Cooperativa de Paneleros de Santander entró a liquidación | Local | Vanguardia.com
Jueves 10 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Cooperativa de Paneleros de Santander entró a liquidación

Comparta este artículo ›

Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
El producto de Coopanelas era muy apetecido en el país por su calidad y sabor único.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)
La Cooperativa de Paneleros de Santander, Coopanelas, la tercera más antigua de Colombia y primera de Santander, entró a partir de la fecha a liquidación voluntaria.

El ente cooperativo, con 77 años de existencia, cierra sus puertas, no por quiebra, sino al no poder cumplir con su objeto social, debido a que los cultivos de caña de azúcar para la confección de la panela se acabaron en Piedecuesta, principalmente.

Según Germán Pava Capacho, quién oficiaba como gerente y ahora es liquidador de Coopanelas (designado por mayoría de los socios), en la última asamblea y con votación unánime se determinó su liquidación voluntaria.

“Igualmente, quedó el compromiso de editar un libro donde se tendrá la historia de la Cooperativa, una de las más significativas en el desarrollo agrícola de Santander”, agregó.

Pava Capacho expresó que la liquidación, que incluye venta de activos y legalización de la misma, se extenderá hasta diciembre.

Coopanelas cerró con 26 socios; pero llegó a tener 735 en los años 60 cuando era una necesidad tener un sitio donde comercializar la panela, una de las principales actividades económicas de Santander. En su mejor momento aglutinó 20 mil hectáreas entre Rionegro, Lebrija, Girón, Piedecuesta y Floridablanca.

“Su producción llegó a las 190 mil cargas; pero en sus últimos días solo acopiaba 300 cargas, como lo acontecido en lo corrido de 2017”, agregó.

Urbanismo, el verdugo

En la Hoya del Río Suárez (donde hay 40 mil hectáreas de caña), una hectárea con cultivo vale $20 millones; es decir, a $2.000 el metro cuadrado.

Hace un año, en el Valle de Guatiguará, Piedecuesta, una finca cañera valía $3.000 millones la hectárea. La razón: el desarrollo urbanístico. Para los expertos, al convertirse en la única salida para el desarrollo urbanístico del área metropolitana, las tierras tomaron un valor significativo y la caña panelera pasó a un tercer plano, al dejar de ser un negocio atractivo. A lo anterior hay que sumarle que el campo no fue llamativo para las nuevas generaciones, tal y como acontece en toda Colombia, estimaron.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN ECONOMÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.