Sábado 09 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Llegó el día esperado, el ascenso al Angliru

Luego de 19 etapas disputadas, Christopher Froome llega como líder al último asalto a la montaña con varios rivales con la intención de desbancarlo de su privilegiada posición.

Comparta este artículo ›

La victoria del belga Thomas de Gendt en Gijón sobre el colombiano Járlinson Pantano en la etapa 19 de la Vuelta a España, ha servido de preámbulo a lo que se espera y se presume sucederá hoy en la última y definitiva etapa de la alta montaña con llegada en el mítico Angliru.

La etapa 20 será una fracción corta, de 117.5 kilómetros entre Corvera de Asturias y el Alto de Angliru, con tres premios de montaña encadenados en los últimos 42 km de carrera, dos de ellos son de primera categoría, el Alto de la Cobertoria (8.1 km de subida al 8.6%) y el Alto del Cordal (5.7 km de subida a 8.6%) y uno de categoría especial, el Angliru (12.5 km de subida al 9.8%, y con rampas hasta del 23.5%) en meta.

Se espera que hoy, hombres como el español Alberto Contador, el italiano Vincenzo Nibali y el colombiano Miguel Ángel López ‘dinamiten’ la carrera e intenten, en el caso del transalpino, desbancar del liderato al británico Christopher Froome.

“Es una subida brutal, dificilísima. Y en mojado de complica aún más. Sería increíble ganar en el puerto más duro de la Vuelta, pero lo importante es defender el liderato”, señaló Froome.

“Va a ser una locura. Veremos el tiempo cómo realmente está y el frío que hace. Es una etapa bastante corta. Va a ser una locura. Puede pasar de todo”, anotó Contador.

Mientras que el ciclista colombiano Miguel Ángel López comentó: “hay que pensar en darlo todo. Si hacemos una buena etapa, con todos los kilómetros acumulados, puede pasar de todo”.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN Y AGENCIAS
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.