Sábado 21 de Abril de 2018 - 12:01 AM

El mercado inmobiliario tiende a estabilizarse en 2018

Luego de un 2017 complejo para el sector edificador en la capital santandereana, debido a la crisis del petróleo, para el presente año se espera por parte de los constructores que los potenciales compradores vuelvan a tener confianza a la hora de invertir en propiedad raíz.

Comparta este artículo ›

Jaime del Río / VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Jaime del Río / VANGUARDIA LIBERAL)
César Flórez / VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: César Flórez / VANGUARDIA LIBERAL)

A pesar de los constantes picos altos y bajos de la economía derivada por la crisis del petróleo, el precio del dólar y de la incertidumbre que genera el proceso electoral en Colombia, uno de los principales motores de empleo, crecimiento y desarrollo en el país es la construcción, gracias a la dinámica que esta misma muestra en algunas regiones de la nación.  

En ese contexto, Santander pese a no ser ajeno a la coyuntura que vive Colombia, sigue siendo una región fuerte en materia edificadora pues para nadie es un secreto que este campo de la economía es determinante en el crecimiento de su PIB (Producto Interno Bruto) tanto interno como externo.

“El año anterior fue complicado para el sector debido al comportamiento de la economía del país y, principalmente, por la crisis del petróleo. Esas dos situaciones hicieron que el consumidor santandereano perdiera confianza para comprar e invertir. Para el presente año tenemos que lograr consolidar la rotación de inventarios que es básicamente la compra de lo que ya está construido y continuar con los planes de Vivienda de Interés Social (VIS)”, asegura Sergio Luna Navas, director Regional de Camacol Santander.

Teniendo en cuenta los resultados del año anterior donde se lograron licenciar 717 mil 450 m2 en el área metropolitana de Bucaramanga, hay que decir que el área aprobada en 2017 fue similar a los niveles de licenciamiento alcanzados en los años 2007, 2008 y 2009, e inferior a los metros cuadrados licenciados en 2016.

Para algunos constructores de la región el panorama para la actual vigencia no es el mejor debido a la gran oferta de piezas habitacionales (unifamiliares y multifamiliares) que hay en la ciudad y el área metropolitana.

“El 2018 esperamos que sea un año con un crecimiento muy bajo en la oferta, debido a la gran cantidad de lanzamientos que se produjeron en los dos años anteriores, como resultado de las licencias de construcción próximas a vencer por el cambio en el POT de Bucaramanga. Los precios seguirán creciendo de forma muy similar al año pasado, como consecuencia del alza en el costo de materiales esenciales como el cemento y el hierro”, destaca Carlos Felipe Ramírez Ordóñez, Director Comercial de Inrale S.A.

Piedecuesta y Girón, en la mira
Dos municipios del área metropolitana que presentan una importante oferta de terrenos urbanizables y que están en el radar de las diferentes firmas de arquitectos de la región son Piedecuesta y Girón.

De acuerdo con el director Regional de Camacol Santander, los POT (Plan de Ordenamiento Territorial) de estas dos ciudades se convierten en una gran posibilidad de crecimiento urbanístico de la ‘Ciudad Bonita’ en el mediano y largo plazo.

“Floridablanca tiene una gran tendencia al desarrollo de los estratos medio alto y alto, sobre todo por el Anillo Vial; Girón tiene la posibilidad de ofertar la vivienda de interés social y Piedecuesta presenta unas posibilidades muy amplias de suelos para construir viviendas de clase media. En definitiva, el panorama edificador de Bucaramanga en el presente año va dirigido a la clase media y la vivienda de interés social”, afirma Sergio Luna Navas.

Uno de los principales problemas que deben afrontar las empresas edificadoras de la capital de Santander es la poca oferta de tierras para construir, lo que definitivamente encarece la actividad, pues también se deben tener planes de choque en materia de surtimiento de agua potable y alcantarillado.  

“La escasez de tierra en la ciudad es un factor muy importante y notorio particularmente en la meseta, pues debido a la falta de terrenos viables para la construcción, los lotes disponibles han incrementado su valor, generando proyectos a precios muy elevados que el mercado no es capaz de soportar. Es por esta razón que las constructoras hemos ampliado el espectro, en búsqueda de zonas en desarrollo como es la zona del Anillo Vial”, explica Óscar Orejarena Amaya, gerente Comercial Urbanas S.A.

Picos altos y picos bajos
Durante este siglo, desde el año 2000 hasta 2017, Bucaramanga y el área metropolitana han mostrado importantes resultados en materia de metros cuadrados licenciados, al igual que cifras muy por debajo de las expectativas.

El 2015 ha sido el año de más licenciamiento de metros cuadrados con un total de un millón 704 mil 420, y el de más bajo número de metros cuadrados fue el año 2000 con tan solo 258 mil 468 m2. También hay que resaltar otras vigencias con excelentes resultados a la hora de edificar como los años 2006, 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014, con cifras superiores al millón de metros cuadrados.

Bucaramanga y el área metropolitana tienen en la actualidad una oferta cercana a las 9 mil unidades de vivienda (unifamiliares y multifamiliares) tanto en preventa como en construcción.

(Cifras entregadas por Camacol Santander.)

Publicidad
Publicada por: MAURICIO MILLÁN CORREA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.