Lunes 28 de Mayo de 2018 - 05:07 PM

Se inició monitoreo a animales afectados por derrame de crudo en Santander

Se trata de lagartos, iguanas, serpientes, babillas, marsupiales y tortugas, que registraron afectación por el derrame de crudo.

Comparta este artículo ›

FABIÁN HERNÁNDEZ/VANGUARDIA LIBERAL
Se inició monitoreo a animales afectados por derrame de crudo en Santander
(Foto: FABIÁN HERNÁNDEZ/VANGUARDIA LIBERAL)

Varias especies que habitan la zona de influencia del pozo La Lisama 158, en Santander, serán monitoreadas para determinar qué afectaciones tuvieron tras el derrame de crudo el pasado 15 de marzo.

A la fecha han sido atendidos más de 8 mil animales en la zona afectada y cerca de 2 mil 500 han muerto tras la afectación ambiental.



El director de Cabildo Verde, James Murillo, manifestó a Vanguardia.com que se superó la primera fase de intervención, rescate y reubicación de especies en la zona de influencia de la tragedia ambiental por el derrame de crudo del pozo La Lisama 158. Ahora se prepara una fase de atención correctiva de los animales afectados.

Murillo indicó que la fase de atención correctiva se basa en “marcar algunos de los animales rescatados, dejarlos en libertad en la zona en la que fueron encontrados y después de un tiempo recapturarlos para analizar su evolución o posibles afectaciones en su salud”.

Le puede interesar: En cuatro meses se superaría crisis ambiental por derrame de crudo en Santander

Cabildo Verde afirmó que la idea es realizar una comparación de los animales monitoreados de la zona de Caño Muerto con otros de su misma especie que habiten otra cuenca hídrica que no haya sufrido alguna afectación. Se medirá peso, talla, se sacarán muestras de sangre y se establecerá qué evolución registran.  

Entre las especies escogidas para el estudio se encuentran basiliscos (lagartos de Jesucristo), iguanas, serpientes, babillas, marsupiales y tortugas, ya que, según los expertos, son las especies cuyo hábitat se vio más afectado tras el derrame de crudo.

El estudio arrancó desde mayo pasado  y se extenderá hasta finales de julio próximo, ya que se piensa abarcar la temporada invernal y una parte de temporada seca, puesto que en las dos, aspectos como el  comportamiento alimentario y reproductivo  de los animales varía.



De acuerdo con el reporte, este estudio servirá  para tomar decisiones frente al tema de recuperación de la zona afectada y pensar en un posible retorno de las especies que tuvieron que ser reubicadas tras la emergencia.

El pasado 25 de abril, expertos de la ONU entregaron un informe en el que anunciaron que aunque visualmente es muy impactante, el evento es de dimensión media y el proceso de recuperación de la zona se podría tardar un año aproximadamente.

Lea también: Recuperación de daño ambiental en La Lizama tardaría un año: ONU

No obstante, biólogos consultados por esta redacción afirmaron que “lo peor estaría por suceder. El afloramiento mató a los peces que se encontraban cerca de la superficie, pero cuando el crudo se vaya hasta el fondo de los afluentes hídricos afectados, manchará las rocas de las que se alimentan especies como el bagre y el bocachico. Además se pueden afectar las demás especies que no resultaron dañadas durante el derrame”.

Publicidad
Publicada por: MILTON VELOSA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.