Domingo 25 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Arancel al acero y aluminio, primer gran paso proteccionista de EE.UU.

EE.UU. realizó una jugada que aceleró el curso y eleva la tensión de una guerra comercial: impuso aranceles por US$60.000 millones a muchas importaciones chinas, y exigió que el déficit comercial de Washington con Pekín se reduzca 25%.

Comparta este artículo ›

Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
La medida impuesta por los Estados Unidos al aluminio y al acero no cobija a Canadá y México. El proceso de presentación de solicitudes de exención tomará hasta 90 días.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

El 8 de marzo de 2018, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció una medida que en su concepto será el freno a un comercio ilegal y a su vez, de protección para la producción de su país: aranceles a la importación de aluminio y acero de un 10% y 25%, respectivamente.

La medida se aplicaría a partir de esta semana.

Los expertos estiman que de paso se busca intentar equilibrar la balanza comercial de su país con un creciente déficit, el cual en enero de este año tuvo un incremento del 5% y llega a los US$56.600 millones, el techo más alto en la última década y cercano a los máximos históricos de US$67 billones del 2006.

De acuerdo con analistas internacionales, esa postura fue como un balde de agua fría para los fuertes bloques económicos del mundo, encabezados por la Unión Europea y China.

Pasados los días, las grandes capitales de esos bloques anunciaron que recurrirían al “ojo por ojo, diente por diente”, pues si se trata de medidas proteccionistas, ellos harán lo mismo; es decir, habría aranceles hasta para los reconocidos mundialmente y emblemáticos pantalones Levi’s.

Los inicios

Analistas estiman que se están gestando los primeros pasos de una guerra comercial, que en concepto de la gerente del Fondo Monetario Internacional, FMI, Christine Lagarde, nadie gana y sí hay perdedores en ambos bandos.

Para la Organización Mundial del Comercio, OMC, ese tipo de proteccionismo es una especie de caja de pandora, la cual será difícil de cerrar desde el momento en el que se abra.

Durante un encuentro, en el que participaron 51 países, el director de la Organización Mundial del Comercio, OMC, Roberto Azevedo, dijo que "todos los miembros son conscientes de la seriedad de la situación y del hecho de que es necesario trabajar en conjunto para alcanzar una solución”.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha sido clara desde un principio frente a este inconveniente comercial: no quieren medidas proteccionistas, sino soluciones multilaterales.

El Ministerio chino de Comercio, en cabeza de Wang Hejun, estimó que la decisión atenta contra el orden comercial de la OMC, y el ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Taro Kono, consideró como lamentables esas medidas arancelarias y advirtió que "pueden afectar mucho la cooperación económica entre los dos países”.

La carta colombiana

La ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Lorena Gutiérrez, dijo que existe un mecanismo que podría superar la medida arancelaria impuesta por EE.UU.

Se recurrirá a los importadores para que argumenten frente al Gobierno de su país, que el producto no se produce en EE.UU., que no se consigue en las cantidades y calidades; y “que no importarlo significaría un riesgo para la seguridad nacional de ese país”.

Lo cierto es que para EE.UU., los aranceles son una medida de protección nacional.

El Caso de Colombia

En el comercio mundial del hierro y el acero, Colombia es un jugador pequeño.

De acuerdo con las cifras de Cámara de Fedemetal de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Andi, (consignadas en El Colombiano), las exportaciones del país en 2017 en hierro y acero llegaron a los US$445,2 millones frente a US$389,8 millones de 2016, lo que significó un alza de 14,21%.

Las exportaciones de acero de Colombia a los Estados Unidos, fueron del orden de US$151 millones en el 2017; pero la medida afectaría al 39%, es decir, US$58,8 millones en 41.772 toneladas ubicadas en ese país. Las ventas de aluminio llegaron a US$234,2 millones frente a US$244,5 millones de 2016, con una merma de 4,21%.

Estados Unidos demanda el 64,6% del total del aluminio nacional.

Golpe a brasil

Brasil será el país más afectado de la región con las nuevas medidas arancelarias para las importaciones del aluminio y el acero por parte de EE.UU.

Brasil produjo 34,4 millones de toneladas de acero en el 2017, de las cuales 15,4 millones de toneladas fueron exportadas y tuvieron un valor de US$8.000 millones, según el Ministerio de Industria y Comercio Exterior de ese país.

De esa exportación, el 32,7% paró en el mercado de Estados Unidos.

La protección arancelaria de EE.UU., le abre un hueco a Brasil de US$3.000 millones en acero y hierro, y de US$144 millones en las de aluminio. Las exportaciones de Brasil, el gigante de América Latina, superan a muchos países del mundo.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN ECONOMÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.