Atlético Bucaramanga sigue en la cuerda floja | Fútbol local | Vanguardia.com
Domingo 12 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Atlético Bucaramanga sigue en la cuerda floja

Comparta este artículo ›

Fabián Hernández / VANGUARDIA LIBERAL
Atlético Bucaramanga dejó escapar la oportunidad de distanciarse del descenso, al empatar anoche 2-2 en calidad de local frente a Rionegro Águilas.
(Foto: Fabián Hernández / VANGUARDIA LIBERAL)
Bucaramanga empató anoche 2-2 ante Rionegro Águilas y dejó escapar la posibilidad de distanciarse del descenso. Ahora el cuadro ‘Leopardo’ se jugará su permanencia en la última fecha ante América.

Cuesta explicar lo que sucedió anoche en el estadio Alfonso López. Cuesta explicar cómo un equipo con un jugador más y el marcador a favor se deja meter en su arco. Cuesta explicar cómo la figura del partido termina sentado en la banca. Cuesta explicar cómo ‘no jugarse la vida’ en la pelota que vale la categoría. Cuesta explicar cómo un equipo no para de golpear la fe del hincha.

Cuesta explicar muchas cosas de un Atlético Bucaramanga que tenía los tres puntos en el bolsillo y parecía darle la espalda al descenso, pero una desconcentración defensiva, en el último minuto, tiró por la borda la victoria y le dio esperanzas al fastasma del descenso, ese que se empecina con el sufrido ‘Leopardo’.

Un empate 2-2 entre Atlético Bucaramanga y Rionegro Águilas que para el que lo analiza desde el lado de las situaciones de gol, es sin duda injusto, pues el equipo búcaro fue superior y generó muchas oportunidades para marcar; pero para el que lo observa desde el punto de vista arbitral es justo, debido a que las determinaciones de quienes imparten justicia parecieron inclinarse a favor del Atlético.

“Cuantas veces nos perjudicaron los árbitros y ya era hora que nos ayudaras”, comentó un seguidor ‘amarillo’.

Faltó contundencia

En el primer periodo, Atlético Bucaramanga, más allá del nerviosismo que evidenció a raíz de la presión por jugar para no descender, le pasó por encima al rival.

Agustín Vuletich, en un magistral cobro de tiro libre, adelantó a Rionegro Águilas en apenas 11 minutos, pero el elenco local no bajó los brazos y poco a poco controló el juego.

Una vez más, como en buena parte del semestre, la falta de gol le pasó factura al ‘Leopardo’, que careció de seguridad para definir las opciones creadas.

Al término del primer tiempo, Franco Arizala levantó al estadio Alfonso López, con un tanto luego de una acción colectiva entre Gabriel Gómez y Lewis Ochoa, que los foráneos protestaron por un aparente fuera de lugar.

Dejó ir la victoria

En la segunda parte, muy pronto, al minuto 54, Sergio Romero cambió por gol una dudosa infracción sobre Ochoa, que dejó al Atlético montado en el partido.

Llegó la tranquilidad a la tribuna, pero con el paso de los minutos apareció la incertidumbre.

Bucaramanga no ‘liquidaba el pleito’ y Rionegro apostaba al contraataque. Ni siquiera la expulsión de Vuletich, en el 73’, le permitió al Atlético confirmar la victoria.

Desde el banco se realizaron cambios pensando en defender la victoria, entre ellos la salida de Pérez, cuando quizá se necesitaba manejar la pelota, y en un cobro de costado Ferney Ibargüen, de cabeza, amargó la noche de los seguidores búcaros con la igualdad 2-2.

Con 133 puntos en la tabla del descenso, el club que orienta Jaime de la Pava aún tiene una oportunidad de permanecer en la A, cuando enfrente en la última fecha al América, que registra 134 unidades.

Cortuluá, que es penúltimo y de momento acompaña al descendido Tigres, acumula 131 puntos y le restan dos juegos, el aplazado con Alianza Petrolera, que se juega hoy, y el de la última fecha ante Once Caldas.

Jaguares también registra 133 unidades y termina el semestre contra Rionegro Águilas.

Publicidad
Publicada por: NÉSTOR GONZÁLEZ ÁLVAREZ OSWALDO CONTRERAS
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.