Brevas y Arequipes de San Gil | Vanguardia.com
Domingo 14 de Mayo de 2017 - 12:01 AM

Brevas y Arequipes de San Gil

Comparta este artículo ›

Desde hace más de 60 años inició lo que sería una gran tradición familiar en San Gil.

De generación en generación, en dos familias se compartió el gusto por la fabricación del dulce casero, y a raíz de esta práctica nació la empresa ‘Brevas y Arequipes de San Gil’, fundada hace 35 años por los esposos sangileños Luis Eduardo Calderón Uribe y Beatriz Barrera Galvis. Sus padres también forjaron sus familias con la elaboración de dulces, y ahora este par de adultos mayores heredan su experticia a sus hijos.

En ‘Brevas y Arequipes de San Gil’ ofrecen productos totalmente caseros, allí elaboran el arequipe y conservan la breva en almíbar, para finalmente entregar al consumidor la tradicional breva con arequipe. Las brevas son traídas de Pamplona y Boyacá, porque allá se cultivan brevas más grandes y son más manejables para trabajar.

En Brevas y arequipes de San Gil, sus creadores Luis Eduardo y Beatriz, preparan y atienden directamente. Sus productos vienen en presentación de cajas por seis y diez brevas. Las cajas también son elaboradas artesanalmente por ellos, en cartón cartulina. Los arequipes y las brevas en almíbar los venden por libras o por medias libras, en envases de ipocor.

Durante décadas la empresa familiar ha tenido un éxito rotundo, sus productos son apetecidos por sangileños y turistas. “El toque secreto es que no lleva ningún preservante, ni colorante, nada de químicos, sino que es todo casero”, explica Carlos Calderón Barrera, hijo de Luis Eduardo Calderón y Beatriz Barrera, quienes tienen su negocio en la carrera 5 A N° 18 – 27 de Villa Carola en San Gil. Teléfono 7240014 o 314 297 0550.

Publicidad
Publicada por: LUISA FERNANDA RUIZ
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.