Lunes 13 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Barcelona remontó la final ante Sevilla

El colombiano Luis Fernando Muriel fue titular con el equipo andaluz y dio la asistencia para el gol de su equipo.

Comparta este artículo ›

EFE / VANGUARDIA LIBERAL
El colombiano Luis Fernando Muriel fue uno de los hombres importantes del Sevilla, pero la suerte no le sonrió para anotarle al Barcelona en la final de la Supercopa de España, la cual se disputó ayer en Marruecos.
(Foto: EFE / VANGUARDIA LIBERAL)
EFE / VANGUARDIA LIBERAL
Messi se convirtió en el jugador con más títulos en la historia del Barcelona con 9 Ligas de España, 8 Supercopas de España, 6 Copas del Rey, 4 ‘Champions’, 3 Mundiales de Clubes y 3 Supercopas de Europa, para un total de 33.
(Foto: EFE / VANGUARDIA LIBERAL)

Un golazo de Ousmane Dembélé y un penalti parado por Marc André Ter Stegen en los instantes finales definieron ayer en Tánger (Marruecos) la decimotercera Supercopa de España del Barcelona, ganador apurado frente al Sevilla (1-2).

Desde el atacante francés y desde el portero alemán, indispensables para la victoria, remontó primero y sostuvo su triunfo después el conjunto azulgrana en un choque competido desde el primer minuto hasta el último, cuando Wissam Ben Yedder falló la pena máxima que habría dirigido el duelo a la prórroga.

Dos estilos enfrentados. No sorprendió la puesta en escena. Ni del Barcelona, diseñado para manejar, jugar y proponer desde la pelota. Ni del Sevilla, replegado en su territorio, preparado al detalle para transformar cualquier imprecisión de su oponente, cualquier robo o en un contraataque fulminante.

No le importó la posesión del equipo azulgrana. No estaba entre sus prioridades, menos aún contra un adversario tan solvente y tan dominador cuando la pelota es suya. Le esperó en su campo para presionarle y ahogarle en tres cuartos; compacto e intenso cuando el juego traspasó la línea en que se determinan los ataques.

Ahí, el Barcelona se sintió un rato incómodo, rodeado, sin un segundo para pensar ni un centímetro para maniobrar en cada uno de sus futbolistas, aunque Messi ni siquiera necesite un milímetro. Esa era la idea del Sevilla, que provocó de inicio el partido que quería, reafirmado además con un veloz 1-0.

En el 9’, al contragolpe, la destreza a la que fio siempre sus pretensiones ofensivas, descubierto atrás el Barcelona, el colombiano Luis Fernando Muriel condujo, regateó, atrajo a los dos centrales y asistió a Pablo Sarabia que mandó un tiro certero.

Un plan y una ejecución perfecta del Sevilla... hasta allá por el minuto 20, cuando ya no era tan efectivo en la oposición.

No necesitó el equipo azulgrana nada especial. Messi cobró un buen tiro libre y el balón le quedó a Piqué para anotar solo.

Reaccionó el conjunto andaluz con un testarazo bombeado al larguero de Franco Vázquez, que repitió después con un disparo desde el borde del área, pero no fue efectivo.

El que sí apareció fue Dembélé, quien soltó un remate espectacular y luego Ter Stegen atrapó el penalti de Ben Yedder y la Supercopa de España.

Publicidad
Publicada por: RESUMEN AGENCIAS
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.