Domingo 26 de Febrero de 2017 - 12:01 AM

El Botín de Andrés, calzado tradicional para la familia

Zapatos en cuero para toda ocasión, así como colegiales de diario y educación física, son los productos más reconocidos.

Comparta este artículo ›

Swami Castro/ VANGUARDIA LIBERAL
Cuatro pisos conforman el almacén principal.
(Foto: Swami Castro/ VANGUARDIA LIBERAL)
Swami Castro/ VANGUARDIA LIBERAL
El Botín de Andrés lleva 30 años en el sector del calzado, ofreciendo productos clásicos y elegantes para damas, caballeros y niños.
(Foto: Swami Castro/ VANGUARDIA LIBERAL)
Swami Castro/ VANGUARDIA LIBERAL
La atención al cliente es el sello característico del negocio.
(Foto: Swami Castro/ VANGUARDIA LIBERAL)
Swami Castro/ VANGUARDIA LIBERAL
El Botín de Andrés es distribuidor de calzado para bautizos, primeras comuniones, matrimonios, dotaciones para empresas, damas, caballeros y niños, en diferentes estilos.
(Foto: Swami Castro/ VANGUARDIA LIBERAL)

En un almacén de variedades inició uno de los negocios de calzado clásico más reconocido de la capital santandereana, cuando hace 30 años, Gerardo Umaña y su familia tuvieron la oportunidad de arrendar un pequeño negocio.

En dos años, cambiaron las variedades por el calzado, motivados por un familiar que tenía experiencia en el sector, por lo cual fue necesario el cambio de nombre por uno que identificara los productos que ofrecían. “Ese año nació el primero de mis cinco hijos, Gerardo Andrés, y casualmente, nos llegó una tarjeta de navidad, la cual traía un dibujo de la bota, y empezamos a decir que era el botín de Andrés. Nos gustó como sonaba y así se quedó”, relata Gerardo.

Según Gerardo, empezar no fue fácil. Invirtieron todos los ahorros familiares y fue necesario tener paciencia y constancia para conquistar a los clientes.

Primera etapa

Con un título de bachiller, Gerardo emprendió su negocio, sin dejar a un lado sus proyectos personales y la idea de estudiar una carrera profesional. Entre las labores diarias como cajero, bodeguero, mensajero y vendedor, sacaba tiempo para estudiar. Así se hizo tecnólogo en Economía Solidaria y luego se graduó como profesional en Administración de Empresas en la Universidad Santo Tomás, en la que su tesis fue la construcción del edificio para su negocio.

“Era el primero que llegaba y el último que me iba, trabajando todos los días, porque así se consolida un negocio y se ganan los clientes. Con el tiempo, ya con el reconocimiento de vender calzado de buena calidad, empezamos a visitar colegios para ofrecer el zapato colegial de diario y física, y los resultados fueron muy buenos, idea que nos ha funcionado durante más de 20 años”.

Distribuir calzado para bautizos, primeras comuniones, matrimonios, dotaciones para empresas, damas, caballeros y niños, en diferentes estilos, sin perder lo clásico, es el sello del Botín de Andrés. “Mi almacén es de tipo tradicional para niño, dama y caballero. No soy de moda extravagante, prefiero conservar el zapato clásico, ese que no se consigue en otra parte, tal vez porque no es lo último de la moda, pero que siempre hay que tener en el closet, porque funciona muy bien en toda ocasión”, afirma Gerardo.

Inversión

Después de unos años, las ventas fueron subiendo. Como tenía más mercancía y empleados, el negocio se empezó a quedar pequeño.

Con una plata ahorrada, compró el local y el de al lado, con el fin de ampliar los espacios para mostradores, bodega y para el disfrute de los empleados. “El arrendatario del almacén de al lado recibió una oferta de venta, pero él no tenía el dinero para comprar, así que me dijo y aproveché la oportunidad. Hicimos los planos y construimos en seis meses, dejando un espacio para el negocio del vecino, como se había acordado”, relata Gerardo.

El pequeño local comercial se transformó en un edificio de cuatro pisos. El primero, para la exhibición de la mercancía y la atención a los clientes. El segundo y el tercero, para bodega y oficinas generales.

Crecimiento

El Botín de Andrés es distribuidor de calzado fabricado en Bucaramanga y de marcas nacionales reconocidas y certificadas por su buena calidad. “Hasta ahora, no hemos tenido la necesidad de fabricar el calzado. Trabajamos con empresarios locales, y ha sido una ganancia para ellos y para nosotros. También traemos calzado de Bogotá, Cali y otras ciudades; eso sí, nada importado, todo nacional. En Colombia tenemos muy buenos materiales y diseños que debemos apoyar”, anota.

Trabajar con una línea de zapatos clásicos no quiere decir que estén pasados de moda, asegura su propietario. “Mi política es conservar la venta de los zapatos cómodos y elegantes para dama, caballero y niños. Por supuesto, tenemos colores, estilos y materiales a la vanguardia, sin pasar la línea de lo tradicional. Los clientes nos reconocen por zapatos de colegio, sandalias, deportivos, no tuerce, clásicos para toda ocasión y para toda la familia”, apunta.

Pensando en crecer y ampliar el mercado, durante el año, buscan estrategias que les permitan aumentar las ventas. “Empezando el año, hacemos planeación de las fechas importantes, para surtir la mercancía que se mueve por temporadas. Día del Padre, de la Madre, Amor y Amistad, entre otras, tienen su sello característico, que nos exige brindarle al cliente productos nuevos y únicos. Eso nos ayuda con las temporadas de bajas ventas”.

Innovación

Una de las expectativas para este año es invertir en innovación en los productos y tecnología para el negocio, fortalecer las nuevas tecnologías, las redes sociales y sistematizar las ventas, para tener un mejor control del inventario, aunque Gerardo confiesa que espera que esa etapa la afronten sus hijos, quienes tienen nuevas ideas para mejorar el negocio. “Durante todos estos años se nos han presentado varias crisis económicas. Hay años de mejor comportamiento en ventas y otros más difíciles en los que toca crear estrategias, para no dejar acabar el negocio. Una de ellas es comprar menos mercancía, para que no se queden grandes cantidades en bodega. Y es clave tener mucha paciencia y sabiduría para mantener el barco a flote y respondiendo con sus obligaciones”, puntualiza.

Publicidad
Publicada por: YENNY RODRÍGUEZ BARAJAS
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.