Lunes 16 de Octubre de 2017 - 12:01 AM

Tras siete años, damnificados de la ola invernal en Santander no reciben sus casas

Una diatriba entre el Fondo de Adaptación y Comfenalco Santander tiene en vilo a los damnificados de la ola invernal de 2010 y 2011 en Santander, Norte de Santander y Bolívar, quienes aspiran a tener uno de los 5.246 hogares elegibles que fueron viabilizados en 2013.

Comparta este artículo ›

Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
En octubre de 2010, en Molagavita, al menos 15 viviendas se vinieron abajo y otras 20 quedaron en alto riesgo. La escuela de Pantano Grande fue reportada como destruida y unos 2 kilómetros de la vía a Málaga quedaron intransitables.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)
Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL
Hasta septiembre pasado, en Santander se han entregado 108 viviendas, entre ellas 36 del proyecto La Rivera en Sabana de Torres. Este año Comfenalco Santander tiene previsto entregar 140 inmuebles del proyecto Villa de San Ignacio Real, al Norte de Bucaramanga.
(Foto: Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL)

Una mezcla fulminante de terreno arcilloso y la incesante lluvia de octubre de 2010 consumió casi el 80% de la vereda Pantano Grande, a solo 2,5 kilómetros del municipio de Molagavita, una de las zonas más afectadas en Santander por aquella nefasta ola invernal.

Al menos 15 viviendas se vinieron abajo y otras 20 quedaron en alto riesgo. La escuela de Pantano Grande fue reportada como destruida y unos 2 kilómetros de la vía a Málaga quedaron intransitables.

Unas 200 personas fueron desalojadas de sus viviendas en Molagavita. A 31 de ellas el Gobierno Nacional les prometió la construcción de viviendas a través del Fondo de Adaptación, FDA, entidad creada “para atender la construcción, reconstrucción, recuperación y reactivación económica y social de las zonas afectadas por los eventos derivados del fenómeno natural de La Niña de los años 2010 y 2011”.

A cuatro años y medio de haberse firmado el contrato entre el FDA y Comfenalco Santander para la construcción de 5.246 viviendas que beneficiarían a los damnificados de esta ola invernal, el 51,08% de los inmuebles carece del aval por parte del FDA para su construcción, es decir, 2.680 viviendas aún están en el limbo.

En febrero de 2013, Comfenalco Santander fue elegido como Operador Zonal para desarrollar estos proyectos de vivienda, con el compromiso de que a diciembre de 2017 se cumpliera con el total de 5.246 inmuebles construidos, a distribuir así: 1.293 en Santander, 2.272 en Norte de Santander y 1.681 en Bolívar.

Pero a septiembre de 2017, solo se ha logrado entregar el 22,51% de estos hogares, de acuerdo con un informe del Operador Zonal, es decir, 1.181 inmuebles en los tres departamentos; mientras que 1.385 unidades habitacionales están en ejecución.

De esta forma, solo el 48,91% (2.566 viviendas) del proyecto para los damnificados de la ola invernal en los tres departamentos se habrá cumplido, lo que significa que todavía quedan 2.680 viviendas por construir, de las cuales 788 corresponden a Santander.

¿Quién es el responsable?

El Fondo de Adaptación y el Operador Zonal se señalan el uno a otro de haber incumplido. Mientras que el FDA argumenta que el Operador Zonal se ha demorado en la entrega de los proyectos, Comfenalco Santander replica que ha habido negligencia por parte del organismo gubernamental para diligenciar con prontitud los proyectos presentados.

“Nosotros no recibimos dinero, los recursos no se entregan a la caja de compensación, sino que se depositan en una fiducia a la cual se tiene acceso con el Certificado de Disponibilidad de Recursos (CDR) que emite el Fondo de Adaptación. Con ese certificado, nosotros firmamos el contrato con el contratista para que inicie la obra, pero no hemos recibido todos los CDR”, explica Carlos Octavio Gómez Ballesteros, gerente del Programa Fondo de Adaptación Comfenalco Santander, encargado de buscar los predios, gestionar los permisos ante las alcaldías, contactar las constructoras y cumplir con los demás requisitos que exige el FDA.

Según Gómez Ballesteros, a la fecha hay 1.076 CDR pendientes por recibir del Fondo de Adaptación, de los cuales 326 corresponden a viviendas en Santander. Sin este documento, aunque el proyecto esté aprobado por el FDA, no se puede iniciar su construcción.

