Sábado 21 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Crédito, un aliado estratégico para comprar vivienda

Uno de los principales sueños de una familia es el de tener su propia vivienda, pues esta se convierte en uno de los pilares fundamentales a la hora de consolidar un proyecto de vida.

Comparta este artículo ›

Y pese a que este ideal en muchas ocasiones se trunca debido a la falta de capacidad económica del interesado, las diferentes entidades bancarias y estatales, así como los fondos de cesantías, ofrecen un variado menú de posibilidades para que los clientes no pierdan la opción de lograr materializar sus sueños.

Pero mucho ojo a la hora de elegir un lugar donde vivir de manera definitiva, pues hay que analizar minuciosamente las diferentes posibilidades que entrega el mercado (nueva o usada), el sector y, sobre todo, la capacidad de endeudamiento y de pagos de las cuotas establecidas.  

FNA y sus modalidades hipotecarias
El Fondo Nacional de Ahorro, FNA, como es bien conocido por los colombianos, es una institución bancaria creada a través del Decreto Extraordinario 3118 de 1968, para administrar las cesantías de los empleados públicos y trabajadores oficiales. A través de la Ley 432 de 1998 se transformó en una empresa Industrial y Comercial del Estado, de carácter financiero del orden nacional, lo que permitió también administrar las cesantías de trabajadores de la empresa privada.

A la fecha, el Fondo Nacional del Ahorro cuenta con más de dos millones de afiliados en Colombia de los cuales más del 50% tienen opción crediticia para financiar vivienda. Igualmente, son 47 mil 103 familias colombianas las que ya han accedido a tener su casa propia a través de la entidad.

Dentro de las distintas posibilidades que se pueden encontrar en el FNA para la adquisición de vivienda, en su sitio web están las siguientes:

Ahorro Voluntario Contractual (AVC): Es una cuenta individual en la que por medio de un contrato, el interesado en vivienda se compromete a consignar una suma de dinero fija en una fecha estipulada durante un año con el objetivo de poder tener acceso a un estudio de crédito para casa.  

Crédito Hipotecario por Cesantías: con el cual se accede a préstamos para tener techo propio bajo las modalidades de compra de vivienda nueva o usada, construcción y mejoras de vivienda y liberación del gravamen hipotecario.

Crédito Hipotecario por AVC: Es el préstamo que se otorga al afiliado por ahorro voluntario contractual para vivienda nueva o usada, mejora y construcción de vivienda y liberación de gravamen hipotecario.

Crédito hipotecario y leasing habitacional
Para acceder a cualquiera de estas dos líneas bancarias se debe clasificar al cliente si es empleado, independiente o pensionado y de acuerdo con su perfil se solicitan los documentos para poder realizar el estudio y tener la aprobación, la cual tiene una vigencia de seis meses.

En crédito hipotecario financia el 70% del valor del inmueble y se tiene en cuenta el 30% de los ingresos, mientras en el leasing habitacional se financia el 85% del valor del inmueble y se tiene en cuenta el 50% de los ingresos del cliente interesado.

“Las cesantías pueden utilizarlas para cualquiera de los dos tipos de crédito: hipotecario o leasing, se puede utilizar para la cuota inicial y se reclaman de acuerdo al fondo donde esté afiliado. Los documentos que le solicitan a la persona es la promesa de compra venta y cuando ya tiene el crédito desembolsado le solicitan el extracto del crédito de vivienda para que pueda realizar abonos”, resaltó Silvia Juliana Ferreira Picón, ejecutiva de Negocio Hipotecario del BBVA.

Los montos para créditos para vivienda en el FNA son: Mínimo, de por lo menos 17 salarios mínimos mensuales legales vigentes, que equivalen a $7 millones 372 mil 900; máximo: 1.500 salarios mínimos mensuales, es decir, $650 millones 550 mil.

Publicidad
Publicada por: MAURICIO MILLÁN CORREA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.