Noviembre 18, 12:01 am
“Cuídense de convertirse en Don Quijote. Que no los vaya a ver peleando contra molinos de viento”, decía mi profesor Enrique Ordóñez en las épocas de bachillerato en el viejo colegio Santo Tomas en lo que hoy es Cañaveral. ¡Qué tiempos aquellos!