Domingo 02 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

En maíz, Colombia podría suplir las importaciones

Colombia es el mayor importador de maíz amarillo de América Latina. Para el Ciat, el país podría ser autosuficiente, ya que cuenta con tierras, investigación y emprendedores campesinos.

Comparta este artículo ›

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
Para Fenalce, el maíz duro cristalino, que es sembrado en el país en su gran mayoría por cultivadores pequeños y en ladera, debe destinarse de manera exclusiva para consumo humano.
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

Para cubrir la demanda del país que es de seis millones de toneladas, en el 2016 Colombia importó 4,6 millones de toneladas del grano, principalmente, de Estados Unidos y Argentina.

Lea además: Labrando el camino a la inclusión financiera

Esa importación en su mayoría va para la agroindustria de alimentos concentrados (aves, cerdos, bovinos y caballos, entre otros).

Esta semana, el Centro Internacional de Agricultura Tropical, Ciat, y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, Cimmyt, pusieron sobre la mesa una iniciativa que pretende llevar el maíz a niveles de competitividad, y comenzar a suplir esa gruesa importación.

“Maíz para Colombia 2030” tiene como objetivo la siembra del grano en zonas específicas e idóneas para tal fin.

Si todos los “astros se alinean”, frente a la propuesta se sembrarían 500 mil hectáreas con producciones de siete toneladas por hectárea, para lograr una producción de 3,5 millones de toneladas, en los dos semestres del año.

De acuerdo con Henry Vanegas Angarita, gerente de la Federación Nacional de Cerealistas y Leguminosas, Fenalce, hoy en Colombia, frente a este cultivo, se tienen dos escenarios: seguimos como vamos o hacemos el intento de aumentar la producción nacional.

Frente a la propuesta del Ciat y Cimmyt dijo que es válida, pero que se daría en el mediano plazo y con voluntad política del Estado, y el deseo de los agroindustriales de trabajar con maíz nacional.

Hay zonas aptas

Vanegas Angarita expresó que en el país hay zonas aptas para ese desarrollo, como las del Caribe Húmedo, sur del Cesar, Magdalena Medio y la altillanura.

“En la región del Magdalena Medio Santandereano se podrían sembrar 12 mil hectáreas inicialmente, pero se alcanzarían las 50 mil hectáreas”, agregó el dirigente gremial.

Frente a las producciones, el representante del gremio cerealista aseguró que “se está hablando que deben superiores a las siete toneladas. Se sembrarían materiales de las empresas comerciales e híbridos nacionales”.

Vanegas Angarita expresó que para aterrizar esa propuesta se debe contar con un grupo de agricultores para producir con altos rendimientos y competir con el maíz importado; y otros que se mantengan con híbridos para atender el consumo humano.

En su concepto, si se llegasen a sembrar las 500 mil hectáreas anuales se “voltearía la torta” frente a las importaciones, pues solo serían del 20% y no del 80%, como ocurre hoy.

Sin embargo, Vanegas Angarita mostró cierto pesimismo, al manifestar que “es posible, pero en este país las decisiones son muy lentas y actualmente no hay los recursos tal y como lo manifestó el MinHacienda”.

MÁs plagas por cambio climático

Según las investigaciones, la temperatura en la tierra ha aumentado de manera significativa en la última década. Para Jeimar Tapasco, investigador del Ciat y experto en cambio climático, “en 10 años, en zonas donde hoy se siembra maíz en Colombia será más complejo producirlo, por aumento de la temperatura: con cambios en el ciclo del cultivo, índice de cosecha y rendimiento; si embargo, hay oportunidades en nuevas zonas del país”.

Para el experto, en las actuales regiones maiceras, a su vez, habrá mayor incidencia de plagas y enfermedades por el cambio climático y estimó que productores deben acceder a información veraz sobre el clima, pues será una herramienta sustancial para determinar con qué variedades se trabajarán y así lograr mejores rendimientos.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN ECONOMÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.