Domingo 28 de Enero de 2018 - 12:01 AM

La empresa santandereana es reconocida en la región y el país, por el servicio al cliente, calidad humana y acompañamiento ante la perdida de un ser querido.

Comparta este artículo ›

Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
La organización cuenta con dos sedes en Bucaramanga: barrio Sotomayor y el parque Romero. Además, sede en Bogotá, oficinas de afiliación en los municipios del área metropolitana y la red de servicios Previda para el resto del país.
(Foto: Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)
Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
El Cementerio Tierra Santa hace parte del portafolio de servicios de la Organización San Pedro, ubicado en el anillo vial de Floridablanca.
(Foto: Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)
Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
Entre los beneficios que ofrece se encuentra el apoyo emocional para niños, así como espacios diseñados para ellos, que cuenta con personal especializado en la atención del duelo en los menores.
(Foto: Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)
Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL
En la sede El Romero, también funciona la universidad San Pedro, en la cual ofrecen a los empleados capacitación permanente en habilidades blandas.
(Foto: Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL)
Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
Un equipo de profesionales ofrece servicios personalizados que cubre con las exigencias del cliente a precios accesibles.
(Foto: Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)

El 1 de noviembre de 1960 inició labores la Organización San Pedro en la sede emblemática del parque Romero en Bucaramanga. La entidad surgió de la unión de dos empresas funerarias: El Salvador y San Pedro, que reunieron sus recursos, experiencia y proyección, con el objetivo de convertirse en una gran compañía de servicios preferenciales con reconocimiento regional y nacional.

Crear una empresa en cualquiera de los sectores es una tarea que requiere de muchos ingredientes para que sea exitosa, y si adicional, su actividad incluye sentimientos y sensibilidad ante la pérdida de un familiar, amigo o conocido, se convierte en una labor titánica.

Según Gina Orejarena Palacio, gestora de marca de la Organización San Pedro, el servicio de velación nació de la necesidad de la gente de contar con espacios apropiados para despedir a su ser querido, al mismo tiempo de poder recibir y atender a quienes llegan a acompañarlos en su duelo.

“La gente tenía el inconveniente que aparte de su dolor, tenían que pensar en ofrecer atenciones para quienes los visitan, espacios cómodos, transporte, alimentación, trámites legales y otros detalles logísticos que se deben contemplar”, afirma.

Detrás de un funeral hay muchas cosas que resolver tales como: trámites y autorizaciones legales, hacerse cargo de procedimientos técnicos especializados, tener espacios para recibir condolencias, poder estar en privado, áreas suficientes con fácil acceso para los adultos mayores y personas en sillas de ruedas, personal calificado para atender las necesidades de los adultos y los niños, parqueaderos, bebidas e incluso en ocasiones comida, entre otros elementos pertinentes para hacerle a la familia el momento menos difícil.

Consolidación

La Funeraria San Pedro inició ofreciendo atención básica. No obstante, año tras año, aumentó y personalizó su portafolio de servicios. Actualmente, estos servicios están cubiertos de forma anticipada a través de los Planes Exequiales.

“Para ofrecer servicios funerales de calidad se requiere estar en constante reestructuración física y de servicios. Analizar las necesidades de las personas y las comunidades”, señala.

La infraestructura de la tradicional sede de Sotomayor ha tenido diferentes cambios en los 36 años de funcionamiento. Cada espacio ha evolucionado y se ha ajustado a las necesidades de los usuarios. También se han creado nuevas áreas como de velación privada, sala infantil que cuenta con personal especializado en la atención del duelo en los niños (as) y zonas de parqueo”, afirma la Gina Orejarena.

Hoy, la Organización cuenta con tres sedes de servicios y cinco oficinas de afiliaciones en el área metropolitana de Bucaramanga, cerca de 200 funcionarios, y su propio Parque Cementerio (Tierrasanta), el cual funciona desde hace cinco años.

Servicios adicionales

Los planes exequiales San Pedro, permiten mediante el pago de cuotas mensuales o anuales, contar con los servicios.

“Más de la mitad del personal vinculado laboralmente con la organización es varias familias que llevan con nosotros dos o tres generaciones, lo que convierte a San Pedro en una Compañía familiar, que entiende que su trabajo requiere mucha sensibilidad y tacto en la atención al público y el manejo del tiempo y espacio”, agrega.

Como valor agregado, trabajan todos los días, las 24 horas. “No está dentro de nuestra filosofía decirle a la gente que puede estar hasta la 6:00 de la tarde porque necesitamos cerrar la sala, o que debe enterrar a su ser querido a cierta hora y no esperar a un familiar que viene de viaje, o si falleció en la noche, que vuelva hasta el día siguiente porque el servicio es a partir de las 8:00 de la mañana. Tampoco podemos pedirle a las personas que se vayan a media noche si no lo desean, o que llore hasta las 3:00 p.m. porque el psicólogo solo le puede acompañar hasta esa hora, por mencionar algunos ejemplos”, cuenta la gestora de marca.

Planeación y organización

Para ofrecer un buen servicio todo debe estar planeado y organizado, no se puede dejar nada a la improvisación.

“El duelo no es una enfermedad, pero las personas no saben cómo lidiarla. Son momentos confusos en los que la familia necesita psicólogos, médicos, especialistas, sacerdotes, pastores, filósofos -para quienes no son católicos-, y muchos otros servicios. Cada familia tiene sus preferencias en el servicio, sus necesidades”, anota.

Y añade que, la posibilidad de tener éxito ofreciendo un servicio tan personal e íntimo, radica en que es una empresa basada en la familia, por ello, superar los problemas y dificultades individuales (de los funcionarios) se convierte en meta grupal.

Según Gina Orejarena, este tipo de trabajo requiere sencillez y respeto. Para lograrlo, se creó la Universidad San Pedro, en la cual ofrecen a los colaboradores capacitación permanente en la sede del Parque Romero e inició labores hace un año.

“Se trabajan talleres de liderazgo por influencia, gestión en diferentes competencias y cursos cortos especializados para los distintos departamentos de la empresa. La sede El Romero, también cuenta con auditorios para el público, floristería y restaurante, entre otros”, puntualiza la empresaria santandereana.

Publicidad
Publicada por: YENNY RODRÍGUEZ BARAJAS
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.