Sábado 03 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Aprendizaje que cruza fronteras

Realizar un posgrado en otro país es uno de los propósitos de muchos colombianos. Clara Lucía Urbina, una santandereana de 28 años, cumplió este logro al postularse a un MBA en Alemania, una oportunidad que abre las puertas al mundo laboral de alto nivel.

Comparta este artículo ›

Suministrada
(Foto: Suministrada)
Suministrada
(Foto: Suministrada)

Desde que obtuvo su título como comunicadora social de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, UNAB, en 2011, Clara Lucía Urbina tuvo claro que seguiría formándose académica y profesionalmente para tener un mejor futuro laboral. Fue esta convicción la que la llevó a realizar un MBA fuera del país.

Su pasión por el tema social y la comunicación llevaron a esta bumanguesa  a encontrar el MBA en Administración de empresas que cuenta con enfoque en responsabilidad empresarial y gestión de ONG de la BonnRheinSieg University of Applied Sciences de Alemania, el cual inició en 2015 (con duración de tres semestres más trabajo de grado) luego de cumplir con los requisitos establecidos por esta institución.

“Siempre supe que quería salir del país para realizar un posgrado. Fue por eso que empecé realizando los exámenes de Toelf  y Ielts, que son los que piden para estudiar en el extranjero. Pienso que cuando una persona quiere irse a estudiar a otro país es importante que no espere hasta último momento para considerar aspectos como el idioma”, señala Clara Lucía Urbina.

Pero no solo el idioma fue un requisito indispensable para acceder al MBA, sino también el tipo de perfil con el que contaba esta bumanguesa, quien en 2012 realizó un voluntariado en Brasil que le fue de gran aporte al momento de aplicar a este posgrado.

“Ellos querían una persona con perfil internacional, que no fuera esta la primera experiencia en el extranjero, sino que fuera alguien que ya hubiese tenido contacto con personas de otros países. En ese sentido me sirvió mucho el voluntariado que realicé en Brasil en la fundación Pro Rim, que se dedica al cuidado de pacientes con enfermedad renal crónica y donde yo realicé un trabajo en la parte de comunicaciones”, destaca.

Según cuenta Clara Lucía, el camino para encontrar el MBA no fue fácil. Sin embargo, destaca que realizar un posgrado “es determinante para el futuro, ya que las personas pueden lograr sus objetivos personales y profesionales, pues contarán con un ‘plus’ más allá de lo que da un pregrado. Es así que se puede ser más productivo y se pueden abrir más puertas laborales”.



Esta es su experiencia
Posgrados le formuló estas preguntas, que habitualmente se hace un aspirante a un estudio de posgrado fuera del país.

¿Cómo encontró el MBA?
“Busqué en muchas partes del mundo, porque no estaba sesgada a un solo país. Me llamó la atención este MBA porque era el que más se adaptaba a lo que quería. Además, cuando visité la página web de la institución vi que era muy organizadas y además contaba con el servicio de intercambio académico que es el DAAD, y allí empezó todo el proceso”.

¿Qué requisitos tuvo que cumplir para acceder al MBA?
“El idioma con el certificado del Ielts; certificado laboral que constatara que tenía por lo menos dos años de experiencia laboral; contar con un perfil internacional, para lo que me sirvió el voluntariado en Brasil. En la segunda fase me pidieron realizar un ensayo sobre un tema específico. En la tercera fase la directora del programa me realizó una entrevista vía telefónica y luego de esto fue cuando me enviaron un correo diciendo que había sido aceptada”.

¿Cuál es la metodología de estudio en Alemania?
“Es muy parecida a la nuestra. El profesor expone su tema y en cualquier momento puedes hacer preguntas. Son un poco más tranquilos que nosotros en cuanto a las clases, pues estas son un espacio abierto en el que puedes llevar comida, tomar jugo y, al mismo tiempo, interactuar con el profesor”.

¿Cómo fue la convivencia y el intercambio cultural con los alemanes?

“Es un país muy tranquilo y silencioso. Los alemanes son personas muy tranquilas, colaboradoras y organizadas, pero no son muy expresivas y se toman su tiempo en hablarte. Su cultura es muy distinta a la nuestra porque son más formales para entablar un diálogo o amistad. No obstante, luego de que te conocen son muy amables.

En cuanto a mis compañeros de estudio éramos 10 y de diferentes partes del mundo, tres alemanes, una de Kenia, un mexicano, una de Bangladesh, una de Marruecos, otra de Camerún, otra de Nigeria y yo, pero todos nos llevábamos muy bien”.

El valor de un MBA en Alemania puede oscilar entre 12 y 14 mil euros (entre 42 y 49 millones de pesos), monto que cubre la matrícula y movilidad del estudiante, según el lugar en el que se encuentre.

Publicidad
Publicada por: PAOLA REYES BOHÓRQUEZ
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.