Domingo 01 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Ocde pide reducir las ayudas al sector agrícola que perturben el comercio

18% han bajado (en conjunto) los auxilios al agro en los países de la Ocde, lo que delimita la tendencia mundial a suprimir ese tipo de ayudas a los productores del agro. En el caso de Colombia, las ayudas al sector productor del campo son mínimas y en muchos casos, ni existen.

Comparta este artículo ›

Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Los sectores del agro afectados por muchas circunstancias han solicitado ayudas al Estado, pero éstas no han llegado. El caso más reciente se presentó con los maiceros, que requerían coberturas cambiarias para poder impulsar sus siembras. Entre tanto, la creciente importación de alimentos al país está afectando a los productores colombianos que no tienen como competir.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) presentó su informe anual sobre políticas públicas en materia de agricultura, en el que destacó que la mayor parte del apoyo a productores "se dio a través de medidas que perturbaron el comercio", una tendencia que pidió revertir.

"Casi dos tercios del apoyo a los productores en los países que hemos estudiado distorsionan de manera particularmente fuerte las decisiones comerciales", constató el informe presentado en Bruselas, en el que aseguró que la dependencia de estas medidas "incluso ha ido en aumento".

El informe ‘Seguimiento y Evaluación de las Políticas Agrícolas en 2018’ estudia la situación del sector agrícola en los 35 países que forman parte de la Ocde, así como en otras diez economías emergentes: Brasil, China, Colombia, Costa Rica, Kazajistán, Filipinas, Rusia, Sudáfrica, Ucrania y Vietnam.

Los países de la Ocde destinaron una media de 285 mil millones de euros al año al sector agrícola en el periodo 2015-2017, de los que 205 mil millones (el 72%) fueron entregados como apoyo a los agricultores.

El apoyo público a los agricultores fue equivalente al 18% de sus ingresos, un descenso frente al casi 30% que representó en el periodo 1995-1997.

Por su parte, las diez economías emergentes estudiadas por la Ocde destinaron una media de 266 mil millones de euros al año a sus sectores agrícolas, 233 mil de los cuales (el 84%) estuvieron dirigidos a los agricultores.

Sin embargo, mientras que en la Ocde el apoyo público a los agricultores con respecto a sus ingresos había disminuido sustancialmente en las últimas décadas, en estas economías emergentes la tendencia fue justo la contraria: pasó del 2,9% en el periodo 1995-1997 al 13,5% en el periodo 2015-2017.

El informe destacó que, mientras que en la Ocde están abandonando las políticas públicas de apoyo al sector agrícola que "distorsionan el mercado", en las economías emergentes estudiadas estas medidas han crecido hasta representar el 80% del total. La Ocde también analizó de forma individualizada los casos de los 51 países objeto de estudio, aunque en la Unión Europea (UE) no entró a valorar la situación de los Estados miembros, sino las políticas públicas en el ámbito comunitario.

En este sentido, el informe destacó que alrededor del 50% del apoyo público a los agricultores está condicionado por cláusulas medioambientales obligatorias, mientras que un 8% adicional se puede obtener de cumplir una serie de estándares superiores a los exigidos por ley.

Nuevas medidas

Entre los principales cambios de 2017, la Ocde destacó la simplificación de la Política Agrícola Común (PAC) y el fin de las cuotas impuestas a la producción de azúcar.

El informe recordó que siguen aplicándose "medidas excepcionales" en los sectores lácteo y porcino, así como con respecto a la producción de frutas y verduras.

La Ocde celebró que la UE "haya mejorado la composición de las ayudas en las últimas tres décadas" e hizo especial hincapié en el incremento de los pagos no relacionados directamente con la producción, lo que "ofrece a los agricultores la posibilidad de tomar decisiones sin depender de la acción gubernamental".

En el caso de Latinoamérica, el informe destacó las ayudas dirigidas a productores jóvenes (de entre 18 y 35 años) en Chile o las medidas colombianas de compensación de producción a los productores de algodón y de reestructuración de deuda a los agricultores.

La Ocde recogió también el caso de Brasil y la mejora de su sistema de inspección veterinaria, la regularización del proceso de registro de productos químicos en Costa Rica y la creación en Chile del Comité Técnico sobre el Cambio Climático en el marco del Ministerio de Agricultura.

El 96% de los productores colombianos están por fuera de los subsidios del estado

Para Indalecio Dangond Baquero, experto en financiamiento al sector agroindustrial y en políticas de gestión para el desarrollo competitivo del sector agropecuario, cuando se habla de subsidios, políticas estatales para el sector agropecuario y apoyo público, el único afectado, y de manera considerable, es Colombia.

Muestra de lo anterior, en su concepto, es que en el país existen 5 millones de productores que se levantan todos los días a las 4:00 de la mañana a producir los alimentos que consumen 49 millones de colombianos.

El 96% de los productores están por fuera de los existentes subsidios del Estado, por dos razones: la primera, porque el 94% de esos productores no tiene un título de propiedad de la tierra y todos los subsidios del Gobierno Nacional están amarrados a un crédito. La segunda, porque el 90% de los productores no accede a un crédito agropecuario; entonces, el subsidio a la tasa de interés se queda solo en el 4%, al igual que el ICR; y los auxilios de precios al arroz y café desde hace tres años no se otorgan.

En consecuencia, para Dangond Baquero, Colombia no tiene una política fuerte de ayudas para el agro, que llegue a perturbar el mercado como lo estima la Ocde.

“Además, Colombia entró a un proceso de internacionalización de la economía y en menos de nueve años, se han suscrito 16 acuerdos comerciales; es decir, TLC que han permitido incrementar de 4 millones a 14 millones de toneladas la importación de alimentos en perjuicio de la producción nacional”, agregó.

Dangond Baquero expresó que en este caso Colombia es la víctima de los subsidios que los gobiernos de países desarrollados entregan directamente a sus productores, ya que cuentan con una amplia chequera para subvencionar el agro de su país.

Lo anterior les permite llegar a Colombia con un producto más barato y al estar fuertemente subsidiado, es ahí cuando son más competitivos frente a nuestros agricultores. “Entonces, Colombia es la real víctima de los países con los que hemos suscritos los acuerdos comerciales. No están avasallando”, sentenció.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN ECONOMÍA / EFE
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.