Martes 20 de Septiembre de 2016 - 12:01 AM

Pisando sobre cáscaras de huevo

La historia suena bien: los inversionistas extranjeros confían en Colombia, y por eso están comprando activos locales.

Comparta este artículo ›

Eso se demuestra en que ya son los poseedores del 22% de los TES (deuda pública) y que durante agosto fueron los mayores compradores de acciones, superando a los demás actores del mercado. Eso ha llevado a valorizaciones de los activos colombianos, pues el mercado financiero funciona como cualquier otro, es decir, a más compradores, sube el precio (ley de oferta y demanda en su estado puro).

Sin embargo, la historia tiene dos caras, y la que es felicidad hoy, porque nos están comprando, puede ser tristeza mañana, cuando los extranjeros estén vendiendo. Esto, tarde o temprano, debe suceder, por más que seamos atractivos, los extranjeros algún día van a vender las acciones y los bonos locales que han comprado, y no porque en Colombia pase algo malo, sencillamente porque así es. Claro, si pasa algo malo, el catalizador de venta se activa mucho más rápido y de forma mucho más dramática, con efectos colaterales mucho peores; hablando específicamente de la caída en el precio de los activos locales.

Puede que lo hagamos bien macroeconómicamente, que tengamos (por fin) unas reglas tributarias estables de largo plazo, que la economía se estabilice y que cualquier tema que le pueda causar volatilidad al inversionista extranjero se arregle. Esos factores son necesarios para que las inversiones de largo plazo, es decir, aquellas que se vienen a quedar con un carácter de permanencia, lleguen al país. Pero la denominada inversión de portafolio no se ajusta a las mismas reglas. Así, por más que seamos “la novia perfecta”, los inversionistas de portafolio se van a ir. ¿Cuándo? Eso es lo que no se sabe con certeza.

En vista de lo anterior, para el inversionista de a pie, aquel que está en Colombia y que ve lo que ha sucedido con los retornos de los activos colombianos, y que se emociona con los mismos, se vuelve cada vez más necesario aplicar la teoría más sencilla de todas, pero más potente: diversificar. Esto significa, en términos sencillos, creerle a lo que dice su asesor financiero, es decir, un poco aquí, un poco allá. Los extranjeros, por ejemplo a hoy, poseen algo más de $50 billones de TES, y el día que quieran salir, porque necesitan sus recursos, venderán en pesos colombianos, para llevarse su dinero en dólares, con lo cual uno supone que al vender caerá el precio de los TES y subirá el precio del dólar. Si lo hacen de forma ordenada, los efectos serán graduales; pero hemos visto, en ocasiones anteriores, que la forma desordenada implica ajustes muy severos y de forma muy rápida. Y dolorosa, incluso.

Publicidad
Publicada por: ESPECIAL PARA VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.