Lunes 19 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Atlético Bucaramanga resucitó al América

Atlético Bucaramanga perdió anoche 2-1 en calidad de visitante ante América de Cali, en un juego donde los ‘Leopardos’ fallaron en la definición. América, entre tanto, acabó con la sequía de victorias.

Comparta este artículo ›

Colprensa / VANGUARDIA LIBERAL
Atlético Bucaramanga sumó su segunda derrota consecutiva en la Liga Águila I de 2018, después de caer anoche 2-1 ante América de Cali. El equipo ‘Leopardo’ careció de contundencia y revivió al cuadro ‘escarlata’, que volvió a la victoria luego de cuatro partidos.
(Foto: Colprensa / VANGUARDIA LIBERAL)
Colprensa / VANGUARDIA LIBERAL
Ante América de Cali, Atlético Bucaramanga generó alrededor de cinco opciones claras de gol, pero no fue capaz de definir. El atacante Franco Arizala fue el más impreciso.
(Foto: Colprensa / VANGUARDIA LIBERAL)

Atlético Bucaramanga recobró esa vieja costumbre de levantar a los equipos que van mal. El cuadro ‘Leopardo’ no fue inferior al América, pero pagó caro los errores individuales y la falta de definición.

Los ‘escarlatas’ cortaron la sequía de victorias al imponerse 2-1 sobre un elenco ‘Leopardo’ que aún no encuentra la regularidad futbolística y continúa lejos de los punteros.

Diego Cagna planteó un partido lejos de su campo. El DT búcaro entendió que tenía que aprovechar el mal momento de su rival, que llegaba con cuatro derrotas sucesivas, y adelantó las líneas, presionó a la defensa rival y tuvo el control de la pelota.

Los ‘escarlatas’ se vieron sorprendidos por los adversarios. Cuando la afición ‘roja’ esperaba el protagonismo de Bottinelli, Lizarazo y Valencia, quienes brillaban con su buen juego eran Pérez, Cárdenas y Filigrana.

El ‘Leopardo’ controlaba el cotejo, con orden táctico y asociaciones.

Así creó tres oportunidades claras de gol, en los pies de Hárold Gómez, Cárdenas y Arizala, pero los jugadores ‘búcaros’ no estuvieron finos.

América, sin merecerlo, encontró la llave del gol en un remate violento de Avimiled Rivas, que no llevaba riesgo, pero que el arquero Luis Ojeda, uno de los más sobresalientes de la temporada, dejó escurrir entre sus manos.

Transcurrían 20 minutos y la anotación generó mayor confianza en los dueños de casa, pero no lograron traducir el envión anímico en opciones de gol. El Atlético, a pesar de algunas imprecisiones, continuó con su plan, pero sin el golpe ofensivo.

Para la segunda parte, América retrocedió unos metros y esperó para aprovechar los espacios otorgados por el Bucaramanga en el contraataque.

El juego se transformó de ida y vuelta y con opciones de lado y lado.

Borja, debajo del arco, mandó la pelota a la tribuna; mientras que Arizala, a pase de Pérez, envió el balón a un costado.

Juan Camilo Angulo (73’), de brillante tiro libre, le dio tranquilidad a los ‘escarlatas’, que gozaban de una ventaja demasiado amplia, para la escasez de buen fútbol que vivían.

La sociedad Cárdenas - Pérez (85’) apareció para darle esperanzas al ‘Leopardo’, que en los últimos minutos pusieron contra las cuerdas a los ‘Diablos Rojos’, pero faltó el golpe contundente para ‘tirar a la lona’ al contrincante.

Por lo hecho en el juego, el equipo que orienta Diego Cagna mereció como mínimo el empate, pero careció de jerarquía para traducir en goles el dominio que generó ante un América al que le alcanzó con poco.

¿POR QUÉ PERDIÓ BUCARAMANGA?

Porque careció de efectividad para cambiar por goles las constantes llegadas a la portería del América.

Porque cuando tenía controlado el juego, el portero Luis Ojeda dejó escapar el balón, para el primer gol de los ‘Diablos Rojos’.

Porque América de Cali fue más efectivo en el frente de ataque.

Porque faltó jerarquía para hacer valer el dominio en el compromiso.

Publicidad
Publicada por: NÉSTOR GONZÁLEZ ÁLVAREZ
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.