Miércoles 29 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Cafeteros de Santander han perdido más de $16 mil millones

La caída de los precios del grano está golpeando el bolsillo de los campesinos de la región, al corte del primer semestre de 2018.

Comparta este artículo ›

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
Los cafeteros esperan un Fondo de Estabilización de Precios, un programa de apoyo directo al precio y un plan de retención de café para no saturar el mercado y palear la crisis.
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

Santander es cafetero por donde se le mire y muestra de lo anterior son las cifras de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, CCB, que dan cuenta que su siembra se desarrolla en 22 de los 87 municipios.

El estudio de la CCB sostiene que se tienen sembradas 46 mil hectáreas plantadas (para el Comité de Cafeteros hay 50 mil hectáreas) que representan el 5,1% del total nacional cultivado.

Le puede interesar: Dos posturas en la mesa para afrontar la crisis de cafeteros

Las exportaciones del departamento al cierre de 2017 fueron de 39 millones de kilos (325 mil cargas), los cuales tuvieron un valor FOB de US$135,4 millones.

Si Dignidad Agropecuaria  dice que los cafeteros han dejado de recibir $100.000 en carga por diferencial de precio (venta frente a costos de producción), significa que las pérdidas de las 30 mil familias que se dedican a esta actividad en el departamento superan fácilmente los $16.250 millones, al cierre del primer semestre de 2018.

De ahí, que las medidas anunciadas por el Gobierno Nacional para superar la crisis sean de vital importancia en Santander.

Caída dramática

De acuerdo con las estadísticas de la Federación, en lo que va corrido del 2018 el café ha sufrido una caída dramática del precio del 22%, frente al mismo periodo del año pasado. En promedio, la libra se tasa en Bolsa a US$1.05 por libra.

Para enfrentar la crisis, los caficultores estiman que se deben tomar medidas más allá de las coyunturas, de ahí que enumeren las siguientes: diferencial de precios; es decir, un subsidio que supla la diferencia del precio de venta frente a los costos de producción.

Además, la creación de  Fondo de Estabilización de Precios como lo manejan otros cultivos,  un programa de apoyo directo al precio y un plan de retención de café, con el ánimo de evitar que se tenga saturación del mercado.

Esa posibilidad se trabajaría de manera conjunta con Brasil, el mayor productor del grano del mundo, igualmente afectado, pero con menos costos de producción debido a su alta tecnificación y mayor  productividad.

También se espera un alivio de las deudas de los productores, así como continuar con apoyos para renovación de cafetales para no perder producción en cosechas futuras, y buscar alternativas para poder adelantar los programas de fertilización.

El Gobierno ha dicho que se tiene un problema fiscal, pero que se tomarán medidas para sopesar la crisis cafetera, producto de acciones exógenas lideradas por la especulación de los Fondos Privados de Inversión, que a juicio de la Federacafé, forzarán  “movimientos migratorios motivados por la pobreza y el surgimiento de cultivos ilícitos en algunos países”.

Ordenar la oferta

Para Roberto Vélez Vallejo, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Federacafé, el escenario es depredador para los productores del mundo. El directivo dijo que se deben adelantar políticas internas en los países productores “para apoyar el ordenamiento de la oferta, como el caso de Funcafé en Brasil, que financia la administración de inventarios para evitar la venta en momentos de precios bajos”.

A su vez, estimó que hay que aumentar el consumo en los países emergentes y productores. Dijo que es igualmente preocupante la concentración de la industria y del sector de distribución.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.