Viernes 26 de Mayo de 2017 - 03:00 PM

El sabor del pollo no puede faltar en su mesa

Conozca algunos de los beneficios de consumir pollo, las diferentes maneras de prepararlo y deleite su paladar y el de sus invitados.

Comparta este artículo ›

Thinkstock
Capricho de pollo
(Foto: Thinkstock)
Thinkstock
Capricho de pollo
(Foto: Thinkstock)

Versátil para prepararlo, común y de fácil acceso en el mercado, incluso, fácil para criarlo. Así es el pollo, uno de los protagonistas del menú diario de los colombianos. A esto se suma la variedad de beneficios que trae para el organismo y el delicioso sabor que se puede degustar como plato principal, pasabocas, sopas, embutidos… 

El gran porcentaje de proteínas, el bajo contenido calórico, los diferentes nutrientes que aporta al organismo y la diversidad de formas para ofrecerlo en cualquier menú, son algunas de las características para incluirlo en su dieta diaria.

“El pollo contiene muchos nutrientes, entre los más conocidos encontramos las vitaminas B3, B5, B6 y B12, que ayudan a la producción de sangre y al buen funcionamiento del sistema nervioso; también posee zinc, que ayuda a mejorar las defensas del cuerpo y previene enfermedades;  fósforo, el cual fortalece huesos y dientes, y es una excelente fuente de vitaminas de complejo B, que participa en la transformación de carbohidratos como el almidón y azúcar en energía”, afirma Fabio Américo Rugeles, chef profesional.

Modos de cocción

Y es que no solo trae beneficios para la salud, sino que el paladar también se deleita con la famosa magia en la cocina que experimentan los chefs al preparar este exquisito producto.  “Es uno de los ingredientes más versátiles para la preparación, empezando porque son siete cortes los que se pueden utilizar: pechugas, alas, muslos, contramuslos, pescuezo, espinazo y rabadilla (que se pueden preparar en diversas formas o para dar sabor a un caldo o crema), y las vísceras, que no se consideran como corte, pero sí como parte consumible y de alto contenido nutricional”, explica este experto.

El pollo, sin duda, es uno de los productos más variados en la gastronomía por lo que diferentes tipos de cocción le caen bien, entre estas preparaciones se destaca “el asado, sudado, frito, apanado, horneado, a la parrilla, con arroces, sopas y mucho más. Lo que hay que tener es imaginación para crear diferentes platos, ya que las opciones son infinitas, esto sin ser exagerado”, dice el chef Fabio Américo Rugeles. 

Si usted es de los que no consume mucho pollo, no lo piense más e incluya este producto en su menú, ya que además de ser un alimento básico, económico y delicioso tiene la posibilidad de prepararlo de diferentes maneras y combinarlo con frutas, verduras, vegetales, especias, salsas y finas hierbas.

Receta

Capricho de pollo

(Para cuatro personas)

Ingredientes

- 4 cucharadas de vinagre de fruta.

- Poleo y albahaca frescas (c/n). 

- 2 pechugas de pollo deshuesadas. 

- 3 cucharadas de aceite vegetal.

- 2 tomates chontos. 

- 8 hojas grandes de albahaca fresca. 

- 4 tajadas de queso doble crema. 

- Sal y pimienta (c/n).

Preparación

Paso 1: Pique el poleo y la albahaca en trozos pequeños.

Paso 2: Corte el tomate en rodajas medianas y el queso doble crema por la mitad. 

Paso 3: Mezcle el vinagre, el poleo, la albahaca, la sal y la pimienta. Marine las pe-chugas con esta mezcla y reserve por dos horas.

Paso 4: Caliente el aceite en una sartén a fuego medio-alto y sofría las pechugas durante 15 minutos o hasta que estén cocidas y doradas. 

Paso 5: Disponga en una refractaria ligeramente engrasada las pechugas y luego incluya en ellas las rodajas de tomate, las hojas de albahaca y el queso doble crema de manera intercalada. 

Paso 6: Lleve la refractaria con la preparación al horno a 200 °C por cinco minutos para que el queso se derrita.

Publicidad
Publicada por: PAOLA REYES BOHÓRQUEZ
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.