De eso tan bueno, no dan tanto: desenmascare a las pirámides | Negocios | Vanguardia.com
Domingo 12 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

De eso tan bueno, no dan tanto: desenmascare a las pirámides

Comparta este artículo ›

De eso tan bueno, no dan tanto: desenmascare a las pirámides
Bando de imágenes / VANGUARDIA LIBERAL
“El antídoto contra las pirámides y la especulación es la regulación, que debe empezar por la fijación de topes a los márgenes de intermediación y algunas tasas de interés”, asegura el economista Eduardo Sarmiento.
(Foto: Bando de imágenes / VANGUARDIA LIBERAL)
La premisa es desconfiar y abstenerse de invertir dinero en sitios donde les prometan altos rendimientos de ganancia sin una justificación tangible y exigiendo la vinculación de otras personas.

La médico general Adriana Ospina aún no se recupera de la pérdida de 20 millones de pesos en DMG en el 2008, cuando depositó sus ahorros de más de 5 años de trabajo en la empresa que lideraba el hoy convicto David Murcia.

“Yo tenía un dinero ahorrado para hacer una especialización, era una plata que ahorré con mucho esfuerzo y sacrificio, con turnos de fines de semana y horas extra. Lo admito, me equivoqué, me dejé llevar por la codicia, por las ganas de ganancia fácil”, asegura.

Como ella, son miles las personas que caen diariamente en las trampas de las captadoras ilegales o pirámides en el país. Según la Superintendencia Financiera, solo el año pasado se detectaron cerca de 150 nuevas empresas de ese tipo en Colombia.

Lea también: ¿Sabe qué le puede pasar si invierte en pirámides?

¿Pero, exactamente qué es una pirámide o una captadora ilegal? De acuerdo con Asobancaria, es un esquema que se caracteriza por ganar dinero solo mediante el reclutamiento de otros “miembros” que tienen que pagar una o varias cuotas de inscripción para entrar en el negocio.

En este esquema nunca queda claro a qué negocio se dedica la organización, es decir, como generan los jugosos dividendos que le ofrecen a sus víctimas. “Las pirámides suelen ofrecer explicaciones ambiguas del origen de su dinero, y no especifican cuál es el trabajo que realizan para acceder a las grandes utilidades”, aseguran los expertos de Asobancaria.

Muchos suelen confundir el esquema piramidal con las empresas multinivel, que sí son legales. “Básicamente la diferencia se encuentra en la forma en que generan sus ingresos. Los participantes de una empresa multinivel se benefician de las ventas realizadas por las personas que están bajo su línea de patrocinio, incluso si son varios niveles de profundidad; sin embargo, cada uno de los participantes también puede generar ingresos a través de la venta directa de productos o servicios. En este esquema es claro que el dinero de las comisiones propias y de su línea de ventas proviene de la comercialización de un producto o servicio”, especifica la entidad gremial.

Víctima de la codicia

“A mí me cautivó la forma de ganar plata con DMG, prácticamente ganabas sin hacer nada. Yo recibí dos tarjetas: una, la tarjeta prepago, correspondiente al capital de mi inversión, y que podía usarla para compras o redimir por dinero en cierto tiempo. Con la otra se suponía que me pagaban los intereses, que eran altos, hubo gente que cobró 5% en una semana”, recuerda Adriana, pero ella no fue una de las afortunadas. Me quedé sin nada, las autoridades intervinieron y no recibí ni un solo peso”, confiesa resignada la doctora.

Justamente eso, la promesa de dinero fácil, es lo que “cautiva” a la gente que cae en la trampa, explica la Superfinanciera. “Si la empresa promete grandes ganancias sin mayor esfuerzo, dude de su fiabilidad. Seguramente no está vigilada por la Superintendencia Financiera o Solidaria. Además, estas pirámides generalmente ofrecen “planes” de inversión, que pagan rentabilidad diaria, semanal o mensual, de acuerdo al monto de la inversión, de forma desbordada”, aseguran miembros de la entidad.

De acuerdo con Asobancaria, otra característica es que generalmente tienen un tiempo mínimo de permanencia y el capital no puede ser retirado antes de este plazo y le ofrecen altas comisiones por referidos con el fin de crear un esquema multinivel y así asegurarse de captar masiva y continuamente capital.

