Viernes 20 de Julio de 2018 - 12:01 AM

El gigante de la ciencia está en Guatiguará

El Parque Tecnológico Guatiguará de la UIS es un escenario donde se habla un solo idioma: el de la innovación. Se trata de una iniciativa que desde el año 2000 buscó abrirle espacio a la ciencia y a la investigación en nuestro medio. En 2012, el PTG comienza a operar como tal. Hoy, es el más desarrollado de Colombia, aunque aún falta mucho por hacer.

Comparta este artículo ›

Suministradas UIS - Mauricio Olaya
Laboratorio de ciencias de superficies, donde está la única plataforma XPS en Colombia, que sirve para análisis de superficies de materiales.
(Foto: Suministradas UIS - Mauricio Olaya)
Suministradas UIS - Mauricio Olaya
Supercomputadora
(Foto: Suministradas UIS - Mauricio Olaya)
Suministradas UIS - Mauricio Olaya
Laboratorio de microscopía
(Foto: Suministradas UIS - Mauricio Olaya)

En un lote de 11 hectáreas ubicado en Piedecuesta está el primero y más desarrollado referente de parque tecnológico que tiene Colombia.  

La investigación en múltiples áreas del conocimiento ocupa los días y las noches los 365 días del año de por los menos 600 personas que a diario llegan al Parque Tecnológico Guatiguará, PTG.  La Meca de la ciencia y la tecnología en Colombia, sin duda, está en Santander.

A principios del 2000 se identificó que Guatiguará podía ser una iniciativa de parque tecnológico con futuro. Lo mismo ocurrió con otras seis apuestas en el país. En total, dos dieron sus primeros pasos, pero solamente la de Santander se robusteció con el tiempo.   

Pero la historia del PTG tiene muchas líneas para escribir. El lote donde opera fue entregado por la Gobernación de Santander a la UIS como dación de pago hacia 1980. Luego, hacia 1985 la UIS lo entrega en comodato a Ecopetrol. Justo allí instaló su unidad de investigación y desarrollo, que más tarde se llamó Instituto Colombiano del Petróleo, ICP. La petrolera intervino un área de 8.000 m2 donde construyó sus primeros laboratorios y operó hasta 1997.

Sin vía pavimentada y sin servicio de transporte público, pero con 8.000 m2 de laboratorios, Guatiguará  empezó en 1997 a abrirles la puerta a los investigadores.

Hacia 2006 se dieron tres aspectos que fueron incubando la creación del PTG: La formulación del nuevo Plan de Desarrollo de la UIS, la reciente acreditación institucional y la recomendación de los pares académicos de fortalecer los procesos de investigación.  

Indicadores socio-económicos de buen desempeño, megaobras en proyección y ejecución y un buen ecosistema de innovación en nuestro medio, le dieron vida en 2012 al primer parque tecnológico de Colombia,  idea concebida y materializada por la UIS.

Hoy, los laboratorios heredados del ICP aún se conservan, pero en un área de 7.000 m2 se construyó un moderno edifico de laboratorios y la primera planta se dotó con equipos de muy alta tecnología. El costo: $25.000 millones, la primera destinación que hizo el Consejo Superior de la UIS.

Allí, en los 38 laboratorios participan los 102 grupos de investigación que tiene reconocidos la UIS, organizados en áreas como biotecnología y agroindustria, energía y materiales, recursos energéticos y TIC, para adelantar los procesos de investigación que haya lugar.



En ese mismo edificio, en el laboratorio de Supercomputación y cálculo científico está el supercomputador más poderoso de Colombia, que no lo tiene empresa alguna.  

“Una de las patentes que tiene la UIS consiste en que se toma una muestra de saliva y aplicando un protocolo se determina si el paciente tiene el virus H1N1. Haciendo todo el procesamiento en un computador de escritorio se demoraban más de seis meses trabajando, aquí se hizo en 23 segundos”, explica el director del PTG, ing. Jaime Alberto Camacho.

También hay equipos de altísima tecnología, algunos de ellos los primeros que llegaron al país y otros siguen siendo los únicos en Colombia.

El laboratorio de rayos X, por ejemplo, es el más completo de toda Latinoamérica, y solo hay uno igual en Brasil.  En este grupo también sobresalen los laboratorios de espectometría de masas, de resonancia magnética nuclear, de tomografía (para estudio de rocas), de microscopía electrónica y de análisis de superficies, entre otros.

El conocimiento que se genera durante meses o años de investigación en el PTG hoy está protegido a través de 18 patentes en cabeza de la UIS (la primera en 2012), cinco de ellas en el ámbito internacional, mientras que 12 solicitudes están en estudio en la Superintendencia de Industria y Comercio.  

Entre los proyectos de expansión se destaca la construcción de un edificio de cinco pisos para 60 unidades de investigación de empresas que quieran instalarse allí, que se dará al servicio este segundo semestre.  

En unos meses, se iniciará la construcción de otro edificio similar, ahora de siete pisos. La idea es que este gigante de la investigación a la vuelta de 30 años esté completamente desarrollado.

‘Biblioteca’ de rocas
La litoteca de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, está en el PTG. Allí se recopila toda la historia y memoria de la exploración del subsuelo en Colombia y está la muestra más antigua (104 años) que se extrajo del primer pozo de petróleo que se perforó en el país.

Las petroleras que quieran explorar un pozo en Colombia deben llevar a la litoteca muestras de rocas para ser estudiadas. El fin es determinar, según los antecedentes y demás características técnicas con otras que hay allí de referencia, si existe o no probabilidad de hallar petróleo en el lugar donde fue extraída.

“El sentido de un parque tecnológico es aprovechar el conocimiento que se produce en los laboratorios de investigación para materializarlo en productos y servicios que posteriormente van a hacer usados para hacer más cómodas nuestras vidas”: Jaime Alberto Camacho

Publicidad
Publicada por: AMPARO FORERO J.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.