Viernes 20 de Julio de 2018 - 12:01 AM

La gastronomía y su cuarto de hora

El sector gastronómico se ha reinventado en los últimos 15 años en Bucaramanga. Gracias a las condiciones de movilidad urbana y a una demanda más exigente, cada vez son más los consumidores de alimentos fuera de casa, razón que ha llevado a un incremento significativo en la oferta gastronómica de la ciudad.

Comparta este artículo ›

Archivo / VL
(Foto: Archivo / VL)

En la fusión de la comida típica con nuevos sabores y formas de presentación, Bucaramanga ha encontrado la fórmula para atraer más consumidores y abrir nuevos mercados. A pesar de la existencia de varias cadenas en el Departamento, tanto nacionales como internacionales, los conceptos únicos que brindan buena comida pero además experiencias, han tomado protagonismo y son los preferidos por locales y turistas.

“Hay una tendencia que es la exaltación de la cocina colombiana, vemos nuevos restaurantes en donde la cocina santandereana es protagonista y es importante porque se está volviendo a lo nuestro y estamos dándole el lugar a nuestras raíces gastronómicas, entonces existen restaurantes de autor pero también los que muestran la cocina santandereana de una manera más innovadora”, explica el chef Carlos Andrés Ibáñez, propietario de Ibáñez Catering.

El éxito de varios de estos establecimientos ha sido atreverse a innovar y a rescatar las raíces gastronómicas de la región. Sin embargo, existen múltiples espacios culinarios que le apuestan a diferentes menús y que han logrado posicionarse, pero también, abrir el espectro de establecimientos de la ciudad.

En términos de emprendimiento, en Bucaramanga y el área se crearon 1.494 nuevos negocios en el sector de restaurantes en 2017, que en su mayoría (99,2%) son microempresas y 10 tienen capital superior a los $100 millones. Estas empresas aportaron nuevo capital por valor de $7.700 millones, según el último informe del sector de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, CCB.

Cabe precisar que el sector de comidas ha venido renovándose en los últimos años, pues de las 4.920 empresas existentes, aproximadamente el 77% ha surgido después de 2011.

Para este chef, “todo se debe al dinamismo que tiene la economía en la ciudad, Bucaramanga goza de unos índices económicos saludables a nivel nacional, por lo que se necesitaban buenos restaurantes que atendieran la demanda en la ciudad”.



Por otro lado, Rafael Mauricio Mendoza, presidente de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodrés Santander, afirma que los jóvenes trajeron al Departamento diferentes culturas gastronómicas y se han interesado por averiguar de cocina y por ser cocineros.

“Hoy en día se puede decir que en cada hogar hay alguien que sabe de cocina o que está estudiando para ser chef, pero las cadenas internacionales fueron las que iniciaron el boom gastronómico en la ciudad, con ellas aparece el estilo de restaurante único, y es así como empieza a enriquecerse la gastronomía no solo del Departamento, sino de Colombia”.

Al crecimiento de restaurantes en la ciudad se suma el de empresas que capacitan en  gastronomía. “Ha sido tan grande el crecimiento que actualmente existen varias escuelas de cocina, como lo son Asip, Colombia College, Sena, Comfenalco, Cajasan  y UNAB, que fue el primer recinto en Colombia certificado para ofrecer la carrera de Gastronomía y Alta Cocina. Ese es un indicador del gran crecimiento y lo que ha logrado Bucaramanga en los últimos 10 años”, comenta el Presidente de Acodrés - capítulo Santander.

Por todo esto, la ciudad ha logrado posicionarse y extender su oferta gastronómica a la gran demanda. “Hay una oferta necesaria para la ciudad y tantas escuelas indican que el cliente es más exigente cada día, entonces si esas necesidades que él tiene no se llenan, pues simplemente no se vende. Hay que tener en cuenta que el cliente exige en su experiencia servicio y calidad de comida, locación, diseño, entre otros factores que influyen”, explica el chef Carlos Ibáñez.

El gran reto para los restaurantes  locales, dicen los entrevistados, está  en tener un restaurante único que ofrezca conceptos y experiencias originales, por esto, tanto nuevos como antiguos tienen el desafío de complacer al cliente al 100%.   

Comportamiento en ventas
Según el reciente informe del sector restaurantes de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, por categorías y teniendo en cuenta el restaurante que más vendió en cada una, el de comida rápida encabeza la lista con $49.000 millones lo que equivale a un crecimiento de 37% entre 2016-2017.

Le sigue el restaurante casual, con ventas de $27.000 millones y un crecimiento de 1,5%, en tercer lugar está el de lujo con 26,3% y cierra la lista el restaurante – bar con 1,4%.

Así, las preferencias de los comensales son las comidas rápidas seguidas de la alta cocina.

En Bucaramanga hay restaurantes con más de 50 años de tradición. Algunos de los nuevos llegan con altas inversiones y con menús amplios que le apuestan a una fuerte competencia.

Publicidad
Publicada por: MARÍA ALEJANDRA GARCÍA AYALA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.