La Superfinanciera y las autoridades en general aseguran que el “negocio” ha evolucionado de forma que ya no se realiza como lo hacía DMG hace algunos años, sino que incluso se usa el celular o el correo electrónico para promoverlo.

“Los importante es que usted recuerde que ‘de eso tan bueno no dan tanto’. No invierta sus recursos en sitios donde le prometan altos rendimientos de ganancia. Desconfíe de eso. Si no le informan claramente de dónde salen los recursos que le prometen, si esas ganancias no tienen una justificación aparente, si no tiene certeza de la naturaleza de la empresa, absténgase de entregar su dinero. Recuerde que es un delito”, advierten voceros de la Superfinanciera.

Bitcoin: el nuevo engaño

Ca milo Díaz, administrador de empresas con estudios en Análisis de Riesgo en la Universidad Complutense de Madrid, asegura que en diferentes partes del país están empezando a crecer empresas dedicadas a la captación de dinero del público, ofreciendo la inversión en criptomonedas como el Bitcoin, prometiendo elevados rendimientos a corto plazo, y bajo riesgo.

Para el experto, estas monedas digitales son una apuesta riesgosa porque no cumplen ninguna característica para ser una divisa. No son aceptadas como un medio de pago en el comercio formal, difícilmente un importador encontrará un proveedor en el extranjero que las reciba como pago, y tampoco son usadas como una moneda de reserva por los bancos centrales del mundo, es decir, que el Banco de la República, la Reserva Federal de Estados Unidos o el Banco Central Europeo no guardan criptomonedas como un activo para garantizar la disponibilidad de divisas en sus países.

Para el Banco de la República, “el Bitcoin no es una moneda en Colombia y, por lo tanto, no constituye un medio de pago de curso legal con poder liberatorio ilimitado. No existe entonces obligatoriedad de recibirlo como medio de cumplimiento de las obligaciones. Tampoco es un activo que pueda ser considerado una divisa debido a que no cuenta con el respaldo de los bancos centrales de otros países. En consecuencia, no puede utilizarse para el pago de las operaciones de qué trata el Régimen Cambiario, expedido por la Junta Directiva del Emisor”.

Por su parte, el economista Eduardo Sarmiento asegura que las criptomonedas son una forma de negocio piramidal: “el sistema no es otra cosa que una pirámide que recibe depósitos a cambio de que las personas adquieran derechos para adquirir bienes en el futuro por un valor mayor. En virtud de la entrada creciente de afiliados, en un principio las organizaciones pueden cumplir los compromisos y atraer más clientes. En términos más concretos, se configura un marco contable en que los activos superan los pasivos y la diferencia se llena con los aportes de nuevos afiliados”.

Y las alertas están encendidas en todo el mundo debido a que las criptomonedas ha registrado un alza impresionante. Por ejemplo el valor de la Bitcoin, la divisa digital más conocida, se disparó en octubre y llegó a superar la barrera de los 6.000 dólares, alcanzando su máximo histórico. En enero, un Bitcoin se compraba por unos 900 dólares, lo que significa que en lo que va de 2017 su valor se ha multiplicado unas seis veces.

¿Cómo protegerse?

S egún la Superfinanciera, la mejor forma es no entregar su dinero a empresas o personas que no cuentan con la autorización para captar fondos:

1 Antes de decidirse por cualquier inversión, realice una investigación minuciosa de la organización y de las personas que la manejan, averigüe especialmente cómo hacen para obtener los altos rendimientos que ofrecen.

2 Puede consultar también la lista de empresas vigiladas y autorizadas para realizar la captación masiva de dinero en la página web de la Superintendencia Financiera de Colombia o la Superintendencia Solidaria.

3 Desconfíe si la empresa o persona que pretende recoger su dinero no cuenta con un local estable, y más si realiza la captación por Internet o da información en la calle a través de folletos.

4 Si conoce casos de esquemas piramidales, denúncielos inmediatamente a la Policía Nacional, los respectivos alcaldes y gobernadores, la Superintendencia de Sociedades o a la Superintendencia Financiera. Recuerde que es un delito.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL, BOGOTÁ
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.