Domingo 22 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Evite que los plazos ahorquen sus finanzas

Las compras a crédito son un gran alivio, especialmente cuando no se cuenta con el dinero total disponible, pero hay que tener cuidado para que los intereses no se salgan de control.

Comparta este artículo ›

Se estima que en Colombia hay actualmente 24 millones de tarjetas, entre débito y crédito, de las cuales, según Asobancaria, más de 14.5 millones son de crédito.

De acuerdo con el programa de Educación Financiera del Banco de Bogotá, las tarjetas de crédito son instrumentos de financiamiento que ofrecen beneficios como flexibilidad en los pagos y acceso inmediato al efectivo.

“Hoy en día el dinero plástico, como también se le conoce, es bienvenido en la mayoría de los establecimientos comerciales de todas las categorías: hoteles, restaurantes, agencias de viajes, entre otros, por lo que comprar se convirtió en una experiencia sin límites y posible para todos. Esta herramienta de crédito es un convenio entre una institución financiera (banco u otro tipo de compañía) y el prestatario (la persona titular del crédito), mediante la cual se pone un cupo de dinero disponible para que lo use a través de una tarjeta de crédito, cuyo posterior pago mensual está sujeto a los gastos que efectúe y la cantidad de cuotas a la que sea diferida la compra”, precisa la entidad financiera.

Y aunque efectivamente las compras en cuotas son un gran alivio, hay algunas recomendaciones para que los intereses y los plazos no se “salgan de control”.

Más plazo, más cuesta

El programa Saber Más, de Asobancaria, asegura que un número de cuotas alto encarece el precio del bien adquirido. “Es una relación directa, por lo que el mejor consejo a seguir es mantener el menor número de cuotas posible, sobre todo cuando hablamos de productos de consumo diario o de corta vida útil”, explican voceros de la entidad.

Según Asobancaria, lo ideal sería reducir el número de cuotas a uno, pues al manejarlo así, no se pagan intereses, sin embargo, nunca cometa el error de exceder su capacidad de pago mensual, elegir el número de cuotas sin tener en cuenta su presupuesto, es decir, cuánto dinero entra y cuando sale de nuestros bolsillos cada mes, lo puede llevar a situaciones de insolvencia, atrasarse con los pagos y finalmente a tener que renegociar su deuda con el banco.

“Un consejo para elegir el máximo de cuotas en las que debería dividir una la compra es tener en cuenta la vida útil de lo que está adquiriendo. Así, por ejemplo, una invitación a comer durará solo unas pocas horas, por lo que es prudente diferir este consumo a una sola cuota. Por otra parte, esa lavadora que facilitará sus labores domésticas puede tener una vida útil de dos años, por lo que máximo diferido debería ser a 24 meses”, precisa la entidad.

“Lo ideal es no elegir plazos de más de un mes para las compras que suplen necesidades o deseos de corto plazo, o que sean recurrentes como la comida, el mercado, la gasolina y los servicios públicos. Para otras necesidades y deseos de largo plazo como la ropa, tecnología, viajes y artículos para el hogar puede utilizar plazos superiores según sus necesidades”, agregan asesores de Bancolombia.

Y, ¿los créditos?

Los créditos de libre inversión o los hipotecarios tienen una dinámica propia, y debido a ello se recomienda tomarlos con plazos más relacionados con el perfil del tomador.

En el caso de los hipotecarios, usados para la compra de vivienda, aunque se supone que entre más plazo menos cuota, en opinión de Asobancaria, la efectividad de esta medida se reduce drásticamente cuando los plazos son muy altos.

“Si un préstamo pasa de financiarse de uno a dos años, el alivio en cuota es muy alto, pero si la ampliación es de 15 a 30 años el alivio es relativamente bajo e insuficiente para compensar el hecho de estar atado a un pasivo por más de la mitad de la vida productiva de un cliente”, explican miembros de esa agremiación. El plazo más frecuente para estos préstamos es de 15 años, pero los hay hasta los 30.

En cuanto a los créditos de libre inversión, según señala el portal comparamejor.com, es una solución rápida y segura cuando necesitas un monto no tan elevado de dinero según una necesidad específica; como por ejemplo, pagar tiquetes aéreos de su próximo viaje, invertir en el guardarropa, comprar un vehículo de transporte ligero, como una bicicleta o moto, empezar un pequeño negocio o remodelar la casa.

“Recomendamos utilizar este tipo de crédito cuando el monto que necesitamos no es muy alto; presentan una rápida solución cuando se nos presenta una necesidad y no tenemos suficiente flujo de dinero. También debemos ser cuidadosos con los plazos, que van desde los 6 meses hasta los 60 meses depende del banco, ya que las tasas de interés no siempre nos favorecen”, señalan los expertos.

¿A cuántas cuotas?

Datacrédito recomienda algunos plazos de acuerdo al número de cuotas así:

Mercado: Máximo 1 mes.

Ropa y accesorios: Máximo 6-12 meses.

Gastos recurrentes (transporte, alimentación, peluquería, etc.): Máximo 1 mes.

Vacaciones: Máximo 12 meses.

Celular, computador, TV: Máximo 24 meses.

Entretenimiento: Máximo 1 mes.

Muebles, electrodomésticos y artículos de larga vida útil:

Máximo 36 meses.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL, BOGOTÁ
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.