Domingo 27 de Noviembre de 2016 - 12:01 AM

Unisangil, la academia al servicio de la productividad

Esta es la historia de la universidad que hizo posible que la provincia santandereana contara con una institución propia que le diera su apoyo a las iniciativas productivas.

Comparta este artículo ›

Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
Esta es la sede actual de la universidad en San Gil. Sin embargo, dentro de los planes a futuro de la universitaria se encuentran construir la segunda etapa de infraestructura física y de laboratorios para las sedes y la consecución de infraestructura propia para la sede de Chiquinquirá.
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL )
Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
A mediano plazo, la universidad tiene el objetivo de lograr la acreditación multicampus en alta calidad.
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL )
Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
Dentro de los espacios que ofrece la universidad, están las conferencias con importantes personajes, como el reconocido emprendedor Yokoi Kenji, que participó en una charla con estudiantes.
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL )
Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
Así se trabaja en Centuria, el Centro de Recursos para la Investigación y el Aprendizaje, cuya finalidad es favorecer el uso de herramientas tecnológicas para el aprendizaje.
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL)

Si en algo creyeron los fundadores y precursores de Unisangil fue en que la provincia podía tener una universidad. Y no solo lo creían, sino que también eran conscientes de la necesidad de llevar adecuados estándares educativos a personas que, por distintas razones, no podían estudiar en la grandes capitales.

Eso que pensaron hace 25 años hoy es una realidad, con la particularidad de que su modelo educativo también está atado a modelos de desarrollo empresarial para apoyar al campesinado e inyectarle capacidades a iniciativas microempresariales que están teniendo eco internacional, por su carácter innovador.

“Un grupo de organizaciones sociales y cooperativas visionarias del desarrollo integral como proceso estaban convencidas de que la educación, la ciencia, el conocimiento y la técnica eran un deber y un derecho que tenían las comunidades y, especialmente, los jóvenes y trabajadores de todas las regiones. A raíz de este pensamiento, se construyó Unisangil, sobre un cimiento sólido como lo es la economía solidaria”, indicaron directivos de la entidad.

La personería jurídica la obtuvieron en 1991, lo que marcó el inicio de su oferta académica, y más tarde, en el año 2000, la institución firmó un acuerdo estratégico con la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, para fortalecer académica e institucionalmente a la naciente la universidad.

Sin embargo, lo que parecía una excelente idea no tenía todo el viento a su favor, y en un comienzo fueron varias las dificultades que se vivieron para poner en marcha la universidad. “Traemos a la memoria la energía y creatividad de los fundadores y funcionarios, que, en aquel entonces, empleaban en cada gestión; los múltiples viajes de los fundadores a Bogotá para presentar los estudios de factibilidad, y los trámites, tarea exigente que ocupó casi tres años. También el asumir el edificio del antiguo Seminario Mayor y adecuarlo como claustro universitario, haciendo inversiones tecnológicas que eran muy modernas y casi inalcanzables, como los primeros computadores. Pero el mayor reto era convencer a los diferentes actores, especialmente del municipio, de que en San Gil podía nacer una institución de educación superior propia y de calidad; más aún cuando otras universidades habían tenido intentos fallidos por tener sede en San Gil. Había escepticismo, y este se logró superar a través de las obras, aumentando la confianza y la credibilidad, valores que en los 25 años se han mantenido y consolidado”, indicaron.

En el camino también vivieron varios momentos de crisis, y en la más importante de estas, fue precisamente el convenio con la Unab el que le dio un nuevo impulso a la universitaria, según reconocen sus directivas. Actualmente, la entidad tiene presencia en tres regiones: San Gil y el sur de Santander; Chiquinquirá y el occidente de Boyacá, Yopal y la Orinoquia colombiana. Con este desarrollo, la organización genera actualmente cerca de 700 empleos directos en sus tres sedes. En su trayectoria, la institución ha formado a 5.403 egresados de pregrado y 1.126 de posgrado.

Desarrollo empresarial

Más allá del desarrollo académico, la universidad ha tenido un reconocimiento especial por su apoyo a proyectos productivos en la región, siendo una aliada para el sector agricultor.

“Nuestra institución ha tenido un papel de primer orden en la promoción y generación de desarrollo empresarial, la consolidación de un capital humano de primer nivel y el fortalecimiento del empleo calificado en las tres regiones donde se ha posicionado”, indicó el rector de la universidad, Luis Gustavo Álvarez Rueda.

Precisamente, uno de los proyectos más importantes de la institución es Cañalife, en el marco del cual se creó la primera central de empaque de panela pulverizada, con el fin de producir el mejor endulzante alternativo.

El proyecto hace parte de los 14 grupos de investigación que se han formado, nueve de ellos avalados por Colciencias, y que la han llevado a ser la segunda entidad universitaria de la región, después de la Universidad Industrial de Santander, en obtener patentes.

La planta pulverizadora ya ha conseguido dos de estas. La última fue otorgada por la Dirección de Nuevas Creaciones de la Superintendencia de Industria y Comercio al equipo secador para panela en polvo, que utiliza radiación infrarroja.

“Las investigaciones de Unisangil nacen con el fin de dar respuesta a la necesidad de los productores de la región para alcanzar mejores estándares en la producción y la calidad de la panela pulverizada. Se pretende un producto con valor agregado y altos estándares de calidad que le permitan estar en cualquier anaquel del mundo”, aseguró Wilson Gamboa Contreras, director del Grupo de Innovación y Desarrollo Tecnológico, Identus.

Precisamente, empresarios de la India, que es el mayor productor de panela del mundo, visitaron recientemente la planta, interesados en replicarla en dicho país, para el desarrollo de productos.

El equipo seca la panela en polvo; mantiene el color, el sabor, el aroma y las condiciones organolépticas, y minimiza la generación de microorganismos.

Asimismo, en su proyección internacional, la universitaria y la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo, Espoch, de Ecuador, firmaron un convenio internacional de cooperación, que incluye el fortalecimiento de proyectos de investigación y transferencia de conocimientos.

Para impulsar proyectos competitivos, la universidad trabaja apoyando entidades y empresas como Ecopetrol, la Comisión de Competitividad del Casanare, Unired, Cues, asociaciones de facultades y redes académicas, las mesas de desarrollo sectorial de turismo, panela y fique, y otros gremios.

Publicidad

Publicada por: DIANA C. LEÓN DURÁN
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.