1.562 estudiantes de Ser Pilo Paga, que han ingresado de la siguiente manera: en 2015 599; en 2016 515; en 2017 289 y en 2018 159 en los diferentes programas académicos que ofrece la institución educativa

Para el caso de la Universidad Industrial de Santander, UIS, para el presente semestre se matricularon 73 jóvenes beneficiarios del Programa Ser Pilo Paga en la cuarta edición.

Lo que dice la ministra

Recientemente la ministra de Educación, María Victoria Angulo, hizo oficial la falta de presupuesto, que se suma a las declaraciones de los ministros de las otras carteras y de las diferentes entidades administrativas.

Angulo se comprometió a dos cosas claves. Asegurar recursos para que los ‘pilos’ puedan culminar sus pregrados y edificar un programa de inversión para las universidades públicas que hoy también se quejan de una deuda histórica de más de 18 billones de pesos.

Según datos del Ministerio de Educación, con la cuarta convocatoria que se realizó este año se completó la meta trazada inicialmente de 40 mil beneficiarios del programa ‘Ser Pilo Paga’. Además, incrementó la probabilidad de que un joven de bajos recursos económicos acceda a la educación superior, pasando de 36% a 69%. Del total de los beneficiados del programa, 75% proviene de colegios oficiales, mientras que 1.784 del total son víctimas del conflicto armado.

Publicidad
Publicada por: NELLY VECINO PICO
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.