En septiembre pasado, el Operador Zonal recibió tan solo ocho CDR, de los cuales cinco, según ellos, estaban mal elaborados, con errores elementales como que no incluían los montos en pesos de los proyectos. Por eso, debieron ser devueltos.

“Tan pronto el FDA expida los CDR y amplíe el plazo, nosotros nos comprometemos a construir las viviendas, pero si no se nos aprueba el total de los proyectos, nosotros le hemos indicado al Fondo de Adaptación la posibilidad de liquidar el contrato como operador, situación en la que no solo está Comfenalco Santander, sino nueve cajas de compensación en el país”, puntualiza Luis Hernán Cortés Niño, director de Comfenalco Santander, quien afirma que la lentitud del FDA afecta a más de 50 constructoras vinculadas a los proyectos en los tres departamentos, muchas de las cuales hicieron inversiones en lotes, presentaron sus propuestas y cumplieron con la reglamentación a la espera de ser contratadas.

El FDA responde

Por su parte, el gerente del Fondo de Adaptación, Iván Mustafá, argumenta que hasta la fecha el FDA ha entregado recursos para financiar 2.689 viviendas, y que sólo hay pendientes 875 inmuebles en cinco proyectos.

Según el Gerente del FDA, hay proyectos estructurados por Comfenalco Santander que no fueron aprobados, porque no se presentaron antes del 15 de febrero de 2017 para su revisión, y otros “por diversas razones de tipo técnico y presupuestal que no los hicieron viables para su aprobación y por tanto, no se les emitió la correspondiente carta de aprobación”.

“El Fondo Adaptación no es una caja fuerte con la plata guardada esperando que los proyectos lleguen aprobados. Como cualquier entidad del Estado, apropia recursos determinados por el Presupuesto General de la Nación y depende del espacio fiscal del país, por lo tanto compromete sus recursos de acuerdo a la aprobación de los proyectos”, señala Mustafá, al tiempo que se compromete a que el FDA gestionará los recursos necesarios para financiar el total de los proyectos previstos en Santander, por ejemplo, el de la Urbanización El Rubí, de 240 viviendas en Rionegro, cuyos afectados protestaron la semana pasada ante la Gobernación de Santander en busca de una respuesta.

Mustafá asegura que Comfenalco Santander tuvo dos fechas límite: la primera en septiembre de 2016 y la segunda en marzo de 2017, donde logró la aprobación de 21 proyectos, de los cuales el FDA financió 15. Sin embargo, el Operador Zonal insiste en que no se han recibido el total de CDR de estos proyectos.

Actualmente, de los 5.246 hogares elegibles para ser construidos con Comfenalco Santander en los tres departamentos, 791 están aprobados por el Operador Zonal, pero no por el FDA; otras 611 viviendas están en proceso de aprobación y 202 más corresponden a inmuebles de familias que todavía no tienen su plan de intervención. Son 1.604 viviendas que están en el limbo, sin saber si serán construidas o no, y de estas 462 corresponden a Santander, aparte de las 326 que todavía no cuentan con el CDR, para un total de 788 hogares pendientes en el departamento.

El FDA cambió las reglas de juego

El gerente del Fondo de Adaptación, Iván Mustafá, afirma que “hace más de un año, cuando asumí las riendas de la entidad, se evaluó el modelo de atención en vivienda por parte de las cajas de compensación familiar y se tomaron decisiones para acelerar la ejecución de los operadores zonales”, entre ellas: eliminar los anticipos para la ejecución de las obras; elevar los indicadores que deben cumplir los posibles contratistas para su vinculación, buscando empresas con capacidad financiera, idoneidad y experiencia; y realizar pagos contra avance de obra, contratando las interventorías directamente el FDA.

Estas decisiones han afectado a los Operadores Zonales, es decir, a nueve cajas de compensación social en el país. Ante la inevitable disyuntiva que esto generará frente a los proyectos que no han sido construidos, el FDA advierte que en el caso de que Comfenalco Santander decida no contratar los proyectos con los CDR expedidos y aquellos a los que se les gestionen los recursos en los próximos meses, el Fondo Adaptación realizará la contratación directamente “y en ningún caso dejará a los damnificados sin atención”, puntualiza Mustafá.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN ECONOMÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.