Domingo 15 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Santander tiene un potencial por desarrollar en turismo sostenible

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, MinCIT, aplica Normas Técnicas Sectoriales de Turismo Sostenible para certificar, aparte de los reconocimientos y avales que organizaciones internacionales pueden otorgar.

Comparta este artículo ›

Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Barichara y Socorro son Pueblos Patrimonio certificados por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)
Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL
Alejandro Arango Ramírez, consultor en turismo y docente de la Universidad Piloto de Colombia.
(Foto: Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL)

De acuerdo con la Ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Lorena Gutiérrez, el turismo en Santander tiene potencial para cuatro tipo de subsectores: Aventura (Parapente, Rafting, Tiekking y torrentismo), Cultural (Pueblos Patrimonio: Barichara y Socorro), Salud y Bienestar, y Negocios.

Y para fortalecer esta oferta, la calidad y la sostenibilidad constituyen fundamentos inamovibles dentro del proceso.

La viceministra de turismo, Sandra Howard, durante la rendición de cuentas del sector, realizada en Bucaramanga esta semana, aseguró que el actual Gobierno ha revisado 55 Normas Técnicas de Calidad, certificado a 1.222 empresarios, y logrando 13 destinos sostenibles certificados y ocho más en el proceso.

Precisamente en Santander se está haciendo la tarea, pero falta. La sostenibilidad es fundamental en lo que pide el turista de hoy al momento de elegir, no solo un destino, sino un hotel u operador.

De acuerdo con el MinCIT, en el departamento hay 14 establecimientos de alojamiento certificados en sostenibilidad, ubicados en Bucaramanga, San Gil, Socorro y Barrancabermeja; además de 21 agencias de viajes.

Al respecto, el especialista Alejandro Arango Ramírez, consultor en turismo de entidades públicas y privadas y docente de la Universidad Piloto de Colombia, asegura que Santander tiene todas las oportunidades para potencializar su propuesta sostenible y generar así más opciones para mercados de valor.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Cómo impacta el turismo sostenible en la reducción de la pobreza?

El potencial del turismo sostenible como motor de una vida digna es enorme. Un dato sencillo para dar una idea es que siendo Colombia el país más biodiverso del mundo en proporción a su territorio, según la Organización Mundial del Turismo, mientras un viajero promedio gasta por día unos US$80, uno interesado en la naturaleza gasta US$400. Igualmente, el Acuerdo de Paz abrió grandes oportunidades para el desarrollo del sector: en 2017 llegaron más de 6.5 millones de turistas extranjeros al país, superando en un 150% la cifra de 2010 cuando apenas llegaban un poco más de 2 millones.

¿Qué implica la certificación de Turismo Sostenible?

Las certificaciones de Turismo Sostenible se pueden asignar a empresas (como hoteles o restaurantes), otras organizaciones (comunidades locales) o a destinos. Estos certificados pueden ser otorgados por el sector público o por organizaciones privadas, gremiales o no gubernamentales que sobre la base de unos criterios generalmente enfocados en asuntos de manejo de impactos ambientales e inclusión social, realizan un proceso de auditoría y seguimiento para verificar que el aspirante cumpla lo establecido. Es importante que los viajeros entiendan que aunque la certificación muestra unas claras intenciones y acciones por parte de quien la obtiene, la seguridad de estar ante un modelo realmente sostenible no es del 100%. La conclusión es dual: ni la certificación asegura la sostenibilidad, ni la certificación es el único camino para alcanzarla. La mejor alternativa para un turista responsable es informarse a profundidad sobre la experiencia turística que planea.

¿Cuáles lugares del país deberían apostarle al turismo sostenible?

La sostenibilidad no debe verse como algo a hacer si se quiere, una “exigencia del mercado” o un camino para conseguir nuevos clientes. La sostenibilidad es el camino para lograr un desarrollo justo y seguro para la humanidad, por eso, no sólo es un imperativo ético, es la más grande meta del siglo XXI. La respuesta es entonces que toda organización y todo destino debe ser sostenible, simplemente no hay otra alternativa. Más en un país como Colombia, por su enorme diversidad natural y cultural. Un gran reto es el de saber aprovechar las oportunidades para el turismo sostenible que se desprenden del acuerdo de paz con las Farc. El sector puede verse como un catalizador de dinámicas de desarrollo, construidas desde las capacidades y limitaciones locales y donde los beneficios adquiridos puedan distribuirse principalmente entre quienes viven y están socialmente apropiados de los territorios golpeados por el conflicto armado.

¿Qué oportunidades y retos tiene Santander en cuanto a turismo sostenible?

El reto de Santander es muy similar al que enfrentan otros destinos del país: lograr que el turismo se convierta en una experiencia que genere identidad territorial, conciencia socio-ambiental e impacto local. Por ejemplo, en Barichara se está presentando un fenómeno visto en varios lugares del mundo donde la actividad turística se vuelve central: la llegada de otros nacionales o extranjeros, que a través de la compra de predios y el establecimiento de negocios, buscan beneficiarse del turismo. Esto por una parte es bueno porque se promueve la inversión externa y el intercambio cultural. Por otro lado, puede estar ocurriendo que los mayores beneficiarios del negocio no sean quienes a través de sus costumbres únicas y su trabajo dieron forma al atractivo turístico. Los actores públicos, privados, gremiales y comunitarios del sector deben articularse para que el turismo sea socialmente inclusivo y ambientalmente responsable, todo sin perder los beneficios del capital foráneo ni la magia de lo local.

¿Qué ganan los turistas, los empresarios y los destinos con la práctica del turismo sostenible?

Cuando se hace turismo de verdad sostenible, los beneficios para los turistas son los de vivir experiencias auténticas, más allá de lo convencional y generadoras de valor social. Los empresarios se benefician porque no sólo cumplen sino que se apropian de su responsabilidad social, se articulan con lo local y por ende bajan costos de producción, y, al lograr exaltar las particularidades culturales y naturales de sus destinos, generan valor agregado en los productos y servicios que ofrecen. Si el turismo sostenible se hace bien hecho, los destinos se benefician por la activación de sus economías locales, la apropiación de sus habitantes por la identidad territorial y el fomento del uso sostenible de los ecosistemas, no sólo de los directamente involucrados en la experiencia turística.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL, BOGOTÁ
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.