Domingo 24 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Deducciones, gastos y costos en renta de las personas naturales

En materia contable y fiscal son cercanos los conceptos de deducciones, gastos y costos.

Comparta este artículo ›

Pero a partir del año fiscal 2017 adquirieron unas distancias importantes por las restricciones impuestas para las personas naturales a las deducciones, originado por las recomendaciones fiscales de la OCDE. Las deducciones tienen fundamento fiscal y solo es permitida cuando el legislador lo autoriza expresamente como en el caso de las personas naturales para algunos tipos de ingresos. Los conceptos de gastos y de costos como dos cosas distintas que son contables podrían incluir el universo de las deducciones, aunque en estas últimas pudieran existir partidas teóricas (dependientes), restricciones o condiciones para su aceptación según lo determine expresamente las reglas de impuestos. En síntesis, no son iguales. Para los obligados a llevar contabilidad se aplican de manera análoga los gastos contables como una deducción.

Veamos en concreto, para las personas naturales no obligadas a llevar contabilidad, pueden aplicar las siguientes deducciones a la cédula correspondiente a las rentas de trabajo: aportes a título de cesantía por el partícipe independiente, deducción por dependientes, intereses o corrección monetaria por préstamos para adquisición de vivienda, 50% de lo efectivamente pagado por Gravamen a los Movimientos Financieros y los pagos por salud. Las rentas de capital y las rentas no laborales, tiene autorizadas las siguientes deducciones: 50% de lo efectivamente pagado por Gravamen a los Movimientos Financieros, intereses sobre préstamos para adquisición de vivienda, aportes a título de cesantía realizados por los partícipes independientes. Las rentas por pensiones no tienen autorizada ninguna deducción. Como las deducciones son expresas para cada tipo de rentas, incluso no es permitida para la cédula de ingresos por pensiones, no hay posibilidad de planeación tributaria prácticamente, porque dichas deducciones tienen adicionalmente limitaciones por concepto, por tope y por tipo de cédula. Por ejemplo, un asalariado solo puede tomar deducciones más rentas exentas hasta un límite del 40% de los ingresos netos y no mayor de 5.040 UVT. Las rentas de capital y las no laborales, sumadas las deducciones más las rentas exentas hasta el 10% de la renta líquida sin exceder de 1.000 UVT.

Sin las restricciones anteriores, las personas naturales y sucesiones ilíquidas que tengan ingresos provenientes de rentas de capital y/o rentas no laborales sólo podrán detraer los costos y gastos correspondientes a todas las erogaciones en que se incurra para la obtención del ingreso y que cumplen los requisitos y limitaciones para su procedencia, según lo establecido en el Estatuto Tributario.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.