Domingo 28 de Agosto de 2016 - 12:01 AM

Dividendos económicos del fin de la guerra se verán en la construcción

Entre los sectores que más focalizarán recursos para invertir en un escenario de posconflicto están el agro, la industria y la construcción, de acuerdo con un estudio del Departamento Nacional de Planeación.

Comparta este artículo ›

Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Por el lado del sector de la construcción, el DNP maneja las cuentas de un dividendo de 4,4 puntos adicionales de crecimiento en el largo plazo.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

La paz no solo implicará la mera dejación de armas y el inicio de un nuevo proyecto de vida para quienes se desmovilicen. También, según estudios como los que realizó en su momento el Departamento Nacional de Planeación, traerá cuantiosos dividendos que repercutirán en una mejor situación económica de Colombia.

Según el estudio, realizado con datos de la Universidad de Uppsala de Suecia, el crecimiento potencial del PIB estaría en tasas de 5,9% anual, cifra superior al nivel de crecimiento potencial actual de 4%. El crecimiento en tasa de inversión también tendrá un impacto positivo, obteniendo un dividendo de 5,5 puntos del PIB en aumento de la tasa de inversión. Esto permitiría que Colombia alcance una tasa de inversión cercana a 35% del PIB en el largo plazo.

Otros indicadores, como el de Inversión Extranjera Directa (IED), tendrían un dividendo con un aumento de 3,3 puntos del PIB, lo que significa US$36.000 millones de inversión extranjera directa frente a los US$12.000 millones de hoy. Y sin duda, entre los sectores que más focalizarán recursos para invertir estarán el agro, la industria y la construcción.

En ese sentido, el planteamiento que ha realizado el Departamento Nacional de Planeación indica que se espera un fortalecimiento profundo del crecimiento en los sectores de agricultura e industria. “Los dividendos para estos sectores son de un punto porcentual de crecimiento adicional en el largo plazo”.

Por el lado del sector de la construcción, el DNP maneja las cuentas de un dividendo de 4,4 puntos adicionales de crecimiento en el largo plazo. Y en la tasa de ahorro de la economía, el estudio proyecta un dividendo obtenido de 2,4 puntos del Producto Interno.

Para la presidenta de la Cámara de Comercio de Barranquilla, María José Vengoechea, se vislumbran dividendos en varios sentidos. Por un lado, está la oportunidad de recuperar la IED en el país, pues “ha llegado a representar hasta 30% de la producción bruta nacional, siendo uno de los porcentajes más altos de América Latina. Esto ha sido gracias a muchos factores, entre ellos a la estabilidad política y económica, los acuerdos comerciales firmados y a las reformas estructurales que se adelantan en materia de infraestructura, por ejemplo, para lograr un crecimiento sostenible a largo plazo”.

En el caso del economista y académico Jairo Parada, es claro que el estudio del DNP es aceptado por la mayoría de los economistas por ser un “estudio serio”, sin embargo -destaca- en el panorama hay otros análisis, como algunos desarrollados por la Universidad de los Andes, en el que advierte que el impacto del posconflicto en el crecimiento económico no será tan prolongado ni con los resultados esperados. Pero, a pesar de ello, considera que la posibilidad de concretar esos resultados es “favorable” en la medida que el Gobierno Nacional se comprometa en la ampliación del gasto público.

“El Gobierno va a tener que mirar la regla fiscal con las restricciones pues, con lo que impone la regla fiscal va a ser muy difícil cumplir con la agenda del posconflicto pues este proceso va a exigir, por ejemplo, la ampliación en el gasto público en sectores como el agro e infraestructura, así como en otros temas sociales”, resaltó Parada.

¿Cómo surge la proyección?

El Departamento Nacional de Planeación utilizó una metodología considerada como muy rigurosa para los resultados entregados. Se toman los 117 países que han tenido conflictos armados de la base de datos de Universidad de Uppsala de Suecia, que permite cruzar 16 variables para clasificar los países según la intensidad de los conflictos armados (alta o baja). De esta muestra, se filtraron los países que tuvieron una terminación del conflicto, para obtener 36 países (31 con acuerdos de paz y cinco con victoria militar). El informe fue presentado el año pasado.

Explotación de recursos naturales

Del lado de las empresas que explotan recursos naturales, como es el caso de Ecopetrol, Terpel y Cerrejón, la esperanza está sembrada en nuevos esquemas de producción en territorios aún no explorados.

“No hay que olvidar que el petróleo del futuro está en zonas de conflicto y esto es una gran oportunidad para Ecopetrol y otras empresas. Nosotros tenemos operaciones en zonas como el Catatumbo, en Arauca, en Caquetá y Putumayo, donde tradicionalmente hay presencia de guerrilla. Hay un traslado del 90% entre la industria de los hidrocarburos y las zonas en conflicto”, afirmó Juan Carlos Echeverry, presidente de Ecopetrol.

Echeverry añadió que “el principal reto que se desprende del acuerdo de paz es lograr el entendimiento con estas fuerzas que van a pasar de los fusiles a la política, para que entiendan que nosotros podemos hacer nuestra actividad con los mejores estándares. En esta misma línea Sylvia Escobar, presidenta de Terpel, argumentó que “estamos abiertos, desde nuestra convicción de que debemos abrir una puerta a la esperanza de un país que es capaz de resolver sus diferencias sin armas, a aportar a nuevos esquemas de inclusión y producción”.

Publicidad
Publicada por: LA REPÚBLICA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.